Se encuentra usted aquí

Robot ayuda a caminar a personas con discapacidad

Los tapatíos Norberto Velázquez, José Antonio Ramírez y Daniel Izar son los diseñadores y creadores de ROKI; un traje robótico que se pone alrededor del cuerpo, dando así a personas con paraplejia, la fuerza necesaria para caminar con el apoyo de una andadera.
Jesús Aviña caminando con ROKI
28/09/2019
02:35
-A +A

Texto: Guadalupe Jimarez Martínez
Fotos: Cortesía

Jesús Aviña, “Chuy”, sufrió un accidente en 2015, mientras arreglaba su casa. El techo le cayó encima y desde entonces no pudo mover las piernas debido a una lesión medular, pero jamás perdió la ilusión de volver a ponerse de pie.

Chuy es amigo de Norberto Velázquez, quien comenzó en 2010 la construcción de ROKI, un robot capaz de ayudar a caminar a personas con paraplejía; es decir, que tienen paralizada la mitad inferior del cuerpo. Dicha amistad lo convirtió en el primer candidato en probar el aparato. 

Después de tres meses de usarlo, Chuy asegura que comenzó a percibir un piquete en la parte baja de su abdomen, donde anteriormente no tenía ninguna sensación. Era la necesidad de ir al baño. “Fue como un milagro”, comenta.

ROKI se creó en un laboratorio considerado “secreto” de la Universidad Panamericana (UP) Guadalajara entre paredes de color beige. El traje robótico brinda la fuerza necesaria para caminar con el apoyo de una andadera. El aparato soporta hasta 101 kilos. 

Hace cinco años, Norberto diseñó la primera de cinco versiones de ROKI, cuyo peso era de 56 kilos. Ahora, ese modelo inicial, pertenece a los objetos que adornan el laboratorio “donde todo es posible”. El segundo era lento; pero capaz de levantar a una persona, Chuy fue quien lo probó y logró ‘caminar’ con este robot. 

Ensayo y error, ha sido la filosofía de estos ingenieros; de manera que Chuy ve en este artefacto la posibilidad de sentirse más pleno y feliz. “Mirar a la gente a los ojos y a su altura, te cambia”, comentó.

En 2019, ROKI comenzó a ser una esperanza sólida, pues ya está disponible en una clínica de Guadalajara llamada SIGUE: Fisioterapia Efectiva y es un apoyo en la rehabilitación de más de 35 personas. 

roki_orgullo_1.jpeg

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informa que en México hay 2.6 millones de personas imposibilitadas para caminar. En el país, esta dificultad es la discapacidad más frecuente. 

Por su parte, el Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (CONAPRED) señala que las principales causas de este padecimiento son las enfermedades (38.5%), la edad avanzada (31%), los padecimientos congénitos (15%) y los accidentes (12%).

Es por ello que ROKI busca ser una oportunidad para mejorar la calidad de vida de quienes estén en silla de ruedas.
 

De la ficción al propósito

“El proyecto empezó siendo un hobby; sin embargo, poco a poco se volvió un compromiso de vida al tener varios amigos en silla de ruedas”, afirma Norberto, quien es ingeniero mecatrónico por la UP, líder de esta causa y amante de los robots.

El nombre de este proyecto está inspirado en Rocky Balboa, personaje interpretado por Sylvester Stallone. El equipo narra que la película se volvió un motor para continuar y seguir “peleando por la causa”: ayudar a personas con discapacidad.  

En 2010, con el apoyo de su universidad, Norberto fundó la empresa ROKI Robotics para llevar al mercado este dispositivo. Él lo define como un primer paso para tratar a personas discapacitadas como iguales.

Daniel Izar, jefe de Diseño Electrónico de la compañía, conoció a Norberto hace cinco años al ser becario de la UP. Asegura que el compromiso social los guió a perfeccionar al robot para llegar al prototipo actual. Señala que de 2015 a 2019 diseñaron cinco modelos.

Después, se unió al equipo José Antonio Ramírez, responsable del Diseño Mecánico de ROKI. Toño, es estudiante del Instituto Tecnológico J. Mario Molina Pasquel. 

Norberto explica que eligió a los integrantes del equipo para participar en este proyecto por su capacidad y conocimiento en la ingeniería: “De hecho, cuando entra Toño, comienza a funcionar ROKI”.

En la empresa colaboran otras manos, como Priscila Juárez, quien está a cargo de la Administración y Finanzas del proyecto “y la persona que nos trae cortitos”, bromea Norberto. 

roki_orgullo_2.jpeg

La distancia no es un impedimento para ayudar, pues, desde Croacia, Arturo Montufar Arreola se encarga de diseñar la tarjeta electrónica donde se inserta el software que posibilita el funcionamiento del robot. 
 

¿Quién es ROKI?

ROKI se compone por una mochila (en donde se ubica la batería y la computadora que controla el robot); su función es brindar un soporte a la espalda, de ella sale un cinturón y un par de asas que terminan en unas impresiones en 3D con forma de barras verticales que fungen como piernas. 

Cada una de las barras, tiene tres arneses para sujetar las extremidades del usuario. La primera está a la altura del muslo. Otra se encuentra al nivel de las rodillas y la tercera se ubica en los tobillos. 

