La inflación ya tocó techo, pero sigue alta

Pablo Álvarez Icaza Longoria

Comienzo reconociendo que me equivoqué, puesto que la inflación en tasa anual ya comenzó a retroceder. En la primera quincena de mayo tuvo una variación anual de 7.58%, con lo que ligó su segunda quincena a la baja, luego de que en la primera de abril alcanzó su pico en 7.72% y en la segunda  bajó a 7.65% Es probable que siga descendiendo en las próximas quincenas apoyada por los subsidios a los energéticos y por la contención de precios, que ya se venía haciendo antes del anuncio del Paquete contra la Inflación y la Carestía (Pacic) el 4 de mayo, y por la fortaleza del peso.

Sin embargo, no sabemos si esta tendencia a la baja de la inflación será sostenida, si recordamos que en agosto del año pasado, volvió a repuntar con fuerza, obligando al Banco de México (Banxico) a endurecer la política monetaria, al observarse que el repunte de los precios a escala mundial no era un asunto transitorio.

Sin embargo, tampoco debemos echar las campanas al vuelo, puesto que está comenzando a registrarse un repunte de la inflación en los servicios que habían estado funcionando con poca demanda por la pandemia. Esto es, antes la inflación era más bien en las mercancías; ahora la de restaurantes y hoteles en tasa anual fue de 10% y la de bienes y servicios diversos (productos y servicios de cuidado personal, relojes, maletas, seguro de automóvil, servicios funerarios y profesionales, entre otros) 7.82%. La inflación sigue liderada por alimentos y bebidas no alcohólicas, con 12.33%, y por muebles y  artículos para el hogar (como los refrigeradores), 8.32%.

La inflación subyacente, esto es, la que excluye bienes agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por distintos órdenes de gobierno, porque no se determinan por condiciones de mercado, rompió en la primera quincena de mayo la racha ascendente que venía desde la segunda quincena de agosto de 2021 al ser de 7.24%, menor a la de 7.27% de la segunda quincena de abril.

Difícilmente, esta ligera reducción de inflación modificará el sentido mayoritario de la Junta de Gobierno de Banxico de elevar la tasa de interés interbancaria 50 pb el 24 de junio. Por un lado, Gerardo Esquivel ha llamado a que no se replique el alza de 50 puntos base (pb) de la Reserva Federal (Fed), señalando que en México se comenzó a subir antes a 7% (300 pb); pero antier Jonathan Heath, por el contrario se pronunció a subir la tasa objetivo incluso por arriba de 9% a finales de año y reiteró que no está a favor de controlar los aumentos de precios, porque solo tienen efectos de corto plazo.

Por otra parte, los productores siguen resintiendo un fuerte incremento de sus costos, ya que el precio de las materias primas se ha elevado, y otros por la escasez, dado que la interrupción de las cadenas de suministro han experimentado alzas, lo que se ha agravado con el confinamiento total decretado por China en varias provincias. Estos aumentos van a trasladarse a los consumidores en mayor o menor grado, si no se quiere afectar la rentabilidad de sus negocios.

No olvidemos que la fuerte caída de las bolsas en Estados Unidos (EU) de la semana pasada, vino después de que Target alertó sobre que el fuerte incremento de los costos estaba afectando los márgenes de ganancia, y que el presidente de la Fed declaró que actuaría de manera más agresiva para hacer frente a la inflación. Esto hizo sonar las señales de alarma, especialmente en el sector tecnológico que es de alto riesgo y muy sensible a las tasas de interés.

El pesimismo inundó los mercados, al punto que los medios comenzaron a reconocer que un mercado a la baja (Bear market) era inminente ante un cambio de perspectivas económicas, especialmente en un ambiente de elevada incertidumbre y con amenazas de cisnes verdes y cosas por el estilo.

Dentro del campo de los analistas más ortodoxos, se considera que la recesión es inevitable, porque señalan que las políticas de estímulos fiscales y monetarios fueron muy elevadas, por lo que en los países desarrollados se generaron fuertes presiones de demanda ocasionando alta inflación. De hecho, el cuestionamiento a la Fed y a los bancos centrales es que reaccionaron demasiado tarde y ahora van a tener que actuar con una política monetaria más agresiva.

En el otro frente, los heterodoxos argumentan que el retiro prematuro de estímulos hubiese abortado la recuperación, como pasó en 2011 y que los efectos y riesgos de la pandemia por Covid-19 no están todavía resueltos. En realidad, fueron los factores geopolíticos como la Guerra de Ucrania y la guerra comercial entre China y EU lo que hizo que los precios de materias primas, alimentos, energéticos e insumos intermedios se dispararan.  Este sector alerta en contra de una política monetaria muy agresiva, que no solo llevaría al mundo a una recesión sino que generaría una crisis de deuda externa.

Estas dos posturas se vieron reflejadas en el pasado Foro Económico Mundial de Davos. De hecho, gracias a que todavía no estamos en recesión, las monedas de países de mercados emergentes se han fortalecido frente al dólar apoyadas por el mayor precio de las materias y por tasas de interés elevadas, como Brasil.

Si bien los efectos de los conflictos geopolíticos entre EU, Rusia y China, así como las tendencias nacionalistas y proteccionistas han hecho muy popular el concepto de la desglobalización; la realidad es que los efectos globales en economías abiertas como la de México, se dejan sentir cada vez que se presentan episodios de volatilidad. La correlación entre el índice VIX y las depreciaciones del tipo de cambio son muy elevadas, como muestra.

En conclusión, la inflación comienza a retroceder, pero desde niveles elevados, apoyada por los subsidios que ha otorgado el gobierno, por las presiones para que las empresas mantengan sus precios y por la fortaleza del peso. Habrá que seguir monitoreando la inflación subyacente que refleja mejor las condiciones de mercado.

ADENDA 

1.- El desempeño del PIB por sectores del primer trimestre de 2022, fue muy desigual y en la comparación interanual se reflejan desde la prohibición de la subcontratación en el sector de servicios de apoyo a los negocios y manejo de residuos y desechos, y servicios de remediación; hasta la reactivación en los servicios de alojamiento.

2.- Las cifras de la balanza comercial de México de abril fueron positivas, reflejando que el sector externo continúa dinámico y que el mercado interno se reactiva.


Catedrático de la EST-IPN
Email: [email protected]

 

Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios