Se encuentra usted aquí

Los primeros usuarios del Metro

Usar el Metro se ha vuelto una práctica cotidiana, pero esto no era así hace 50 años. Cuando se estrenó hubo quienes tenían miedo de entrar al desnivel por temor a que se les cayera encima o quienes pensaron en pedir la parada desde adentro del vagón. Aquí algunos recuerdos
Los primeros usuarios del metro
05/09/2019
00:00
-A +A

Texto: Gabriel Sánchez Pozos
Diseño web:
Miguel Ángel Garnica
 

¿Cuándo fue la última vez que estrenaste algo? Si puedes recordar la sensación, seguramente fue la misma que tuvieron las primeras personas que abordaron hace 50 años ese transporte del que ahora hay quejas, maldiciones, pero también muchos recuerdos.

El 4 de septiembre de 1969, EL UNIVERSAL anunciaba en sus páginas que alrededor de las de las nueve de la mañana de ese mismo día, Canal 2 haría una transmisión a color sobre la inauguración de la línea 1 del Metro a cargo del entonces presidente de la República Gustavo Díaz Ordaz.

Sin embargo, los vagones ya habían sido estrenados. Con 15 años Julio Medina Monterrubio subió al Metro junto a sus cuatro hermanos y sus dos padres un par de días antes de la inauguración; lo hizo sin miedo, con la alegría y entusiasmo que un adolescente tiene por vivir nuevas experiencias.

foto_1_28.jpg
En junio de 1969 personas de todas las clases sociales asistieron del Sistema de Transporte Colectivo donde se explicó cómo funcionaría el Metro. Archivo de EL UNIVERSAL.

El recorrido que en ese entonces hizo fue redondo: de una terminal a otra y sin hacer parada en alguna estación. En aquel año, la Línea 1, sólo corría de Zaragoza a Chapultepec, el trayecto que ahora se puede hacer desde Observatorio a Pantitlán se dio muchos años después.

“Algunas personas reflejaban en sus rostros el miedo, pero era más la emoción” refiere Julio, quien también explica que recibió instrucciones de cómo usar el Metro tanto afuera en la estación, como en el mismo vagón pues personas vestidas de traje azul y pantalón gris acompañaron a los usuarios para indicar la estación por la que pasaban.

foto_2_24.jpg
Un guardia de seguridad del Metro indica a los usuarios que no rebasen la línea amarilla del andén, poco después de la apertura en 1969. Archivo de EL UNIVERSAL.

La invitación para hacer ese viaje se les hizo a las personas que estuvieran cerca de alguna estación de la Línea; la familia de Julio obtuvo la suya por medio de su padre que trabajaba en el Museo Nacional de Antropología.

A pesar de considerar la experiencia como “maravillosa”, Julio siente que al final sólo fueron “conejillos de indias”, pues lo que se trató de hacer fue probar antes que el presidente las instalaciones para comprobar si eran seguras.

Oficialmente, el 4 de septiembre se reconoce como el día en que la Línea 1 del Metro se inauguró; pero fue el 5 cuando las personas pudieron abordar los primeros vagones de forma común a las 6 de la mañana, con el anuncio de hacer el recorrido en sólo 22 minutos, pues el tiempo reglamentario en que debía parar por estación era de 17 segundos. Un milagro para nuestros días.

foto_3_27.jpg
Un grupo de pasajeros del Metro, primeros usuarios de la línea 1, de Merced a Chapultepec el 5 de septiembre de 1969. Archivo de EL UNIVERSAL.

En su nota principal del 5 de septiembre EL UNIVERSAL llevaba en la primera plana que el presidente Ordaz había entregado al país “la obra más extraordinaria de su administración” e hizo un recuento de la inauguración en la que el jefe del ejecutivo dio algunas palabras y develó en Insurgentes la placa alusiva y ahora extinta del suceso.

Después de hablar ante el público, Ordaz entró a las instalaciones del Metro alrededor de las 10 de la mañana y subió al convoy, cuyos vagones estaban adornados por una banda tricolor, para realizar el recorrido que en ese entonces era de estación Zaragoza a Chapultepec.

foto_4_27.jpg
El entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz condujo el Metro de la estación Candelaria a San Lázaro el 4 de septiembre de 1969.Archivo de EL UNIVERSAL.

En este primer viaje acompañaron a Díaz Ordaz funcionarios y periodistas que incluyeron al entonces director de EL UNIVERSAL Miguel Lanz Duret y a quienes el presidente les comentó que manejar un tren era “relativamente sencillo” y si un día había dificultad en el periódico en el que trabajaban, les podía encontrar “chamba” en el Metro, según se publicó en este diario.

foto_5_25.jpg
Gustavo Díaz Ordaz en el viaje inaugural en 1969; se aprecia la banda tricolor en los costados de los vagones. Archivo de EL UNIVERSAL.

Julio recuerda que para su familia usar el Metro no fue un problema porque estaban acostumbrados a viajar en tren. Aunque sí destaca que sorprendió la eficiencia, silencio y rapidez del nuevo transporte. Algo que muchas personas desearían sentir ahora.  

Probablemente ahora parezca común saber qué sitios de interés hay cerca de cada una de las 195 estaciones del Metro, pero en aquel entonces era algo muy nuevo y por ello dentro de las ediciones del periódico de los primeros días de uso de este transporte, se imprimía una plana con qué lugares se podían visitar al salir.

foto_6_23.jpg
Una plana de EL UNIVERSAL anunciaba qué significaba cada símbolo de estación y qué colonias y sitios de interés había en cada una de ellas.

Para el 6 de septiembre, el recuento en El Gran Diario de México indicaba que más de medio millón de personas usaron el Metro. Además, veinte mil boletos se repartieron por estación, aunque a las 10:30 de la mañana, Chapultepec ya no tenía. Las crónicas indican que niños y comerciantes predominaron desde entonces en los viajes más tempranos.

El costo del boleto era de un peso con veinte centavos, pero si comprabas más de 10 al mismo tiempo, el costo se reducía 20 centavos. Asimismo, podías adquirir tu entrada no sólo en taquilla si no “en una institución bancaria, sus 16 sucursales; además de otros 84 establecimientos ubicados en el exterior de la línea” refería EL UNIVERSAL.

foto_7_19.jpg
Uno de los primeros taquilleros del metro ataviado con su traje estilo francés en septiembre de 1969. Archivo/EL UNIVERSAL.

Othón Ramírez no pudo asistir al día de la inauguración, pero a los tres días del evento, entró a un vagón. En ese entonces, y con 26 años de edad, vivía cerca de la estación Zaragoza y recuerda que la construcción del Metro causó muchas molestias que luego se convirtió en curiosidad por viajar en él.

“Hacen las cosas para hoy, no para mañana” refiere Othón quien cree que los beneficios de algunas soluciones en movilidad nunca se piensan hacia el futuro. En ese momento, el Metro fue una gran opción para las personas que viajaban en transporte público. 

En las entrada de la estación Zaragoza, Othón recuerda que personal ataviado con su traje estilo francés indicaba por megáfonos a la gente que tuviera cuidado al entrar  y comenta que recuerda haber visto gente parada en las escaleras de la estación ante el temor de “entrar a la tierra” o que se cayera todo encima. Las instrucciones en el andén también se repetían.

foto_8_15.jpg
Oficiales de seguridad, conductores y taquilleros usaron la vestimenta basada en la seguridad francesa. Se utilizó hasta 1970. Crédito: Gabriel Sánchez Pozos/Cortesía.

A diferencia de Julio, el Metro para Othón y su familia sí fue algo nuevo y desconocido porque comenta que al subir al vagón con su mamá, ella buscaba en dónde pedir la bajada, (un hilo que iba de la puerta trasera a donde estaba el conductor y que hacía sonar una pequeña campana) como se hacía comúnmente en los camiones.

Tanto Othón como Julio consideran que antes se vivían mejores épocas en el Metro: la gente era más inocente y no había tanta delincuencia. Nadie se iba cuidando los bolsillos, ni tenía que ir viendo en todas direcciones.


