Se encuentra usted aquí

La discapacidad no le impide ayudar

Kristal asegura que no ve a su discapacidad como un obstáculo, sino al contrario. Celebra sus éxitos de una forma especial: saltando del paracaídas.
12/10/2019
00:00
-A +A

 

Texto: Daniela Jurado 
Fotos: Diego Simón

Kristal Peña Miranda nació con un tipo de  parálisis cerebral. Debido a esto, ella no puede mantener el peso de su cabeza ni de su columna, tampoco controla completamente el lado izquierdo de su cuerpo. Sin embargo, aprovecha la movilidad que tiene para hacer lo que más le apasiona: ayudar a los demás, saltar en paracaídas y modelar.

En entrevista con El Universal, Kristal platica  sobre su discapacidad y la manera en que la integra a su vida sin verla como un obstáculo. A pesar de estar en silla de ruedas  siempre busca aprender e intentar cosas nuevas como nadar y montar a caballo. 

Después de tomar terapia cuatro años y medio en el Centro de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT), de Puebla, comenzó a aceptarse y sentirse más cómoda con ella misma, porque antes era tímida y pasaba mucho tiempo de mal humor. 

Se da tiempo para  participar en causas sociales, como apoyar a niños marginados y  trabajar por la inclusión de personas con discapacidad. También dedica una parte de su tiempo a reunir información sobre perros perdidos en redes sociales para que los encuentren fácilmente sus dueños.

La ayuda y el amor de sus padres, que siempre la han incluido y tratado como a sus otros dos hermanos, le permite sentirse confiada para desarrollarse en la sociedad. “Mi familia es mi mayor pilar y motivación para hacer las cosas,  y el equipo que me echa porras”.

Un parteaguas en su vida fue cuando conoció a Gloria Mejía, locutora del programa Sin barreras, a través de Puebla FM, que transmite información dirigida a personas con discapacidad y  los invita a participar. Ahí Kristal fue colaboradora cuando tenía 15 años, motivo que la impulsó a querer estudiar la carrera de Comunicación.

Todos los viernes, de 11 a 12 de la mañana, estaba frente al micrófono y cuando no iba Gloria, ella abría el turno, lo cual recuerda con mucha alegría, porque se trata del medio de comunicación que más le gusta y en el que más cómoda se siente. 

Kristal ha sorprendido a familiares y amigos con su particular manera de festejar cada éxito que tiene: aventándose del paracaídas. Es una costumbre para ella celebrar los buenos momentos con una dosis de adrenalina.
 

a06i5827_105407300.jpg

 

Interés por ayudar

Desde pequeña Kristal pedía a su familia que la llevara a repartir comida y juguetes a niños en situación de  calle, esto a raíz de que comenzó a cuestionarse “por qué ellos no juegan y yo sí, por qué ellos no tienen casa y yo sí”.

De esa inquietud surgió el proyecto Corazón de Kristal,  que inició en 2018, para ayudar a los niños en condiciones marginales. Esto empezó a cobrar forma en la universidad cuando un asesor notó su interés por el tema y vio la trascendencia de la desarrollada investigación que ella ya tenía al respecto. 

El profesor le dijo “Veo tu proyecto y si está muy bueno, pero siento que tú das para más. Se me ocurre que  puede dejar huella y si en algún momento no lo puedes continuar, alguien lo puede retomar”. Por eso le recomendó tomar ese trabajo para titularse de la licenciatura en Comunicación, en la Universidad Anáhuac. 

Después comenzó a trabajar  por la inclusión de personas con discapacidad: “Voy a contribuir un poco a la sociedad con mi granito de arena, todos somos iguales, cada persona puede hacer lo que quiera siempre y cuando tenga chance de demostrar sus habilidades y capacidades”, dice.

Se reconoce como “una persona que no puede estarse quieta”, por eso siempre piensa en qué proyecto puede poner en marcha o en cuál puede participar. “Estoy en varias fundaciones, porque lo que me mueve es hacer acción social, generar cualquier proyecto que tenga que ver con cambiar paradigmas y la inclusión”. 

A pesar de haber sido dada de alta del CRIT sigue colaborando como voluntaria en el proyecto Enruédate, que se enfoca en dar pláticas en escuelas, empresas y talleres para la inclusión. 

Además de ese proyecto también forma parte de las fundaciones: Contagia alegría, que se encarga de llevar payasos a pacientes en hospitales para amenizarles su estancia; Huella colectiva, en el que difunde información cultural, social, política y ambiental; y Reskate Kan, el cual reúne información sobre perros perdidos y encontrados.
 

a06i5836_105407306.jpg

 

 

México inclusivo

“Me he enfrentado a barreras arquitectónicas” dice Kristal debido a que en su universidad y en otros lugares no hay rampas para personas en silla de ruedas. “Estudié tres años en la Universidad Anáhuac, Puebla, pero les falta mucho en materia de inclusión y decidí  terminar mi último año de la carrera en la Ciudad de México”.

Al respecto del tema, Roberto Remes, creador de la iniciativa Rey Peatón, dijo para El Universal: “necesitamos algún canal masivo para que entendamos la discapacidad. No es sólo poner rampas. En algunos casos las pendientes de las mismas es inadecuada para que la persona con silla de ruedas ande con absoluta libertad”. 

Roberto también profundizó en que hay que seguir trabajando para hacer más fácil el cruce de avenidas y de calles. Es evidente que el país en materia de movilidad para personas con discapacidad va lento. Comentó que en el gobierno existe el Instituto de las Personas con Discapacidad de la Ciudad de México (Indiscapacidad CDMX ) que trabaja para garantizar la participación activa de las personas con discapacidad en todos los ámbitos. El Instituto laboraba de cerca con la ahora extinta Autoridad del Espacio Público (AEP).  

“El rey peatón” fungió como último titular de la AEP indicó que tenían un proyecto para hacer de la Ciudad de México un espacio inclusivo para ello antes de terminar una obra para hacían recorridos para perfeccionar los proyectos: “Llegamos hacer algunos recorridos con personas con discapacidad, ya sea sillas de ruedas o débiles visuales que nos iban orientando en el problema que veían de la obra”.

También apuntó que falta mucho para lograr que todas las personas tengan accesibilidad universal en toda la ciudad, es decir, que cualquier objeto o lugar esté al alcance de cualquiera sin importar si tiene o no una discapacidad. 

Roberto apuesta por invertir en lo micro, es decir en los peatones antes de lo macro: “Los retos que debería de empezar a poner la ciudad cada vez que invirtamos en lo macro es que utilicemos un porcentaje en lo micro”.

 El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) señala que todavía prevalecen dificultades para que las personas con discapacidad puedan ejercer con plenitud sus derechos, en buen medida por obstáculos sociales y culturales. Es momento de hacer un cambio.
 

Nuevos horizontes

“La gente tiene un estereotipo de modelo casi casi 90 60 90 y de repente llegas tú como licenciada en comunicación y la gente cercana dice ni lo intentes no te van a dar trabajo porque estás en silla. Yo soy de la idea de que nada pierdes con intentarlo”, menciona la joven.

En ocasiones al verse al espejo no se percibe bonita, por eso, dice, continuamente trabaja en la autoaceptación y el amor propio. Lejos de deprimirse, Kristal busca soluciones, una de las maneras en la que ella considera que puede hacerlo es cambiar la filosofía de la sociedad respecto a etiquetas y estereotipos. Le gusta platicar con la gente para conocer diversos puntos de vista y aprender cada día más.

Aunque en la mayoría de programas de radio y de televisión es poco común ver a personas con discapacidad dirigiéndolos o participando, existen las iniciativas y el talento. Kristal confía en ello, sobre todo ahora que busca incorporarse al mundo laboral. “Quisiera estudiar otra carrera, pero también estoy en busca de trabajo que tenga que ver con mi carrera”.

Según el Conapred la asistencia a la escuela es casi universal en los niveles básicos (97%), entre las personas con discapacidad el porcentaje cae a 80%. Conforme pasa el tiempo, sólo el 28% de este sector se incorpora a la educación media superior y superior, además solamente un 25% de las personas con discapacidad con una ocupación económica tiene contrato.
 

a06i5813_105407312_105525456.jpg

 

Su primer desfile de modas

Recientemente, fue parte del primer desfile de modas inclusivo en México All Inclusive Runway, organizado por la asociación  Cambiando modelos y Kadima. En este evento participaron personas con y sin discapacidad luciendo los atuendos de Isabella Springmühl, la primera diseñadora con Síndrome de Down, y de la mexicana Lydia Lavín.

El desfile se llevó a cabo el 26 de septiembre en la Fuente de Xochipilli, en el Bosque de Chapultepec. Fue un festejo a la diversidad y a la integración y respeto de todas las personas. All Inclusive Runway marcó una pauta en México de lo que en el futuro debe ser algo común en todas las pasarelas. 

Silke Lubzik directora y fundadora de Cambiando modelos señaló que: “hay que dejar de ver la enfermedad para empezar a ver a las personas” para tratarlas con normalidad. Menciona que se ha pedido de todas las formas posibles que se preste atención a las personas con discapacidad, pero no hacen caso, por eso apuesta por otra manera de hacer notar que hay mucho talento que se ha dejado de lado.

a06i5823_105407294.jpg

Enfatizó en que la idea que se ha generalizado de que “personas con Síndrome de Down son ´eternos niños´ o ´angelitos´ hay que erradicarla”. Cambiando modelos está cambiando viejos modelos establecidos respecto a quién desfila en una pasarela de modas o en quién está en el reparto de un película o serie de televisión. Reconoce que falta mucho por hacer en materia de inclusión, pero que se pueden dar grandes pasos con la presencia de personas con discapacidad en los medios de comunicación. 

De su experiencia en el desfile Kristal dijo: “Como no había participado antes en uno estuve muy nerviosa, pero feliz y satisfecha con lo que hice, también con el recibimiento del equipo de trabajo y del público”. Comentó que considera seriamente continuar incursionando en el modelaje. Concluyó diciendo: “si no implica un reto, no vale,  no está, no existe”.
 

desfile_inclusivo_kristal_3_105485119.png

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN