Se encuentra usted aquí

¿Qué se usaba antes del papel de baño?

En México antes de la Conquista se limpiaban con mazorcas desgranadas u hojas de maíz. Luego con periódico o libros baratos. Hoy, en países asiáticos existe otro método que incluso sustituye a este rollo blanco en pro del medio ambiente
Papel de baño
11/01/2020
00:10
-A +A

Texto: David Pineda Villalpando
Diseño web:
Miguel Ángel Garnica

El papel higiénico tal como lo conocemos hoy tiene su registro en México hasta mediados del siglo XIX. Su comercialización se consideró un lujo y las personas con menos recursos optaban por utilizar el papel de periódicos y revistas. Antes de la conquista algunas culturas indígenas se limpiaban con mazorcas sin granos.
 


Los mayas fueron los primeros creadores del papel hecho con corteza de árbol, aunque este nunca se utilizó para la limpieza, sino para escritos. Los aztecas mejoraron la técnica con corteza de la planta de la uva que utilizaban para dar culto, así se muestra en un documento del American Paper Institute, How Paper Is Made.

“Los mexicas (aztecas) tenían una gran conciencia de la higiene, el conquistador Andrés de Tapia narra que Moctezuma se bañaba dos veces al día y en el Códice Florentino hay referencias de plantas que se utilizaban como jabón”, dijo en entrevista para este diario Veka Duncan, historiadora del arte.

Duncan comenta que en algunas culturas indígenas, ubicadas en lo que ahora es Estados Unidos, se sabe que se limpiaban con hojas de maíz y que esta pudo haber sido también una costumbre en algunas zonas de Mesoamérica.

mazorca_7_0.jpeg
Las mazorcas de maíz seco eran utilizadas por indígenas de culturas de Mesoamérica para limpiarse después de hacer sus necesidades fisiológicas. FOTO: Fernando Villalpando Luna/Cortesía.

Llegada la Conquista, los indoamericanos no tuvieron una buena imagen de los españoles. Para ser más concretos, el olor que desprendían era insoportable. Los mexicas que conservaban una buena limpieza, como ejemplo el tlatoani Moctezuma, sorprendieron a los europeos con sus costumbres de higiene personal. Sin embargo, los conquistadores impusieron sus malos hábitos, así lo menciona Josué Sánchez en su obra Los europeos ante una estética olfativa indoamericana.

Durante la época de la colonia, España importó diferentes tipos de papeles a la Nueva España, entre ellos el impreso, el sellado y para forrar el tabaco, así se lee en libro de La historia del papel en México.

Los conquistadores acostumbraban limpiarse con cualquier tipo de papel “a veces se usaban las hojas de libros baratos o periódicos y diversos impresos como papel higiénico”, narra la historiadora Veka.
                                                                                                                

papelsanitario2.jpg
En algunos baños se acostumbraba colgar de un clavo periódicos, papeles o revistas para que las personas los tomarán y así pudieran limpiarse, similar a lo que se muestra en la imagen. Archivo EL UNIVERSAL.

Esta costumbre se mantuvo mucho tiempo en tierras coloniales. Para 1857, el estadounidense Joseph Gayetty inventó el “papel medicinal” y los hermanos Scott lo presentaron en rollo, de hecho esta marca aún existe. Así empezó su comercialización y expansión a nivel mundial y México no fue la excepción, según el artículo La historia del papel higiénico que se puede leer en el sitio web de una marca comercial de papel de baño cuyo logo es un oso café.

principal_2_1.jpg
La marca Scott actualmente continua vendiendo diferentes tipos de papel, desde clínex hasta servitoallas. Archivo EL UNIVERSAL.

Duncan menciona que el papel higiénico, como tal, fue introducido al mercado hasta mediados del siglo XIX y al principio fue comercializado como un producto medicinal que no tuvo mucho éxito. Con el tiempo se comenzó a considerar un artículo de lujo, por lo que la gente de menos recursos seguía recurriendo al periódico y las revistas, que era la práctica más común.

anuncio-papel-higienico.jpg
 La marca A.P.W. Satin Tissue, era muy común en los años 50. Ésta se autoconsideraba un artículo de lujo. Hemeroteca de EL UNIVERSAL.

La historiadora en arte comenta que existían algunas revistas que tenían un agujero en la parte superior para que se pudieran colgar de un clavo en baño dándole así un doble uso.

En una entrevista a esta casa editorial, el señor Jesús Fonseca, fotógrafo decano de 92 años, recuerda que cuando era joven en algunos poblados cercanos al Valle de México, mucha gente acostumbraba a irse a los sembradíos o a los árboles hacer del baño al estilo de “aguilita” y la limpieza se hacía con las hojas de las plantas que se encontraban cerca.

En la ciudad también era bien visto que los capitalinos se limpiaran con el famoso cucurucho hecho de papel periódico que se daba en los mercados a los compradores de arroz o frijol, lenteja u otras semillas.

2019_2.jpg
Gerardo del mercado Obregón, daba cucuruchos en vez de bolsa en pleno 2019, antes que se emitiera la Ley en contra de la utilización de la bolsa. Crédito: Ruth Gómez/Cortesía.

El señor Fonseca recuerda que esta costumbre disminuyó para los años 50, ya que las personas preferían el papel higiénico de reciente aparición. Pero en algunos sanitarios públicos de la capital seguían con la costumbre de dar a los clientes periódicos y revistas.

Para 1983, el entonces presidente Miguel de la Madrid implementó una ley para que los baños públicos, hoteles y restaurantes tuvieran papel higiénico.