La construcción de las otras líneas

La línea 1 como la conocemos en este 2019 fue inaugurada hasta el 22 de agosto de 1984 cuando el tramo de Zaragoza a Pantitlán se terminó. Antes, otras tres estaciones se unieron al trayecto: Juanacatlán, Tacubaya y Observatorio. Con ello, la línea tiene un acumulado de poco más de 18 kilómetros, de los cuales, 16 son de servicio y el resto de maniobras.

foto_9_12.jpg
Construcción de la línea 2 del metro, frente a la Catedral Metropolitana en 1969. Archivo de EL UNIVERSAL.

La siguiente línea en inaugurarse fue la 2 en septiembre de 1970; la famosa línea azul iba de Tasqueña a Pino Suarez en su inicio, después tuvo otros dos estrenos para quedar tal como la conocemos en agoto de 1984.

En noviembre de 1970 la línea 3 abrió por primera vez sus puertas con sólo siete estaciones: iba de Tlatelolco a Hospital General; después, hubo otros cinco estrenos para que en agosto de 1983 quedará lista con su actual recorrido y un total de 23 kilómetros.

Pasaron 11 años para que nuevas rutas del Metro se abrieran. La primera de ellas fue la línea 4 que se inauguró en agosto de 1981 con un trayecto de Martín Carrera a Candelaria. El tramo actual a Santa Anita se estrenó en mayo del siguiente año.

La línea 5 también se abrió en 1981, pero en diciembre. Su primer trayecto incluía siete estaciones, de Consulado a Pantitlán; sin embargo, hubo dos estrenos más hasta quedar completa en agosto de 1982.

Para 1983 se inauguró  la línea 6 con siete estaciones: de El Rosario a Instituto del Petróleo; su recorrido actual se completó hasta 1986 cuando el tramo de Instituto a Martín Carrera se abrió.

La línea 7 fue la siguiente en abrirse un 20 de diciembre de 1984 con sólo cuatro estaciones: de Tacuba a Auditorio. Hasta 1988 existieron cuatro nuevas aperturas hasta conseguir el trayecto con el que cuenta hoy.

La siguiente línea en construirse no fue la 8, sino la 9 en agosto de 1987, por si se creyó que el número indicaba el orden de construcción. El estreno fue con nueve estaciones, de Pantitlán a Centro Médico; el tramo hasta Tacubaya se abrió en agosto de 1988.

foto_10_8.jpg
Construcción de la Línea 9 del Metro que recorre Pantitlán hasta Tacubaya en mayo de 1986.

En agosto de 1991 la siguiente línea en abrirse fue la A y se entregó de forma completa, es decir, no se le añadieron estaciones. Para 1994 la línea 8 se estrenó y de la misma manera, su recorrido actual es el que tuvo desde un inicio.

El 15 de diciembre de 1999 la penúltima línea del sistema se inauguró y fue la B, pero el trayecto inicial fue de Aragón a Buenavista; el tramo de Ciudad Azteca a Nezahualcóyotl fue abierto 11 meses después.

Por último, el 30 de octubre de 2012 las últimas veinte estaciones del Metro se abrieron con la línea 12, la cual, se unió al selecto grupo junto con la A y la 8 que se han estrenado completas.

Según el portal del Metro, Pantitlán de la línea A es la estación más concurrida con un promedio diario de 132 mil personas de abril a junio de este año; en el mismo periodo, la de menor afluencia es Deportivo 18 de Marzo con sólo mil 921 usuarios al día.

La imagen principal muestra que el Metro abrió sus puertas para que sus próximos usuarios los conocieran en junio de 1969.

En el caso de las fotografías de nuestras comparativas, ambas fueron tomadas en la estación Insurgentes de la Línea 1: la primera, días después de la inauguración y la segunda en este 2019.

Fotos: Archivo EL UNIVERSAL
Hemeroteca Nacional
https://bit.ly/2JdJAQH
https://bit.ly/2knHBkZ
https://bit.ly/2luFCvv
Entrevistas: Othón Ramírez y Julio Medina Monterrubio

 

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA