Educación de adultos en línea en México, 2021

Octavio Islas

La semana pasada, la Asociación de Internet MX dio a conocer los resultados del estudio Educación en línea en México 2021. 

Objetivos 

La referida investigación responde a los siguientes propósitos:

1.- Conocer hábitos, necesidades, motivaciones y obstáculos a los que se enfrentan los internautas mexicanos para continuar con su preparación académica.

2.- Conocer la percepción y opiniones de los internautas con la educación en línea y cómo cambió la educación a raíz de la pandemia. 

3.- Analizar modalidades mixta y presencial, con el fin de conocer la percepción de los internautas mexicanos contra la modalidad en línea. 

4.- Actualizar y comparar la información contra los datos obtenidos en 2019. 

Como se indica en el cuarto objetivo, la Asociación de Internet MX realizó una investigación relativamente similar en 2019. 

El reciente estudio permite evaluar el impacto de la prolongada cuarentena en el panorama que observa la educación en línea de la población adulta en México. 

Metodología

La metodología observada comprendió entrevistas autoadministradas por computadora, las cuales fueron aplicadas a 4,484 profesionistas que se encuentran estudiando o que afirmaron tener algún interés en estudiar.

La aplicación de la encuesta fue realizada durante los meses de abril y mayo.

Género

En el estudio, por alguna razón no fue observada una deseable proporcionalidad en el género de los participantes (61% son hombres y 39% mujeres). 

Edad

En cuanto a las edades de las personas que participaron en la encuesta, 21% tienen entre 18 y 24 años; 59% entre 25 y 39 años; 15% entre 40 y 49 años; y los mayores de 50 años representaron el 5%. 

Escolaridad

La escolaridad que declararon los participantes fue la siguiente: educación básica (3%), educación media (26%), estudios universitarios (59%), posgrado (12%). 

Estudios y ocupación

En la pregunta relativa a si actualmente se encuentran realizando algún tipo de estudios, la muestra registró un sensible incremento en el número de participantes (5 mil 600). Dicho incremento no fue explicado. 

De los resultados que arrojó esa pregunta (80% actualmente estudian o están interesados en estudiar, y 20% no están interesados en estudiar), se deduce que se desprenden del nuevo total de entrevistados.

Las principales razones para no continuar estudiando son: no tener interés en este momento en estudiar (40%), falta de dinero (25%), falta de tiempo (12%), debido a la pandemia no pude seguir estudiando (4%), y falta de herramientas para estudiar en línea (1%). 

El porcentaje de personas que afirmaron no estar interesados en estudiar resulta contradictorio (20%) si consideramos que, en la explicación sobre la metodología empleada, la Asociación de Internet MX indica que las entrevistas autoadministradas por computadora fueron aplicadas a profesionistas que se encuentran estudiando o que afirmaron algún interés en estudiar.

Por otra parte, la Asociación de Internet MX debió profundizar en el reconocimiento de las razones por las que algunas personas no pudieron seguir estudiando durante la prolongada cuarentena. 

Además, se debió ahondar en el reconocimiento de las herramientas que no tienen las personas que se vieron orilladas a dejar de estudiar.

En cuanto a la situación laboral, donde reaparecieron las 4 mil 484 personas que conformaban la muestra original, 31% afirmó tener trabajo de tiempo completo, 6% trabaja por cuenta propia, 4% por contratos temporales, 3% cuenta con trabajo de medio tiempo, 0.2% se encuentran retirados o jubilados, 55% se encuentra buscando trabajo, y 1% no tiene trabajo pero tampoco lo busca. 

El porcentaje de personas que en el reciente estudio afirmó tener trabajo de tiempo completo (31%), registró una sensible reducción (-18pp), considerando el porcentaje de personas que afirmaron tener trabajo de tiempo completo en 2019.

En 2021, el porcentaje de personas que se encuentra sin empleo pero que están buscando trabajo (55%), registró un incremento significativo respecto de 2019 (+25pp). 

Tanto la sensible reducción en el porcentaje de personas que en el reciente estudio  afirmó tener trabajo de tiempo completo, como el incremento en el porcentaje de personas que se encuentran sin empleo y están buscando trabajo, admiten particular significado al considerar el impacto en 2021 de la furiosa propagación de la Covid-19.