“El cambio de periódico a papel de baño no fue bien recibido por la costumbre que había antes; sin embargo, por la pureza, la suavidad y la consistencia las personas no tuvieron otra opción que evolucionar”, así comenta la médica especialista gastroenteróloga del Hospital Juárez de México, Yoali Maribel Velazco Santiago.

En El libro de las cochinadas de la editorial ADB publicado en el 2005, Juan Tona y Julieta Fierro escriben en tres párrafos información muy importante sobre el papel higiénico:

“El papel de baño está diseñado para ser un poco rasposo, a la vez que suave, para poder retirar la caca que se haya quedado en la región del ano... Si no se limpia, además de oler mal, manchará los calzones y nos producirá comezón. La razón, es que la caca es ácida e irrita la piel”.

En el libro también se lee que “el papel se desbarata cuando se arroja al escusado. A diferencia de otros papeles […] si arrojas el papel de este o alguna revista, se tapará; en cambio el papel de baño, está hecho especialmente para que se pueda tirar dentro de la taza”.

papelhigienico3.jpeg
Actualmente en el mercado hay rollos de papel con diferentes texturas y hasta olores. Un estudio de la Profeco  de 2019 afirma que existen los de dos, tres y hasta cuatro hojas. FOTO: David Pineda Villalpando/Cortesía.

O que “hay personas que no saben y avientan los papeles usados al piso o al bote, lo cual, además de ser desagradable a la vista, huele mucho y puede generar enfermedades si llega a nuestro organismo o se pisa […]”.

banos4.jpg
Aún es muy común la costumbre de colocar un bote, al lado de la taza de baño, para arrojar los papeles; sin embargo, algunos especialistas lo consideran antihigiénico. Archivo EL UNIVERSAL.

Un estudio de los rollos de papel de diferentes empresas realizado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) entre el 16 de julio y el nueve de agosto del año pasado, demostró que en México hay 14 marcas registradas de la cuales manejan tres tipos de papel: de doble hoja, tres y hasta por cuadrito. En estas líneas existen unos que después de utilizarse se pueden tirar a la taza por su rápida desintegración.

Hay papel higiénico que en promedio tarda entre uno y 16 minutos en desintegrarse. En la línea de hojas dobles (que son los más comunes y más comprados por consumidores), entre las marcas más recomendables para arrojar a la taza se encuentran: Golden Hills, Premium (61 segundos), Great Value Premium (64), Level Premium (65) y Regio (69). Y los que más tardan son: Elite Gold (16.1 minutos), y Elite Softmax (6.1), según el estudio publicado en el sitio de la Profeco.

La Profeco también informa en otro estudio de junio del 2016 que el consumo promedio de papel higiénico anual por mexicano ronda los 4 mil 708.5 cuadritos, es decir, 424 metros de papel higiénico al año por persona –casi cinco campos de fútbol soccer-, cada cuadrito mide aproximadamente 9 cm.
A pesar que se utilizaron muchos papeles, otros materiales como hojas de árbol y mazorcas sin granos, “si se hacía una buena técnica de limpieza (de adelante para atrás) sin dejar rastro de suciedad, no existía una posibilidad de pescar una infección”, afirma la gastroenteróloga Yoali Velazco.

La médica informa a este diario que incluso hay culturas en las que para la limpieza anal después de ir al baño utilizan directamente la mano, pero si estas personas se limpian muy bien quitando la suciedad que pueda generar una enfermedad, entonces es válido y no considera que haya problema.

foto_lavabo.1.jpg
Hoy el papel higiénico es un producto común que puede encontrarse en los baños de los hogares mexicanos. FOTO: Eleazar Villalpando Alegre/Cortesía.

La médica Yoali recomienda que aparte de una buena limpieza, para ayudar al medio ambiente es recomendable que hombres y mujeres utilicen únicamente cuatro cuadritos, con lo cual es suficiente para tener una adecuada higiene y ahorro.

La especialista en gastroenterología también cree que en México se debe evolucionar y dejar atrás el papel de baño, menciona que en países asiáticos ya existen retretes, llamados washlet los cuales se han vuelto populares porque ya no es necesario utilizar papel de baño.

Esta letrina tiene un método diferente para que las personas puedan limpiarse mediante un mecanismo que lanza agua a la zona íntima y después la seca.

 

La especialista del Hospital Juarez de México afirma que este método es mucho más saludable, práctico y ahorrativo que el rollo de papel convencional y considera que en México se debe utilizar pues sería un gran avance sobre todo para el cuidado del medio ambiente.

La imagen principal es un baño de vapor capitalino de los años 90 donde se observan rollos de papel higiénico. La fotografía comparativa en blanco y negro es una recreación de Fernando Villalpando, a quien agradecemos, para hacer un símil del uso de la mazorca en antaño para limpiarse y la actual tomada por David Villalpando que representa el uso de papel higiénico.

Fuentes:
Entrevista a Veka Duncan, historiadora del arte.
Entrevista a Jesús Fonseca, fotógrafo decano de 92 años.
Entrevista a médica Yoali Maribel Velazco Santiago especialista gastroenteróloga del Hospital Juárez de México.
Archivo EL UNIVERSAL.
Documento del American Paper Institute, “How Paper Is Made”, 1976.
Ensayo de Josué Sánchez, Los europeos ante una estética olfativa indoamericana.
Artículo de un sitio web, La historia del papel higiénico, de la marca Chramin.
Ley de Salud para el Distrito Federal, Miguel de la Madrid Hurtado, 1983.
El libro de las cochinadas, editorial ADB publicado, 2005, Tona, Juan y Fierro, Julieta, pag.73.
Revista del Consumidor, papel higiénico, Julio-agosto 2019, junio 2016, Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).
Video sacado de Youtube, Washlet funtionality, TOTO USA.