Crecer ante la adversidad, un reto para el turismo mexicano

Pablo González Carbonell

El año 2020 fue desalentador para el turismo en México. Se colapsaron las llegadas de visitantes internacionales, 12 millones 694 mil visitantes dejaron de visitar nuestro país con respecto al 2019, lo que significó una reducción de 31.37%.
 
Afortunadamente en este 2021 se comienza a percibir una recuperación, lenta pero esperanzadora. El turismo internacional creció un 35% durante el primer semestre del año comparado contra el primer semestre de 2020. Sin embargo, es menor en un 46% respecto al primer semestre del 2019. Eso nos habla del camino que aún falta por recorrer.
 
Según reporta el Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) la industria estima que la recuperación a los niveles previos a la pandemia tomará entre 30 y 48 meses.

¿Cómo lograremos acortar ese tiempo? Regresando a los básicos: la promoción, la seguridad y la adaptación a una realidad postpandemia, en la que equilibremos los lineamientos sanitarios sin perder de vista la excelente calidez y servicio de la gente que nos caracteriza como país.

Para sobrevivir, la industria del turismo en México recurrió a la medida drástica y dolorosa como fue la reducción de tarifas hasta en un 50% para brindar una propuesta atractiva a mercados como el de Estados Unidos; el turismo proveniente del país vecinos tuvo un repunte significativo tan pronto se comenzó a normalizar la salida de vuelos, posterior a la primera fase de la pandemia. La decisión de no cerrar fronteras también benefició este flujo turístico.
  
Esta industria ya ha enfrentado crisis tanto económicas como de índole natural antes las cuales hemos sobrevivido. Por supuesto que hoy enfrentamos una situación inédita, de gran magnitud, pero lo importante es crecer ante la adversidad, y para ello, la propuesta va sobre los siguientes puntos: 
 
-Destinar el 3% de ISH o impuesto por la prestación de servicios de hospedaje -el cual es un gravamen estatal- para la promoción turística. Esto no siempre sucede en todas las entidades. Ejemplos de lo que se ha podido hacer con esta recaudación es la promoción que se ha brindado a destinos como Quintana Roo, Baja California y Jalisco.
 
-Un trabajo en conjunto entre sectores. Sin lugar a duda el sector hotelero, tour operadores, líneas aéreas y alimentos y bebidas podemos crear un frente común donde convivan nuestras ideas y hacer realidad nuestras propuestas para continuar ascendiendo en el ranking de los 7 spots turísticos más visitados a nivel mundial.
 
- Mayor presupuesto. Aún estamos a tiempo. En la propuesta del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2022 no fueron asignados a la promoción turística recursos suficientes. Se requiere mayor inversión si no se corre el riesgo de que México pierda su liderazgo en este sector.
 
- Promover la vacunación en el sector. En algunos países se consideró a los colaboradores e integrantes de la cadena productiva del turismo como sector prioritario y recibieron la vacuna.
 
La pandemia no ha terminado. Si bien el panorama pinta esperanzador gracias al avance de la vacuna, debemos mantener abiertos a los retos y desafíos que representa una crisis sanitaria. El conocimiento sobre el virus, la adaptación a la nueva normalidad y sobre todo el poner en el centro de nuestras decisiones a nuestros clientes pensando en su nueva forma de hacer turismo y al mismo tiempo salvaguardar la salud de sus seres queridos, son elementos necesarios para recuperar el crecimiento turístico.
 

Presidente de la Asociación de Inversionistas en Hoteles y Empresas Turísticas (AIHET) y presidente de Grupo Royal Holiday.

Comentarios