Se encuentra usted aquí

Bueno para comer tacos, malo para ayudar a México

Bajo Reserva
Bueno para comer tacos, malo para ayudar a México
15/12/2019
02:00
-A +A

Read in English

Christopher Landau, como todo embajador de Estados Unidos en México, es gestor de los intereses del Tío Sam, y en su caso sorprendió con su facilidad de empatía con los usos y costumbres mexicanos. Disfrutó de visitas a lugares tradicionales y presumió en redes sociales su gusto por la comida nacional… hasta que se esfumó en un momento estelar de la relación bilateral. Nos confirman en el Senado que cuando el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade Kuri, lo buscó para que hiciera precisiones sobre la figura de inspectores laborales, con la que Washington ensuciaba la negociación del T-MEC, simplemente no lo encontró. Es por eso que don Jesús va de regreso a Washington y no precisamente a pasar días previos a Navidad, sino para reunirse con Roberto Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, para descubrir si esta ley secundaria para inspeccionar a México es un error, o si simplemente nos “chamaquearon”.

Cómo será recordado el artífice del T-MEC

En 1994, cuando se firmó el primer Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos y Canadá, Jaime Serra Puche, secretario de Comercio y Fomento Industrial en el gabinete de Carlos Salinas de Gortari se llevó todo el mérito de este acuerdo. El año pasado, durante la administración de Enrique Peña Nieto, el secretario que más destacó fue Ildefonso Guajardo, titular de Economía. Hoy, en la administración de Andrés Manuel López Obrador, un hombre ha dado nota en las negociaciones: el canciller Marcelo Ebrard; es decir, la cartera de Economía a cargo de Graciela Márquez no ha tenido tantos reflectores como otros secretarios en otras administraciones. Y ahora es el subsecretario de Relaciones Exteriores, Jesús Seade, quien interviene para apagar fuegos. Para bien o para mal, esta Cancillería se llevará los aplausos o los reclamos.

¿Qué escondió AMLO en Veracruz?

Nos dicen que fueron órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador que no hubiera prensa en su evento de ayer por la tarde, en su gira de revisión del programa Sembrando Vida, pese a que fue abierto al público. La razón no es difícil adivinarla: si al gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, los asistentes al evento del mediodía en Jalapa, Tabasco, le gritaban que no es verdad que los recursos llegan directamente a la gente; imagínense lo que pudo haber dado cuenta en el evento de Coatzacoalcos, Veracruz, donde estuvo presente el gobernador del estado, Cuitláhuac García. ¿Será que ahora el Presidente tiene que cuidarles las espaldas a sus gobernadores? ¿O acaso es otra cosa ligada al programa federal, la que no quiere que se vea?

La difícil tarea de convencer al Papa Francisco

El que ya puede actuar como embajador en su totalidad es Alberto Barranco quien ya presentó sus cartas credenciales al Papa Francisco. El diplomático dijo que dialogó sobre temas como migración, corrupción, entre otros, con el sumo pontífice. ¿Será que don Alberto podrá convencer al argentino de venir a México durante la 4T como parte de la política de paz? Ha sido una ansiada petición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador que simplemente no ha encontrado mucho entusiasmo desde el Vaticano.

BAJO RESERVA
Bajo Reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas