Callejas toma relevo de tropelías de Todorov

Nelson Vargas

Siguen las arbitrariedades en el accionar de la Federación Mexicana de Natación. Estas las hace ahora el cómplice de Kiril Todorov, David Callejas

Siguen las arbitrariedades en el accionar de la Federación Mexicana de Natación. Estas las hace ahora el cómplice de Kiril Todorov, David Callejas. Resulta que en los próximos días, 28 nadadores mexicanos asistirán a los Juegos Panamericanos Junior, en Cali, Colombia, y a un cuarto de estos deportistas no se les brinda la oportunidad de contar con la compañía de un elemento que pueda potenciar su actuación.

Varios de estos nadadores trabajan en Estados Unidos y, en este sentido, lo ideal sería que el entrenador Jay Holmes, quien los conoce muy bien y ha estado con ellos, asistiera a Cali tal y como lo hizo en los pasados Juegos Centroamericanos Barranquilla 2018, pero quienes ahora manejan a la natación, o toman estas decisiones, han determinado que no vayan extranjeros. La pregunta es ¿cómo es posible que, si hay nadadores mexicanos dentro de esta selección  que trabajan con entrenadores de otro país, por qué no llevarlos, cuando pueden apoyar para tener un buen resultado?

Siguen siendo decisiones y posturas que no se entienden y que pareciera que se toman dejando las necesidades de los deportistas en último plano. Claro que esto no nos sorprende, ya que así ha sido desde hace tiempo, pero no por eso los atletas deben acostumbrarse. Ahora resulta que gente pegada a Callejas decide quiénes deben ir y de ninguna manera quieren llevar a personas que entrenan a los muchachos fuera del país. Holmes estuvo en los Centroamericanos e hizo un magnífico trabajo... Y gratis, pero ahora —extrañamente— no lo quieren.

Puedes leer: "Las nuevas joyas del futbol mexicano, a tomar en cuenta por Gerardo Martino"

Tan sólo hay que recordarles que en 2018, en Barranquilla, apoyó de manera extraordinaria a la selección y ahora que tiene tres nadadores mexicanos en Texas A&M, de los que irán a los Panamericanos Junior, no lo toman en cuenta. A él no le importa, no es una cuestión de que vaya a cobrar o de que quiera asistir a un evento. Se trata de una decisión que  preocupa a sus nadadores, para quienes sería motivante y de mucho apoyo que tengan a un lado a la persona con la que trabajan día con día,  y se supone que deberían saber quienes han tomado esta decisión, porque son expertos en este deporte.

Esto, sin duda, que lo debe saber la Federación Internacional de Natación, ya que no es posible seguir con este cúmulo de arbitrariedades que lo único que hacen es perjudicar a la natación mexicana, a los nadadores, que ya de por sí tienen que luchar con bastantes cosas que pasan con la federación, como para que estos personajes no consideren  apoyarlos con la presencia de su entrenador. En fin, a pesar de tanto que se sabe ya de estos malos manejos, parece que nadie hace ni hará nada y eso solamente va en detrimento de quienes dan la cara por México en las albercas del mundo.

[email protected]

 

 

Comentarios