Una reapertura bien pensada

Nelson Vargas

Vaya que los últimos cuatro meses han sido muy complicados para muchas industrias y sus trabajadores. Por eso es que después de esperar, de trabajar en un protocolo apropiado y de tener la aprobación de los gobiernos de los estados (CDMX, Edomex y Puebla), todo está listo para retornar a los gimnasios y a las albercas.

Esto, además de reactivar la economía de los empresarios y los trabajadores de este sector, es una noticia que alienta a aquellas personas que han hecho del ejercicio un estilo de vida y algo que les puede ayudar, incluso, a evitar contagios siempre y cuando, por supuesto, se cumpla con todo lo establecido para la operación de gimnasios y clubes.

Es una decisión bien pensada, en virtud de la problemática que hay en México por la situación. El retorno latente a estas actividades será en un marco estricto y muy profesional; el trabajo que se ha hecho en toda la industria con los protocolos para el regreso es en busca de dar todas las garantías. Durante 3 meses, se ha preparado el camino para que todos los empleados de estos lugares tengan  lo necesario para sentirse seguros, igual los usuarios.

Que la gente tenga la certeza de que aunque se ha tardado y se ha cuestionado el regresar a las actividades en las albercas y escuelas de natación,  estos lugares son en los que menos contagios existen a nivel global.

Esto no tiene que polarizar a la sociedad, así se marcaron los tiempos y estos gimnasios, escuelas y clubes son, además, fuente de ingreso para miles y miles de familias, Por eso el reto que se han puesto los empresarios de este rubro es generar espacios que brinden confianza, con una capacidad que no se debe rebasar, y las acciones correspondientes para la desinfección constante de las áreas. 

Estamos viviendo algo inédito en el mundo y debemos adaptarnos a esta nueva normalidad. Mientras no llegue la vacuna tenemos que ser cuidadosos, pero también entender que hay industrias que necesitan activarse para no morir. Por eso se deben tener todas las medidas de protección.

El empresario tiene claro que debe cuidar a su gente (trabajadores) y a sus clientes, ya que si no se encargan de ello, será difícil salir adelante ante esta enfermedad que se ha llevado a miles y que necesita lo mejor de todos como sociedad para ir hacia adelante.
 

Profesor

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios