Medidas sanitarias y comportamiento delictivo en Oaxaca

Observatorio Nacional Ciudadano

Por: José Manuel López

Con el paso de los meses en 2021, el semáforo epidemiológico por Covid-19 comenzó una tendencia favorable en el país, por lo cual muchos estados empezaron a desescalar de color rojo a naranja, posteriormente a amarrillo y finalmente en un color verde. Lo anterior provocó el relajamiento de las medidas sanitarias, las personas comenzaron a salir y realizar actividades no estrictamente necesarias.

Oaxaca no fue la excepción, se registró un incremento en la movilidad social que puede constatarse con el número de persona en lugares públicos y al incremento en número de casos positivos Covid-19, a la par, la incidencia delictiva también registró cambios, como se detalla a continuación.

Si bien, durante el segundo trimestre de 2020, existió un decremento en el número de carpetas de investigación por delitos patrimoniales (robo con violencia, robo a negocio, robo a casa habitación, robo de vehículo, robo a transeúnte y robo en transporte público), desde el Observatorio Local de Oaxaca atribuimos esta disminución principalmente a la reducción de la movilidad derivada de la contingencia.

Durante los meses de abril, mayo y junio de 2020, el periodo de mayor distanciamiento social en el estado, el robo a transeúnte disminuyó 43.95% en el número de carpetas de investigación (CI) respecto al mismo periodo de 2019, al pasar de 653 CI a 366 CI. Por otra parte, ahora en el segundo trimestre de 2021, dicho delito incrementó 55.19% al abrirse 568 CI, en comparación con las 366 del año pasado.

A nivel municipal, en el segundo trimestre de 2021, en la capital del estado (Oaxaca de Juárez) el incremento de robo a transeúnte fue de 34.33% (de 201 a 270 CI), en la Heróica Ciudad de Juchitán de Zaragoza el incremento fue de 33.33% (de 30 a 40 CI), en Ciudad Ixtepec incrementó 700% (de 4 a 32 CI) y en Salina Cruz de 130% (de 10 a 23 CI).

Por otro lado, a nivel estatal el robo en transporte público también presentó aumento en el segundo trimestre de 2021, al pasar de 37 a 77 CI, lo que significó un incremento de 108.11%. Los municipios con mayor incremento fueron Oaxaca de Juárez con 85.71% (14 a 26 CI), San Juan Bautista Tuxtepec 600% (1 a 7 CI) y Salina Cruz con 200% (1 a 3 CI).

Lo anterior significa un reto para los gobiernos municipales y estatal, la tendencia en delitos patrimoniales va retomando sus niveles anteriores a la contingencia sanitaria, como queda comprobado en este trimestre analizado, por lo que será necesario replantear las estrategias de prevención y seguridad, y no, por el contrario, relajarlas como ya ocurrió con las de distanciamiento social.

Estas estrategias deben basarse en la evidencia: datos de dónde, cuándo y cómo ocurren los delitos patrimoniales para desplegar el estado de fuerza con una lógica de prevención e inteligencia.

Analista cualitativo del Observatorio Local de Oaxaca, Fundación ICSUS
@fundacion_icsus
@leunam_lopez

Comentarios