Suscríbete

La pandemia entre la mafia italiana, la brasileña y los cárteles mexicanos

Observatorio Nacional Ciudadano

Laura J. Ambrosio Jaramillo

A nivel nacional e internacional, los efectos producidos en materia de seguridad durante y después del COVID-19 han sido de gran interés para especialistas y público en general. En este caso, México no es la excepción ante este escenario y el propio contexto de inseguridad y de violencia que desde hace años enfrentamos, nos lleva de manera natural a preguntarnos sobre posibles cambios en las dinámicas de los grandes grupos criminales existentes en el país.

Sin embargo, es un hecho que, hasta el momento, no hay elementos que nos permitan hablar de una restructuración delictiva en estos grupos y más bien, todo indica que más allá de la pandemia, aun sabemos poco de cómo las grandes organizaciones criminales se adaptan a variaciones de su entorno exista o no la ausencia de Estado.

Desde hace un par de semanas, algunos medios de comunicación le dedicaron una amplia cobertura a la distribución de despensas y otros artículos a cargo de diferentes cárteles. Por ejemplo, en Ciudad Victoria (Tamaulipas), el Cártel del Golfo repartió productos básicos principalmente en comunidades rurales; el Cártel del Golfo Nueva Era, también lo hizo en Matamoros (Tamaulipas); el Cártel Jalisco Nueva Generación en San Luis Potosí y Jalisco, y conforme los días pasan otros casos van siendo publicados (1).

En su mayoría, las imágenes muestran a hombres armados haciendo las entregas en mano a los pobladores, con logos o insignias propias de cada cártel y sin el menor interés en que estas fotografías se asemejen a una actividad oculta.

El pasado 20 de abril, el presidente Andrés López Obrador a través de su conferencia matutina condenó estas entregas al señalarlas como “limosnas” que no servirían para perdonar el daño cometido (2). Sin lugar a duda, sus descalificaciones eran necesarias y su rechazo a estas actividades es justo, sobre todo si la cuarta transformación se abandera como un gobierno cercano a las necesidades sociales y un absoluto rechazo a las prácticas de corrupción en el país.

Sin embargo, la historia del narcotráfico en México y en otras partes del mundo, no ha enseñado que estas acciones no son nuevas y que distan en demasía de ser simples limosnas para ser simbolismos de poder que encontraron a través de los efectos derivados de la pandemia, una oportunidad para enfatizar los territorios que mantienen controlados y consolidar los mecanismos que utilizan para seguir construyendo una base social capaz de proteger sus intereses ya sea por voluntad o por miedo.

A nivel internacional, otras reacciones por parte de organizaciones delictivas las hemos visto en Italia y Brasil. En el primer caso, a mediados de abril, medios de comunicación señalaron que la mafia italiana había sido vista entregando comida gratis en las zonas de aislamiento, además de que el Ministerio del Interior señaló que, a finales de ese mismo mes, los préstamos usureros crecieron un 9% (3) destinados, en su mayoría, a dueños de comercios locales.

Cabe señalar, que las autoridades de ese país especulan que estos préstamos fueron emitidos bajo tasas de intereses muy bajas (nunca vistas antes de la pandemia) a cambio de redes de apoyo y de influencia una vez que todo regrese a la normalidad. En uno de los portales de noticias se lee: "A cambio, la mafia pide servicios: esconder armas o fugitivos, emplear a un familiar para vender la mozzarella de la empresa del clan y no de la competencia" (4).

Por su parte, en Brasil la situación es un tanto diferente. Específicamente en las zonas de las favelas, las bandas de narcotraficantes han instaurado sus propias reglas de convivencia al estar totalmente expuestos a contagios masivos. En este caso, el compromiso por parte de estos grupos no se refleja en alimentos o dinero en efectivo, sino que está abanderado por mensajes enfocados en inhibir la propagación del virus y con ello, darle una solución a la población ante el abandono gubernamental (5).

Es de destacar que además de la venta de drogas, una gran parte de las entradas económicas con las que cuentan, también se deriva de la extorsión a comercios locales, por lo que entre menos sea el tiempo en el que la población esté en riesgo, más rápido será la recuperación económica para estos grupos.

Ante estos escenarios, es posible observar que más allá de los efectos que pueda tener la pandemia en la estructura de los grandes grupos criminales, es probable que ésta está siendo un mecanismo ideal para seguir ganando o manteniendo terreno en aquellas zonas en las que el Estado, sí está enfrentando una dura batalla para darle cabida a las necesidades de todo un país.

Si bien es un hecho que la pandemia pone freno a la circulación de artículos y productos ilegales que trafican, también es cierto que estos grupos encuentran en su base social el eslabón de la cadena que les permite seguir operando. Por lo que, ante el contexto que enfrentamos y la debilidad del Estado mexicano en muchas zonas, las organizaciones delictivas ven una oportunidad para invertir tiempo y dinero en espacios estratégicos para afianzar sus operaciones delictivas.

El COVID-19 sin lugar a duda es un reto en materia de salud y en materia económica. Sin embargo, es necesario contemplar que, en unos cuantos meses, cuando el contexto mexicano regrese a la realidad, las autoridades seguirán enfrentando grupos criminales que tienen una gran influencia social la cual se mantuvo y se reforzó durante la época de la pandemia.

Subdirectora de Investigación del Observatorio Nacional Ciudadano
@AmbrosioJLaura

1 Redacción. Infobae, Ver en: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/04/20/narcos-aprovechan-coro...

2 Andrés Manuel López Obrador, Versión estenográfica 20 de abril. Ver en: https://lopezobrador.org.mx/2020/04/20/version-estenografica-de-la-confe...

3 Redacción. France 24. Ver en: https://www.france24.com/es/20200501-covid19-italia-mafias-crisis-pandemia

4 Frances 24, Ibid

5 Redacción. Agencia EFE, Ver en: https://www.elcomercio.com/actualidad/narcos-milicianos-toque-queda-bras...
 

Comentarios