Suscríbete

En entrega de apoyos, deben analizar quién lo merece

Nelson Vargas

Seguramente, el Presidente pidió el padrón de la gente que estaba en el Fodepar y le dieron un lista de 900 personas, pero no hicieron el trabajo de depurar

Cuál sería mi sorpresa después de leer unas declaraciones del Presidente de la República en las que informó que el próximo 20 de noviembre hará entrega de un apoyo económico a 900 deportistas (y entrenadores), además —claro— de los reconocimientos a los ganadores del Premio Nacional de Deportes 2020.

“Se les va a entregar para todo un año el apoyo directo por adelantado, para que no haya intermediación”, explicó el Primer Mandatario, quien agregó que será algo similar a lo que realizaron con los “premios” para quienes asistieron a los Juegos Panamericanos Lima 2019. 

Y ahí es en donde se generan algunas preguntas y cosas a resaltar. Seguramente, estos deportistas (y entrenadores) están en el padrón de Fodepar, y unos 100 o 150 de ellos se preparan en busca de estar en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. La intención puede ser positiva, pero hay un tema delicado, ya que en aquella ocasión de los premios por los Panamericanos, ese beneficio fue recibido por gente que no dio resultados o que no debía tenerlo.

No hubo un verdadero análisis para saber quién merecía dicho estímulo y quién no. De cara a esa ceremonia y entrega de dinero del próximo 20 de noviembre, otra vez no se ve un análisis para determinar a quién y cuánto debe ser el apoyo del Gobierno. Seguramente, el Presidente pidió el padrón de la gente que estaba en el Fodepar y le dieron un lista de 900, pero no hicieron el trabajo de depurar y hacer una verdadera proyección.

No pueden darle lo mismo a un atleta juvenil que a uno que está muy cerca de conseguir el boleto a Olímpicos. Insisto, se escucha bien la entrega de 900 estímulos, pero puede confundir mucho a la comunidad deportiva, y esperemos, sobre todo, que —cuando reciban el dinero— lo administren bien y vaya directo a lo que necesitan para su preparación, que es el objetivo principal de que se les dé directamente. Son varias cosas a tomar en cuenta en casos como este, cuando la cabeza del deporte de nuestro país no planea. Ahora tendrían esas mismas autoridades del deporte que estar al pendiente y no desentenderse.

Seguramente, algunos muchachos en la natación tendrán acceso a este estímulo y recuperen algo de lo que han invertido para preparase e ir al campeonato de Río de Janeiro en los próximos días. Hay que recordar que, desde mayo, en natación se presentó un plan de trabajo en busca de ir a Olímpicos, pagado con sus recursos. Es preocupante que, cuando uno quiere apoyo, no existe la respuesta y ahora se habla de 900 atletas que recibirán dinero, pero sin un análisis claro de quién lo merece y cómo repartirlo.

Ojalá se den cuenta quienes hacen posible que esos recursos lleguen a los atletas que deben depurar bien la lista de quiénes recibirán esos apoyos, ya que mientras no haya reglas claras para repartir estímulos, se puede generar mucha confusión en los deportistas mexicanos.

[email protected]

Comentarios