La historia de Teté, un ejemplo a seguir

Nelson Vargas

Está en una etapa de su vida en la que debe tomar una de esas grandes decisiones. Por tal motivo, podría retirarse de la natación para iniciar un doctorado

Tanto en el deporte como en la vida, siempre será muy complicado la toma de aquellas decisiones que pueden cambiar radicalmente tu mundo. Sin embargo, cuando se trata de un atleta que siempre se ha regido por el trabajo y la disciplina, las cosas pueden llegar a bien sin importar el camino que se tome.

Hoy quiero hablarles de un caso particular. Se trata de Esther González, mejor conocida como Teté. Una persona educada, dedicada, y que desde que nació está nadando lo que la ha llevado a participar en Juegos centroamericano, Panamericanos, Mundiales de Natación, campeonatos de los NCAA, entre otras grandes competencias. Es originaria de Torreón, y ella y su hermano nadan para la universidad de Texas A&M, además de ser seleccionada nacional, desde hace tiempo.

Quiero hablar de ella porque desde hace años, he tenido el gusto de tratarla, más cercanamente desde Barranquilla 2018 y Lima 2019. Ahora, he sabido que está en una etapa de su vida en la que debe tomar una de esas grandes decisiones. Por tal motivo, podría retirarse de la natación para iniciar un doctorado en rehabilitación y terapia física en la Universidad de Mary Hardin-Baylor en Belton,Texas. Ambas cosas, la natación y ayudar a la gente a rehabilitarse, son sus más grandes sueños.

ENTÉRATEJugadora del América ficha con equipo italiano

Está indecisa y la razón  es que esta gran oportunidad la ha conseguido con enorme entusiasmo, dedicación y buenas calificaciones en la escuela, pero para tomarla tendría que dejar las albercas, justo al final del ciclo olímpico a Tokio 2020.

Teté es una de los 18 nadadores mexicanos con marca B, que buscan ir a los Olímpicos. Sin embargo, al no haber un proyecto claro en nuestro país para que trabajen con miras a lograr ese sueño deportivo, parece inclinarse por el doctorado, lo cual también llena de orgullo a todos quienes le conocen. Ella ya sabe lo que es que la federación no apoye a los nadadores con marca B, le pasó rumbo a Río 2016, quizá por ello, la siento desilusionada y cree que no vale la pena seguir adelante. Que quede claro, esa es mi percepción ante el poco apoyo que hay para estos muchachos.

Sé que la decisión que tome será la mejor para su vida, sé que si decide no seguir en la natación será porque su otro sueño la llevará a grandes cosas, que ayudará a mucha gente y será una campeona en la rehabilitación como lo fue en las albercas. Ojalá hubiera tenido más apoyo de las autoridades de su deporte, aunque también ha demostrado que no lo necesita para ser una gran mexicana.

[email protected]

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios