Personal sanitario en riesgo máximo

Paola Rojas

Los contagios entre trabajadores de la salud que atienden a pacientes con Covid19  en México alcanzan cifras alarmantes. Están peleando contra un virus poco conocido, en condiciones que los ponen en riesgo permanentemente. Aquí tres testimonios demoledores:

En la Clínica 30 del IMSS estamos trabajando al doble o al triple de lo que normalmente debería de ser porque muchos compañeros se han ido contagiados. Las autoridades nos comentan que están gestionando, que van a contratar personal, pero en eso se queda, las palabras así en el aire.

Sí nos dan insumos, pero la verdad son de bastante mala calidad. Con mucha facilidad se rasga, se rompe; entonces quedamos expuestos con la ropa que traemos abajo. La bata se rompe, los gogles se empañan con mucha facilidad, los cubrebocas se rompen.

La mayoría de mis compañeros estamos aislados. Nos hemos tenido que ir del lado de nuestras familias para no exponerlas.

Podemos estar un día con los pacientes COVID y otro día estamos con otros pacientes que son de diferentes patologías. Con tanto contagio entre el personal, nosotros mismos podríamos estar llevando el Covid a pacientes que no lo tienen.

Tratamos de dar lo mejor, todos mis compañeros tratamos de hacer lo mejor posible con tal de que el paciente salga bien librado de esta problemática, de esta enfermedad. Para eso estudiamos y pues sí estamos al pie del cañón los pocos que quedamos.

Javier Palafox, enfermero de la clínica 30 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

                  **********************

El material que nos dan es diferente en cada guardia. Un día la bata es gruesa, al otro día con un jaloncito se rasga. Nosotros tenemos que comprar mascarillas N95 que están carísimas. 10 mascarillas en 800 o 900 pesos. Todo eso ya es de nuestra bolsa. Nos compramos guantes de nitrilo, porque los guantes de látex se rompen. Un paciente se pone mal, hay que entubar y uno cuando se da cuenta que ya el guante se rompió. Nos hemos comprado overoles, mascarilla, careta, guantes o sea realmente, todo.

No nos dan material para que podamos salir, tomar agua o ir al baño. No te quieren dar otro equipo porque ese es un recurso gastado. Pasamos horas sin ir al baño, sin tomar agua, sin nada. He visto compañeras que padecen infecciones urinarias y tienen que salirse a la mitad; compañeros que se han ido de incapacidad precisamente por eso también, porque es un calor insoportable adentro de ese equipo ocho o diez horas. La gente no tiene ni idea lo que es estar bajo toda esa protección. Sales agotado, deshidratado, de malas. No te puedes ni rascar la cara, ni tallar el ojo o sea nada, una vez que entras no puedes hacerte absolutamente nada.

Hay muchos compañeros que se han contagiado y de verdad no les han dado la atención que requieren. Aparte de la atención, el gobierno había dicho que se iba a tomar cómo riesgo de trabajo y eso es mentira. Les están dando 14 días de incapacidad. Los compañeros se van, terminan sus 14 días y regresan. Regresan sin haber tenido una segunda prueba sin saber si ellos son positivos todavía o ya no están contagiados. Una persona que va a atenderse al hospital, a la clínica 27 del IMSS, podría resultar contagiado por el propio personal sanitario. Los que estamos relativamente sanos pues nos tenemos que cuidar del paciente y del compañero.

De verdad es muy difícil estar en esa situación, pero más difícil y lo que más nos preocupa es nuestra familia. De verdad que el gobierno de una vuelta hacia nosotros y nos vea. Muchos creen que uno por trabajar en un instituto gana las millonadas y eso no es cierto. No saben la realidad que estamos viviendo dentro de un hospital. Hemos padecido agresiones, se ha metido la gente. Nosotros ya no estamos ni seguros ni afuera, ni adentro de la institución. Y desafortunadamente tuvimos uno o dos días de protección y después se olvidaron de todo eso. Luego de que los familiares se metieron a las áreas contaminadas, nos pusieron vigilancia, entró la Policía Federal por uno o dos días y después otra vez nos volvieron a dejar en el olvido.

Ahora sí que uno estudió por que le gustaba esta carrera y la verdad si es satisfactorio cuando te acercas a un paciente y te dice “muchas gracias, hay gente que no nos quieren ni tocar y gracias a ustedes que están aquí”.

Médico de la clínica 27 del IMSS

                     *********************

Hay muy mala organización dentro del hospital con los pacientes. No están manejando cómo un hospital totalmente COVID, sino lo manejan cómo hibrido, por eso salimos más los compañeros contagiados. Ya son más del 50%. Nos estamos quedando sin personal dentro del hospital. Ya fallecieron tres compañeros, entre ellos el doctor Porras.

No vemos respuesta por parte de nadie, ni de directivos ni sindicato. Desgraciadamente, nos dan vueltas y vueltas.

La verdad es que sí es muy pesado y más ver a tanta gente en la calle que no entiende; es una desesperación, decepción, preocupación.

De verdad que si tienen alguna donación que nos puedan hacer, respecto a material, guantes, cubrebocas, de verdad que se los vamos a agradecer muchísimo.

Enfermera de la clínica 30 del IMSS.
 

@PaolaRojas
TEMAS RELACIONADOS

Comentarios