Moverse por medio de este modelo es posible gracias a cuatro motores fabricados por el equipo, están ubicados al nivel de la cadera y rodillas del usuario. El aparato se maneja mediante un control colocado en la andadera o bastón.

Tiene dos versiones: a la primera se le denomina Clínica, la cual es ajustable a la altura de quien lo utiliza y tiene fines médicos. Pesa 28 kilos y posee un control especial en la parte de la espalda del robot que permite al terapeuta tener un dominio de los movimientos y brinda mayor seguridad al paciente.

roki_orgullo_5.jpeg

Al segundo se le conoce como Personalizado, que está adaptado para situaciones cotidianas. Pesa 18 kilogramos y actualmente 50 personas usan el prototipo.  
 

¿Qué hay de nuevo por aquí?

Norberto comenta que este tipo de robots pesan entre 22 y 28 kilos; no obstante, fue posible hacer más ligero a ROKI mediante impresiones en 3D y una construcción de fibra de carbono.

Daniel explica: “Conocemos los obstáculos a los que se enfrenta una persona con paraplejia. Además de ser liviano, el ROKI Personalizado es portátil”. Se divide en cinco partes, cada barra se separa en dos y se puede quitar la mochila para transportarlo con facilidad. 

El robot se conecta a través de un reloj inteligente (ya incluido) a una aplicación llamada Roki App y desde ahí se monitorean funciones como sentarse, avanzar, pararse, etc. Además, se encarga de corregir errores. “Si hay alguna anormalidad, el robot se detiene, protege a la persona y se reinicia para evitar accidentes”, comenta Norberto.

Otra de las características de este dispositivo es lo fácil que puede ser ajustarlo. “En robots de este tipo, uno se tarda media hora en adaptarlo, pero en el nuestro, cinco minutos son suficientes y sin usar herramientas”, indican.

Zeltzin Sinaí, de 12 años, es la paciente más joven que ha usado a ROKI y esto fue posible por la ligereza de este aparato. La persona más longeva que lo utilizó tiene 77 años. Ambas tienen una lesión cervical, pero pueden mover sus brazos y apoyarse en una andadera. Esto los hace aptos para usar el robot.

En promedio, quienes han caminado con este prototipo tienen entre 20 y 40 años. El INEGI indica que 8 de cada 10 personas con discapacidad tienen más de 29 años. 
 

Al mal paso, darle prisa

Entre risas, el equipo jura que una jornada de trabajo en ROKI Robotics es de “35 horas” ya que muchos días no duermen por alguna presentación o torneo. Toño narra que la principal problemática a la que se enfrentaron durante el proceso de creación fue conseguir financiamiento en instituciones privadas y públicas. “Esto ha sido de tocar y tocar puertas”, recordó. 

Así, comentan que cada concurso es un reto. Un ejemplo es su participación en el Cybathlon 2016 en Suiza (las primeras Olimpiadas Biónicas de la historia), pues no tenían dinero y los motores comenzaron a fallar dos días antes de la competencia. Sin embargo, en menos de 24 horas, Daniel y Toño arreglaron el problema.

Por su parte, Norberto afirma que todos dedican tiempo completo al diseño y perfeccionamiento de este aparato. “Es nuestro único trabajo. Eso nos impulsa a mejorarlo y pues darlo todo por el todo. No hay opción”.
 
Actualmente, el equipo busca la certificación de la COFEPRIS, la cual implica un proceso mínimo de dos años.

Los creadores narran que James Lombille, un estadounidense habitante de Rivera de Chapala y quien probó los prototipos anteriores, después de cuatro meses de terapia con el producto logró tener un poco de sensibilidad en las piernas
 

Es el primer paso hacia adelante 

“Lo que queremos es brindar una esperanza y darles una mejor calidad de vida a ellos y a sus familias”, asevera Daniel, quien también ve en este aparato una oportunidad para que los usuarios se sientan aceptados y con una mejor autoestima.

La Encuesta Nacional sobre Discriminación 2017 confirma que el 48% de las personas con discapacidad han sido víctimas de algún tipo de discriminación.

Norberto dice que es importante hacer este tipo de tecnologías más baratas, pues otros robots en Estados Unidos como ROKI cuestan lo mismo que una casa en nuestro país; esto es 1 millón 700 mil pesos aproximadamente.

En ese sentido, el precio del modelo Personalizado es de 400 mil pesos y el prototipo Clínica cuesta 750 mil pesos. 

De acuerdo con el INEGI, en 6.14 millones de hogares mexicanos vive una persona discapacitada. El 50%, tienen ingresos económicos bajos y gastan más en comida, renta y atención médica que otras familias. “Dicho gasto puede ser hasta tres veces más alto que en hogares sin personas con discapacidad”, documenta CONAPRED

roki_orgullo_3.jpeg

El equipo coincide que la mayor satisfacción es ver a su trabajo rendir frutos más importantes que una compensación monetaria. “La sonrisa de las personas lo vale todo”, comentan.

“La investigación y el avance tecnológico deben ir de la mano para ayudar a las personas. El bien común debe ser antes que el bien personal”, concluyó Daniel.

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN