Se encuentra usted aquí

La agonía de la libertad en internet en México (parte 5)

Octavio Islas
21/02/2020
07:00
-A +A

#LaVozDeLosExpertos

¿En verdad es necesario eliminar en México la neutralidad de la red?

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) considera que sí, y para justificar su iniciativa, recupera y repite no pocos de los argumentos presentados por la Comisión Federal de Comunicaciones (FFC) en Estados Unidos durante la presidencia de Ajit Varadaj Pai, cuando la FCC maniobró para eliminar la neutralidad de la red.

Pai asumió la presidencia de FCC durante la administración del presidente Donald Trump. The New York Times describió a Pai como un fanático de la aplicación estricta de la ley de telecomunicaciones y los límites de la autoridad de la FCC.

Durante la administración del presidente Barack Obama, de acuerdo con la Orden de Internet Abierta de 2015 de la FCC, el servicio de internet fue clasificado bajo el título II de la Ley de Comunicaciones de 1934, la cual prohibe a los proveedores de internet “hacer cualquier discriminación injusta o irrazonable en los cargos, prácticas, clasificaciones, regulaciones, instalaciones o servicios”.

El 18 de mayo de 2017, la Comisión Federal de Comunicaciones, a cargo de Ajit Pai, dio el primer paso formal hacia el desmantelamiento de las reglas de neutralidad de la red, y el 14 de diciembre de 2017 fue celebrada la votación que finalmente permitió a Pai revertir las regulaciones del Título II de la Ley de Comunicaciones de 1934, eliminando así la neutralidad de la red.

De acuerdo con el IFT, el proyecto de lineamientos que elaboró en materia de Neutralidad de la Red, garantiza libertad en Internet. Los concesionarios deberán preservar la inviolabilidad de las comunicaciones privadas de los usuarios y la seguridad de la red. En un comunicado, el regulador señaló: “Los usuarios del servicio de acceso a internet podrán acceder a cualquier contenido, aplicación o servicio, dentro del marco legal aplicable, sin que los proveedores del servicio limiten, degraden, restrinjan o discriminen el acceso a los mismos”.

El IFT señaló que los proveedores de acceso a internet podrán tomar las medidas necesarias para la gestión de tráfico y administración de red, conforme a las políticas autorizadas por el Instituto, a fin de garantizar la calidad y la velocidad de servicio contratada por el usuario, siempre que ello no constituya una práctica contraria a la sana competencia y libre concurrencia.

Para destacar posibles beneficios a la ciudadanía, el IFT destacó la posibilidad de que los usuarios finales puedan navegar en internet aun cuando hayan consumido los datos de sus recargas o los adquiridos mediante plan de pospago, “en tanto los datos sean auspiciados por un tercero y la aplicación, contenido o servicio esté encaminada a disminuir la brecha digital en los entornos educativo, financiero y laboral, gestión de servicios públicos o formación de nuevas capacidades digitales en los usuarios finales”.

En México, recientemente, la coalición Salvemos Internet ha solicitado a los usuarios de la red que envíen comentarios a la consulta pública sobre el anteproyecto de Lineamientos de Gestión de Tráfico del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), con el cual la IFT pretende eliminar la neutralidad de la red.

Si en Estados Unidos, la eliminación de la neutralidad de la red reportó amplios beneficios a AT&T, Comcast y Verizon, en México reportaría grandes dividendos a Telmex, AT&T, Movistar, etcétera, en detrimento de los usuarios de internet, quienes tendrían que pagar más dinero para obtener mejores velocidades.

De acuerdo con la reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión de 2014, es obligación legal del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) emitir Lineamientos para proteger la neutralidad de la red, los cuales deben observar principios como el de libre elección, no discriminación, privacidad y transparencia.

El IFT fue renuente a cumplir con esta obligación, y en diciembre de 2019 emitió el “Anteproyecto de lineamientos para la gestión de tráfico (…)”, documento que somete a consulta pública hasta el 6 de marzo de 2020. Este anteproyecto amenaza la neutralidad de la red en México.

El IFT reproduce la ruta y los argumentos observados por la FCC en Estados Unidos para eliminar la neutralidad de la red.

En estricta congruencia con su doctrina, el gobierno de la Cuarta Transformación tendría que obligar a los proveedores de acceso a Internet a proporcionar mejores velocidades a los usuarios y, por supuesto, mejorar los estándares de servicio, los cuales definitivamente dejan mucho que desear.