Suscríbete

La vacuna contra el Covid-19 y el sentido común

Nelson Vargas

Si hay algo que esta pandemia nos debe de dejar de gran aprendizaje, además de siempre mantener los protocolos de sanidad, es el de utilizar “el sentido común”, algo que no hacemos muy a menudo y que ahora ha resultado indispensable en muchas de las cuestiones que tienen que ver con la vida en la era del Covid-19.

El tema de los últimos días, es el de las vacunas contra el coronavirus, los planes para aplicarlas en nuestro país y, claro, la posibilidad de que los gobiernos de los estados y la iniciativa privada adquieran dosis, siempre y cuando cumplan con los requisitos que el Ejecutivo Federal tiene impuestos.

Por ahora, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) solamente ha autorizado el uso de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca, y en el plan de inmunización se continúa aplicando en la primera línea de batalla, la del servicio médico. Ojalá que los representantes de los diferentes estados, como Nuevo León y Colima, que se han pronunciado por buscar adquirir sus vacunas, tengan en cuenta los lineamientos que los mismos laboratorios han impuesto a nivel mundial y que no se lleven un golpe que pudiera perjudicar más que ayudar.

Y es en este punto, en el que se requiere que todos los involucrados pongan de su parte y se aplique “el sentido común”. No es momento de politizar ni convertir esta necesidad de todos los mexicanos (y del mundo entero, claro) de tener acceso a esta vacunación, en un nuevo frente de batalla. Hay que recordar que hasta el momento sólo se permite la compra de vacunas para los gobiernos federales, y eso es en lo que tendrán que trabajar en conjunto para evitar perder todavía más tiempo del que de por sí tenemos poco.

Es claro que ante las elecciones que vienen en junio se han abierto varios de estos choques y por muchos temas de la vida nacional. Pero cuando se trata de la lucha contra esta pandemia, no hay mejor manera de buscar la solución con la sensatez, y de todas las partes. El “sentido común” nos dicta que lo mejor sería que autoridades de todos los niveles e iniciativa privada se unieran (sin buscar cada uno solamente por su beneficio) para ayudar a acelerar este proceso que a todos nos conviene, primero para ponerle fin a esta pesadilla y después para reactivar al país, que tanto hace falta.
 

Profesor.
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios