Firmeza frente a los embates

Óscar Mario Beteta

Quienes están para hacer señalamientos a los gobernantes son los gobernados

Al Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de El Universal, por su indeclinable defensa y compromiso con la libertad de expresión. 

Jean Monnet, considerado uno de los “Padres de Europa”, decía:  “Los hombres pasan, las instituciones quedan”. Estas se mantienen con el trabajo y el esfuerzo, la congruencia y los ideales de aquellos. Cuando unos y otras sirven a los grandes objetivos humanos como el fortalecimiento de la libertad, la observancia de los valores y la discusión de las ideas con racionalidad y respeto; razones y ética, abonan al mejoramiento de las sociedades y al perfeccionamiento de la democracia, y alientan el engrandecimiento del país en donde rigen.  

La existencia de unos es un bien para las comunidades; el desempeño correcto de las otras, debe ser su complemento permanente. La visión, proyectos y objetivos de quienes las encabezan, traducidos en acciones por éstas, son lo que les permite trascender y, aunque pasen, quedar gratamente en la memoria colectiva como genuinos demócratas.  

Una de las instituciones básicas de la democracia es la prensa. Lo que es, se lo gana cotidianamente con su trabajo, centrado esencialmente en informar, analizar, criticar y proponer. Únicamente sobre el ejercicio riguroso de esas cuatro funciones, justifica su existencia y mantiene el crédito y su papel de mediadora entre la comunidad y el poder político.  

Su obligación es decir a quienes gobiernan, sin taxativas, lo que el pueblo piensa de su actuación. Es un aporte invaluable para mejorar y/o corregir sus decisiones. Conducirse en esta línea, les reditúa la aceptación social que siempre necesitan.

El análisis, la crítica y la opinión fundados, planteados bona fide (de buena fe), como lo hacemos quienes tenemos la oportunidad de ejercer ese derecho en las páginas de El Gran Diario de México y, en mi caso, en Grupo Fórmula, no busca lastimar a nadie, sino aportar a la discusión de las ideas y a la pluralidad, mirando a un México donde la sociedad sea más participativa en la toma de decisiones. El escarnio y los ataques deben ser cosa del pasado.

Quienes están para hacer señalamientos a los gobernantes son los gobernados; lo hacen a través de los medios, Para eso existen; es su naturaleza y su deber irrenunciable. Y no por eso tienen que ser sometidos a sentencias mediáticas.

En más de medio siglo, el licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz ha dirigido la empresa periodística más importante del país sobre los mismos principios y valores; ha visto muchos personajes pasar por el escenario político nacional; ha resistido los más agresivos embates del poder y ha sobrevivido. Con lo mucho que ha hecho, hoy, se ha ganado el reconocimiento y el respeto de la Opinión Pública. Está en la Historia. ¿Qué duda pueden tener los lectores de que sus periódicos y sus plataformas les seguirán entregando el producto informativo más completo, honesto y mejor acabado?

En su carta al presidente de la República, el miércoles pasado, recalcó la línea editorial que siempre ha observado: “seguiré defendiendo, mientras la vida me lo permita, el libre ejercicio del periodismo y la libertad de expresión”.

Con lo mucho que ha hecho, dejará una institución sólida y fuerte, en cuyas páginas se seguirá escribiendo una historia de libertades que, con celo, compromiso y profesionalismo, va a salvaguardar y a enriquecer EL UNIVERSAL en la muy larga y fructífera vida… que aún tiene por delante.

SOTTO VOCE…

¿Qué criterios y metodología utiliza la “consultora”, que provee la información sobre la que se determina qué medios y periodistas mienten en su desempeño? Así como son tan “exactos” para dar a conocer, según ellos, el número de menciones positivas y negativas sobre el gobierno y el presidente, en un acto de honestidad, están obligados a transparentar la información y proporcionar cada una de las referencias que “sustentan” su trabajo. Como ciudadanos también, tenemos el derecho de exigir que den a conocer lo que cobran por sus “servicios profesionales”. Sería gravísimo que le estuvieran mintiendo a la sociedad y al país, y más aún, al presidente de la República.

 

[email protected]
@mariobeteta

Comentarios