En comparación con 2019, “se registró un sensible incremento en las personas que actualmente estudian; sin embargo, poco más de la mitad están sin empleo”. 

Educación y movilidad social

Las personas que participaron en el reciente estudio de la Asociación de Internet MX aún confían en la educación como un medio para acceder a mejores perspectivas de desarrollo. En ello coinciden las respuestas que ofrecen las personas que estudian y quienes se encuentran interesados en estudiar: “los principales objetivos (…) son incrementar sus conocimientos, obtener un mejor empleo y/o mejor sueldo”. 

Educación tradicional y educación en línea

Los participantes en el estudio reconocen como principales cualidades de la educación en línea la flexibilidad en planes de estudios y horarios (17%), planes de estudios enfocados al mercado laboral (15%), profesores de calidad (13%), aprendizaje a través de casos prácticos (13%), crear redes de contacto profesional (10%). 

La principal dificultad que enfrentan para realizar estudios en línea es la falta de solvencia económica (65%). Las universidades podrían aprovechar el interés por la educación en línea, desarrollando planes idóneos para gente interesada en realizar sus estudios en línea.

El principal medio para identificar ofertas de educación en línea es Internet (65%), destacando en primer lugar los buscadores, en segundo las redes sociales, y en tercer lugar los sitios web de las instituciones educativas. 

La pandemia afectó el desarrollo de los estudios que los entrevistados venían realizando de forma presencial. De la población encuestada, 65% se vieron en la necesidad de seguir las clases mediante sesiones por videollamadas, y 35% a través de plataformas en línea. 

Preparación de los docentes en línea

En cuanto a la preparación de los docentes en línea, 28% consideran a sus profesores muy capacitados, 38% algo capacitados, 21% “neutral”, 11% algo capacitados y 2% nada capacitados. 

En el estudio, además de preguntar sobre la preparación de los profesores, se debió preguntar por el interés que venía mostrando la institución educativa, antes de la pandemia, en materia de educación en línea.

Dispositivos/acceso a internet 

Si bien pocas personas se vieron en la necesidad de comprar dispositivos para ajustarse a las exigentes condiciones de la educación en línea, un considerable porcentaje se vio en la necesidad de tener que pagar una mayor cantidad de dinero para incrementar el ancho de banda en Internet. 

Por falta de dinero o por problemas de salud, 37% de los estudiantes se vio en la necesidad de suspender temporalmente sus estudios.

Interés por la educación en línea 

Como lógica secuela de las condiciones extraordinarias observadas durante la pandemia, los entrevistados afirmaron estar ahora más interesados por modalidades educativas en línea. Las modalidades en línea, destaca el estudio, “son preferidas en mayor medida por el grupo de 25 a 39 años y entre quienes tienen un empleo actualmente”.

La principal exigencia en los estudios presenciales es la calidad; en cambio, en los estudios en línea y en la modalidad mixta, la principal exigencia es flexibilidad los planes de estudios y los horarios.

Otra de las ventajas que los entrevistados destacan de la educación en línea son los costos, los cuales consideran sensiblemente inferiores a los que suponen las clases presenciales convencionales.

Además, entre las ventajas de la educación en línea, los entrevistados afirman poder concentrarse mejor en los temas de estudio.

Observaciones sobre el estudio

Los responsables de la investigación no consideraron necesario distinguir entre educación escolarizada en línea y capacitación en línea. Sería recomendable distinguir ambas modalidades.

Durante la prolongada cuarentena, las necesidades en materia de educación en línea exhibieron las pobres velocidades de nuestra banda ancha, tanto fija como móvil que, de acuerdo con las firmas We Are Social y Hootsuite, resultan sensiblemente inferiores al promedio mundial. 

Ante tal panorama, los proveedores de internet no precisamente destacaron por su elevada solidaridad hacia la ciudadanía. Por el contrario, la forzada cuarentena la entendieron como una excelente oportunidad de mercado. 

Además, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) se desentendió del problema. En los meses recientes parece que su prioridad fue imponer la eliminación de la neutralidad en la red.

La gran asignatura pendiente radica en investigar, a la brevedad posible, el estado que presenta la educación en línea entre los menores de edad, quienes actualmente se encuentran estudiando en línea desde la educación básica hasta la preparatoria.

 

Comentarios