De la 4T, sus fintas, los ninis y más

Néstor Ojeda

La conversación y el debate público esta semana se centraron en la ofensiva del fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, contra 31 académicos del Foro Consultivo Científico y Tecnológico a quienes acusa de ¡delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita y peculado!

Ataque avalado ayer en La Mañanera por el Presidente de la República y que aprovechó para de nueva cuenta lanzar un discurso de división al acusar a las élites académicas de ser lo mismo que las económicas y políticas. División, polarización, fintas y distracción.

Esta acusación contra los 31 investigadores del Conacyt se trata sin duda de una FINTA más de la 4T para colocar un asunto que divide y polariza la conversación pública para quitar el foco a los temas relevantes que aquejan a nuestro país.

Los temas que el Presidente y la 4T no quieren que se discutan y debatan en la opinión pública son las crisis en materia de seguridad, de migración, por el mal manejo de la pandemia y los relativos a las reformas en materia de energía, para la militarización de los cuerpos de seguridad y la enfilada a desmontar el sistema electoral-ciudadano del INE.

No se trata de minimizar esta venganza de Alejandro Gertz contra la comunidad de científicos del Conacyt que cuestionaron, impugnaron y despreciaron su nombramiento como investigador Nivel 3 (el máximo posible y por el que recibe un gran salario) porque descubrieron y exhibieron su falta de méritos y sus evidentes plagios; sino de mostrar como, de manera muy eficaz por cierto, la 4T genera discusiones que sacan de la agenda los temas que no quiere que se debatan en la sociedad.

Ahora, esto no es algo nuevo es una práctica centenaria utilizada por los gobiernos e instituciones conservadores y populistas. Así eran los debates en el antiguo catolicismo -me recuerda un amigo- que por evadir la discusión sobre si la Iglesia debería ser opulenta o pobre ponían en la mesa temas intrascendentes como si Jesús cargaba su bolsa de dinero (Umberto Eco dixit) o si los ángeles tenían nalgas.

Estos faroles de la hoy 4T y López Obrador comenzaron desde antes de su llegada al poder; la estrategia de las bromas, los apodos y las burlas lanzadas durante años por el hoy Presidente contra sus contrincantes son parte de ello. Y al comienzo de este gobierno la exigencia de disculpas a España por la Conquista, cambiarle el nombre a la calle de Puente de Alvarado y al Árbol de la Noche Triste como hizo Claudia Sheinbaum son la misma cosa.

Un ejemplo más. El diputado de Morena Hirepan Maya pide cambiarle el nombre al Mar de Cortés por Mar del Yaqui para eliminar el del conquistador, exhibido de ya en su tontería porque ese nombre ya cambió por su actual denominación oficial que es Golfo de California; probablemente el legislador de marras seguro desconoce también que el territorio de esa etnia ya ha sido reconocido como Valle del Yaqui.

No se trata de reivindicación histórica de los pueblos originarios , son fintas de la propaganda populista de la 4T.

Pero hay más, la pseudo propagandista Ana Elizabeth García Vilchis, exhibida en su ignorancia cruelmente todos los miércoles en el fallido quesque “Quién es quién en las mentiras” ahora criticó al Heraldo de México y a los medios por utilizar el término Ninis (jóvenes que ni estudian ni trabajan) y lo calificó de discriminatorio y neoliberal. ¿No será que es simplemente descriptivo?

A la “desmentidora oficial” no le explicaron que hay anglicismos que se adoptan por el uso, como implementar (que viene de implement). ¿Cómo querrá la señora Vilchis que le digamos a los millenials? ¿También esta definición generacional como baby boomers o Generación X son términos neoliberales?

O que hay acrónimos que por costumbre en el idioma inglés se utilizan para describir fenómenos sociales, como Dinky (Double incom no kids-Doble ingreso no niños) usado para referirse a las parejas que deciden no tener hijos y gozan de una vida de alto nivel.

Tampoco Vilchis se enteró que quien popularizó el término Nini fue el rector de la UNAM, José Narro Robles en 2010, quien entonces en un acto de denuncia dijo que era “una vergüenza” que en México hubiera millones de Ninis y exigió darles apoyo y destino.

En fin, lo que trata la 4T es quitar reflector a los temas realmente importantes como la inseguridad, el mal manejo de la pandemia, las reformas energética, de seguridad y electoral. Este gobierno es de puras fintas y faroles.

 

TEMAS RELACIONADOS
4T
INE
Guardando favorito...

Comentarios