La natación demostró que el trabajo en equipo funciona

Nelson Vargas

Mañana y el domingo comienzan asalir los nadadores que van al Mundialde Budapest, para el que recaudaron recursos gracias a padres de familia

Espectacular esfuerzo de la comunidad acuática para salir adelante en todos los compromisos a nivel internacional que se han planteado para terminar el ciclo deportivo de este 2022. Han sido semanas de gran unión y una lucha constante para poder obtener los recursos necesarios en busca de que los muchachos que lograron su clasificación a diferentes eventos puedan viajar.

Después del desconocimiento de la Federación Mexicana de Natación y su Consejo Directivo, por parte de la FINA, como ustedes saben este mismo organismo autorizó una Comisión Estabilizadora para formar las selecciones nacionales  para todos las competencias que están en el calendario.

Este sábado y domingo empiezan a salir los nadadores que van a Budapest al Campeonato Mundial, y que antes tendrán un fogueo espectacular en el Mare Nostrum. Después, tendrán un campamento en Barcelona y todo esto ha sido gracias al apoyo de la FINA, con recursos que son exclusivos para el Campeonato Mundial, como vuelo, hospedaje y participación, pero también gracias al trabajo de padres de familia y mucha gente que lograron obtener cerca de 400 mil pesos para cubrir el costo de todo este viaje. No queda más que agradecer a todos los que intervinieron.

Pero ahí no terminó la cosa, en la víspera del Campeonato Mundial Junior que se llevará a cabo en Lima, Perú, de nueva cuenta los padres de familia, la comunidad acuática y hasta los propios nadadores están trabajando, haciendo rifas, recolectando dinero para ir a este evento al que clasificaron en el Selectivo Único que se realizó en Cancún.

Además, la participación de México en los Campeonatos Centroamericanos y del Caribe, que serán a mediados de junio en Barbados, representa otro reto, un esfuerzo monumental que hay que aplaudirles a los padres de familia y a algunos institutos del deporte de estados a los que pertenecen algunos de estos nadadores. Para que hagan cuentas, sólo la participación por nadador cuesta 45 mil pesos. Si le sumamos el viaje y todo lo que implica, en total será un gasto de tres millones de pesos. 

Pero tal es el interés de la comunidad acuática y de las familias, que a pesar de la nula participación de las autoridades deportivas del país, están saliendo adelante. Es una muestra fehaciente de que cuando la gente trabaja por un bien común todo sale bien. Esta columna va dedicada a esa gente que ha hecho posible que se realicen estos viajes para muchos de nuestros atletas. 

Enhorabuena familia acuática, enhorabuena comunidad acuática... 

Cada vez estoy más convencido de que, si se hacen cuatro federaciones avaladas por la FINA, para natación, clavados, natación artística y polo acuático, sería maravilloso y demostrarían el valor real de cada una de las comunidades y disciplinas que tienen mucho futuro y mucho por dar a nuestro país.

Hoy por hoy, la natación ha levantado la mano y ha demostrado que sí se puede; ojalá que más adelante lo logren los demás deportes acuáticos para que tengan toda la fuerza que necesitan.

[email protected]

Comentarios