Se encuentra usted aquí

La agonía de la libertad en internet (parte 4)

Octavio Islas
20/02/2020
07:00
-A +A

#LaVozDeLosExpertos

De los argumentos a favor de eliminar la neutralidad de la red

En la Unión Americana, los principales opositores a la neutralidad de red fueron algunos las principales conexiones troncales –la espina dorsal de Internet-, como AT&T, Comcast y Verizon. Los argumentos que presentaron durante la administración del presidente Obama para objetar la iniciativa que derivó en la formalización de la neutralidad de la red fueron los mismos que recuperó Ajit Varadaj Pai, presidente de la FCC durante el gobierno de Donald Trump para justificar la necesidad de eliminar la neutralidad de la red.

Los ejes argumentativos de quienes estuvieron a favor de eliminar la neutralidad de la red admiten ser clasificados en ocho grandes apartados:

a.- Existencia histórica de una no neutralidad en la red;

b.- Requisitos de priorización, bloqueo y gestión de red;

c.- Eficiencias y beneficios de la priorización para el consumidor;

d.- Nuevo contenido y aplicaciones, la necesidad de una red inteligente;

e.- Innovación de redes y competencia a partir de la diversidad de redes;

f. Inversión de red y beneficios potenciales para el consumidor;

g. Economías de alcance desde la integración vertical y el agrupamiento;

h.- Insuficientes evidencias de daños.

a.- Existencia histórica de una no neutralidad en la red

Internet no es neutral y realmente nunca ha sido. Todos los enrutadores de red deben tomar decisiones sobre la transmisión de datos, y tales decisiones invariablemente tienen implicaciones que pueden no ser estrictamente uniformes o neutrales. Inclusive el protocolo TCP / IP presenta efectos diferenciales para diversos contenidos y aplicaciones. Por ejemplo, los buscadores y otros proveedores de contenido suelen otorgar ubicaciones premium a los anunciantes dispuestos a pagar más. Ese modelo de negocio –denuncian- representa una negación a la estricta neutralidad en la red.

b.- Requisitos de priorización, bloqueo y gestión de red

Los operadores deberían estar autorizados para restringir o bloquear datos que pueden resultar perjudiciales para el funcionamiento de sus redes. Un pequeño número de usuarios puede abrumar la red a través del uso de aplicaciones de ancho de banda, tales como el intercambio de archivos P2P y la transmisión de video. La gestión, priorización y otros tipos de garantías de calidad de servicio son necesarios para evitar que Internet, o sus partes individuales, se desaceleren o colapsen por completo.

c.- Eficiencias y beneficios de la priorización para el consumidor

La priorización y otras formas de calidad en el servicio permitirían asignar recursos de red escasos de manera más coherente con las prioridades reales de los usuarios finales. Por ejemplo, la transmisión de videos de telemedicina preferentemente a los correos electrónicos. La incorporación de servicios premium es muy aceptada en medios de transporte; por ejemplo, en la aviación. Los datos no priorizados, de ninguna manera serían relegados a un carril lento, inaceptable y anticuado. Por el contrario –argumentan- el servicio básico continuará mejorando con avances significativos en métodos de transmisión.

d.- Nuevo contenido y aplicaciones, la necesidad de una red inteligente

Nuevos servicios especializados y contenido premium implican una gestión de tráfico de datos inteligente, tanto en el núcleo como en los bordes de Internet. Los estándares del primer protocolo original TCP / IP se están volviendo obsoletos para ciertos contenidos y aplicaciones. Resulta, sostienen, indispensable diferenciar el tráfico considerando necesidades particulares en materia de niveles de velocidad, latencia, fluctuación de fase, simetría, ruptura y capacidad.

e.- Innovación de redes y competencia

Los operadores de red podrían innovar libremente y diferenciar sus redes como forma de competencia, ofreciendo servicios mejorados para proveedores de contenido y aplicaciones novedosas a usuarios finales (diversidad de redes). Para ello resulta indispensable introducir nuevos planes de negocios. Prohibir la priorización restringe nuevos tipos de competencia, obstaculiza la innovación. Permitir que los proveedores de contenido y aplicaciones compren garantías de calidad del servicio y priorización puede permitir el ingreso de nuevos proveedores de contenidos, así como la introducción de novedosas aplicaciones destinadas a contrarrestar las ventajas competitivas que hoy tienen algunos de ellos.

f. Inversión de red y beneficios potenciales para el consumidor

Si bien, en sus inicios, Internet fue el resultado del trabajo de destacados investigadores y el aprovechamiento de la red de telecomunicaciones del gobierno, el crecimiento de Internet, a partir de la década de 1990, fundamentalmente, ha dependido de inversiones privadas –las cuales suponen riesgos-. Hoy las redes individuales y descentralizadas en Internet, en su mayoría, son propiedad privada y son operadas por empresas. Las regulaciones impiden que los operadores recuperen las inversiones realizadas. Cobrar tarifas diferenciadas en la entrega priorizada y contenidos premium –como ocurre con los periódicos y las publicaciones, en general- permitiría que los operadores recuperaran más rápido las inversiones realizadas en materia de infraestructura. Los usuarios y los proveedores de contenido y aplicaciones podrán elegir libremente el tipo de servicios que se ajuste a sus necesidades, a precios de mercado. Ese modelo comercial beneficiaría a algunos usuarios finales.

g. Economías de alcance desde la integración vertical y el agrupamiento

Los opositores a la neutralidad de la red argumentan que la integración vertical de los operadores de red en el contenido y las aplicaciones, junto con las prácticas de agrupamiento relacionadas, pueden producir economías de alcance y reducciones de precios. Además, los flujos de ingresos adicionales derivados de la integración vertical y la agrupación podrían contribuir a promover una competencia adicional en los servicios de banda ancha de última milla y proporcionar otros beneficios a los usuarios finales.

h.- Insuficientes evidencias de daños

Los oponentes a la neutralidad de red acostumbran argumentar que no hay suficientes evidencias de daños, aparte del caso Madison River, el cual fue resuelto por la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC). A principios de 2005, la FCC investigó a la compañía telefónica Madison River Communications, la cual estaba bloqueando el servicio de voz sobre IP. Madison River Communications pagó 15 mil dólares al Departamento del Tesoro en Estados Unidos para detener las investigaciones. En Estados Unidos los principales operadores de red se han comprometido públicamente a no bloquear o degradar el uso de los servicios. Si algún usuario advirtiese tales prácticas, seguramente, las denunciaría a través de las redes sociales, situación que afectaría la reputación del prestador del servicio.

En síntesis, los detractores de la neutralidad de la red sostienen que la sobrerregulación desalienta la inversión necesaria para extender el servicio de Internet a más personas; además, afirman que un mercado competitivo propiciaría que los proveedores de servicios de banda ancha dieran un tratamiento más justo al tráfico en Internet.

Entre los organismos que promovieron el fin de la neutralidad de la red destacaron FreedomWorks Foundation, Americans for Prosperity, National Black Chamber of Commerce, la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), Competitive Enterprise Institute, Progress and Freedom Foundation, National Association of Manufacturers. Los opositores a la neutralidad de la red crearon el sitio web Hands Off The Internet.

 

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN