El peligroso desastre organizacional

Nelson Vargas

La planeación de la vida nacional siempre debe estar basada en los tiempos y el recurso que tendrás para desarrollar cualquier actividad que tengas programada durante todo el año.

Ahora que se va a discutir el presupuesto para 2022, ojalá que tengan claro las instituciones públicas y privadas que no se tendrá éxito en ninguno de sus objetivos trazados si no se tiene una verdadera planeación de lo que se quiere hacer para el periodo en cuestión. En el deporte de alto rendimiento, por ejemplo, es mucho más fácil planear para las actividades que se van a realizar con base en un ciclo olímpico; solamente, claro, es cuestión de que los dirigentes quieran hacer su trabajo.

En este sentido, debes planificar todos los campamentos, eventos, certificaciones, exámenes que se tienen que cumplir y a los que se quiere asistir entre unos olímpicos y otros, planificar la preparación de los deportistas que pueden participar en los Juegos y toda la estrategia que se requiere para tener éxito.

No puedes andar por la vida gastando recursos que no tienes y organizando actividades/torneos que te las sacas de la manga, es decir, de un día para otro. Un buen resultado de cualquier actividad en la vida viene con la planeación. Por eso me da coraje que en el deporte mexicano las cosas que se hacen son como van saliendo, no hay estrategia. Por ejemplo, en la empresa que dirijo —y que tiene que ver con deporte— tenemos un calendario con las actividades que tendremos el próximo año con todos los detalles; asimismo planificas cómo vas a gastar lo que crees que vas a recibir durante todo el año, hay planes en relación a la operación.

Es terrible que no se entienda que la clave del progreso es solamente eso: la planificación. Evitar sacarse actividades de la nada sin estar bien definidas con anticipación. El éxito de cualquier administración se basa en la realización de esa estrategia para llegar a lo que se quiere llegar. En el caso del deporte se necesita coordinación entre los organismos encargados de su desarrollo. Todas esas instituciones que tienen que ver con el desarrollo y seguimiento de los atletas deben de estar perfectamente conectadas en la misma sintonía para evitar que se imponga la falta de capacidad. En México tenemos el Sistema Nacional de Cultura Física y Deporte con el que se tendría que estar planeando lo que se necesita año con año, pero si no estamos claros en planear adecuadamente vamos directamente al fracaso.

Y no solamente pasa en el deporte. Desafortunadamente en muchas otras actividades de la vida nacional podemos observar esta falta de planeación y del uso adecuado de los recursos. Me da mucha tristeza en mi México se desarrolla la vida con tanta escasez, falta de planeación y sin tener bien claro el rumbo de lo que harán para hacer frente a los retos del año por venir. Por supuesto que no se puede generalizar, pero desafortunadamente son los más los que dejan todo para la “mera hora”.

Aún cuando tengamos problemas de suspensión de actividades si es que continúan las restricciones por la pandemia, no se puede dejar para después el trabajar con las estrategias que deben seguir cualquier institución pública o privada para poder salir adelante y obtener el desarrollo que busca. Dejar de sufrir por la falta de capacidad en la administración es el camino que debemos seguir, aprovechar el talento de la gente que trabaja tanto en el sector público como privado. Buscar el éxito como debe ser, con una buena planeación para enfrentar los retos que vienen. 

Profesor

Comentarios