Se encuentra usted aquí

La Segunda Transformación

26/09/2019
02:15
-A +A

Una serie de fechas de la historia de México, distantes una de otra, encierran la aún indescifrable vida de Guillén de Lampart, el irlandés que, adelantado a sus tiempos, retó a monarcas, virreyes y poderes fácticos en pleno auge de la conquista española, en pos de la emancipación de indios, negros y esclavos oprimidos por los gobiernos de la Nueva España.

Llegó a tierra azteca, proveniente de España, en 1640; fue capturado la noche del 26 de octubre de 1643 por la inquisición y quemado vivo el 19 de noviembre de 1659, acusado de apóstata y Pelagio, pero en realidad se asumía como un hombre de ideas libertarias y avanzadas.

Se le considera pionero precursor de la Independencia y su gesta libertaria le reservó un lugar en las páginas de la historia cuando, en 1910, Porfirio Díaz inaugura la Columna de la Independencia, hoy conocida como el Ángel de la Independencia, y dispone que una estatua de Lampart sea colocada dentro del mausoleo donde reposan los restos de los Héroes de la Patria.

Sin restarle ningún mérito a los Héroes de la Independencia, la historia de Guillén de Lampart (o Guillermo Lombardo Guzmán) lo engrandece porque casi 200 años antes del movimiento libertador de México él ya enarbolaba, a costa de su propia vida, los ideales de justicia, igualdad y libertad para la población sometida en la Conquista. Era muy culto, hablaba inglés, francés, italiano, griego, latín y español; en Europa había estudiado matemáticas, y su gusto por la oratoria y la poesía lo llevaron por el sendero de la filosofía donde creció su espíritu justiciero.

En 1642, antes de ser arrestado y encarcelado, en sus planes estaba tomar el poder, convertirse en Virrey, luego en Rey de la América y Emperador de los mexicanos; construir una monarquía de estirpe indígena; relevar a los indios de los tributos; dar premios a los descendientes de los conquistadores y abolir la esclavitud.

Para 1659, cuando la Inquisición lo condena a muerte, se presentan dos circunstancias que, décadas más adelante, inmortalizaron el papel que desempeñó en la denuncia histórica de las difíciles condiciones de vida que enfrentaba la población mestiza, indios, negros y esclavos, sometidos por los españoles.

Uno fue el hecho de que antes de ser quemado vivo, la Inquisición ordenó colocarle una mordaza al extranjero nacido en Irlanda y que se decía hijo no reconocido del Rey de España, Felipe III. La segunda circunstancia es que la condena a muerte la hace el Tribunal de la Inquisición, por las denuncias en contra de ésta ante el Rey y por planear una insurrección. Le atribuyeron haber cometido prácticas de brujería e injurias contra la Inquisición, sin hacer referencia a su lucha política en la que siempre denunció “lo que hacía la Colonia”.

Un dato que ilustra su temple indomable ocurre cuando logra escapar de la cárcel de la Inquisición, un hecho inédito para esos tiempos, y en vez de desaparecer, se dedica a elaborar escritos de denuncia contra la tiranía colonial y colocarlos personalmente en las puertas de los edificios públicos para que todos se enteraran.

También fue acusado de llamar a los inquisidores, “gavilanes”, porque, decía, eran “aves de rapiña que no atendían más que quitar las haciendas”.

En ambos lados de la historia, con Guillén de Lampart o con los Padres de la Patria, el punto de encuentro no solo fue el camino de la insurrección por la libertad, sino el proyecto de forjar una nueva nación, con historia e identidad propias, ya no controladas por poderes fácticos, grupos de privilegiados o intereses supranacionales.

Con el paso del tiempo, ese fue el alma de la Segunda Transformación de México.

Conspirador, aventurero, mártir, héroe nacional, progresista o un revolucionario adelantado a sus tiempos. Todo ello y más se ha dicho y escrito de Guillén de Lampart, ese mítico personaje extranjero que forjó su espacio en el pedestal en la historia de la independencia de México, casi 200 años antes de que ésta ocurriera, aunque sus ideales hoy siguen estando tan vigentes como entonces: poder del pueblo, igualdad, justicia y libertad.


Activista social y titular del Fondo Mixto de Promoción Turística de la CDMX.
@LaraPaola1

Paola Félix Díaz
Titular del Fondo Mixto de Promoción Turística. Activista social. Fue diputada federal por mayoría en el Distrito 17 de la Ciudad de México. Egresada de la Universidad Anáhuac.