La casa “Chata”, la más antigua de Tlalpan

Mochilazo en el tiempo

La Casa Chata se considera uno de los inmuebles más antiguos de Tlalpan por su construcción del siglo XVIII; se edificó como una casa de campo, después tuvo diversos usos, incluso se afirma que por un tiempo fue cuartel zapatista

principal_casa_chata_decada_1920_villasana_torres.jpg
Texto: Carlos Villasana y Ruth Gómez

Una de las edificaciones más antiguas de la alcaldía Tlalpan es conocida como “la Casa Chata”, cuya antigüedad es del siglo XVIII y fue concebida como casa de campo, según el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles del INAH sobre la Delegación Tlalpan de 1988.

El nombre de “Casa Chata” se debe a que su entrada está “ochavada” —también conocido como “chaflán” referente a un edificio “cortado” en la esquina, lo que facilitaba la entrada de carruajes— mientras que su portón perteneció al Colegio de San Pablo,  del siglo XVI. 

En el texto “Casa Chata. Ciudad de México”, de la arquitecta Maricela Velázquez Monroy, se explica que su portada —ornamento que adorna las puertas— es de cantera rosa de estilo barroco con un gran portón de madera y que originalmente pertenecía al Colegio de San Pablo, cuya adaptación fue “realizada con gran esmero”.

Según las investigaciones realizadas por el INAH, el inmueble ocupaba la manzana entera y tuvo diversos usos: “se cree albergaba la recaudación del Quinto Real, fue seminario protestante y por un tiempo cuartel zapatista”.

Compara el antes y el después deslizando la barra central (clic aquí para ver más grande)

La Casa Chata alrededor de la década de 1920; en uno de los periodos donde se encontraba abandonada. Fotos: Colección Villasana-Torres y Google Maps. Diseño web: Alejandro Sandoval.

Sobre la posibilidad de que por algún tiempo la Casa Chata hubiera sido parte del Comisariato de la Inquisición —debido a las similitudes arquitectónicas que tenía con el Palacio de la Inquisición en el Centro Histórico—, el cronista Manuel Valdespino comenta que no se cuenta con datos detallados sobre quienes habrían tenido el cargo de Inquisidor en esta zona.

También lee: ¿Cómo operaba la Inquisición en Nueva España?

Como mencionamos anteriormente, debido a la similitud que la Casa Chata tenía con la Casa Mayor del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, el diseño de ambos inmuebles se atribuyó al famoso arquitecto Pedro de Arrieta.

Para el también cronista Salvador Padilla Aguilar,  entre la Independencia y el siglo XIX poco se sabe de la historia de esta casa colonial, a excepción de cuando fue tomada por el ejército estadounidense el 17 de agosto de 1847 y posiblemente desocupada a inicios de 1848.

Padilla añade: “la Casa Chata es uno de los edificios que dan su carácter especial al antiguo pueblo de Tlalpan o San Agustín de las Cuevas, su nombre colonial. La casona es de un solo nivel, de manera que su conjunto tiene una armoniosa uniformidad, con marcos de cantería en puertas, ventanas y pretiles y muros de adobe o piedra volcánica”.

Ambos cronistas coinciden que la Casa Chata fue utilizada entre los años 1882 y 1896 como sede del Seminario de la Iglesia Anglicana que en sus primeros años en México comenzó poco a poco a hacerse de fieles. 

Por lo tanto, la Casa Chata se convirtió en un punto central para la apertura de otros templos anglicanos en poblaciones cercanas a la zona, como San Andrés Totoltepec, San Lorenzo Huipulco, San Pedro Mártir, San Ángel o Coyoacán, lugar que poco después se convertiría en uno de los de mayor relevancia para la iglesia anglicana. Entre 1895 y 1896 el Seminario suspendió sus actividades en Tlalpan y reabrió en un edificio propio en 1897 en Coyoacán.

anglicana_coyoacan_1904_manuel_valdespino.jpeg
Capilla Memorial “Margaret Whittaker McMurtrie” recién terminada en 1904. En la actualidad es llamada Iglesia Presbiteriana Reformada Getsemaní. Cortesía Manuel Valdespino.

Con la creación de la carretera México - Cuernavaca, sus jardines y huertas fueron sacrificadas y, por tiempos, el resto del inmueble tuvo periodos de abandono, lo que le ocasionó ciertos deterioros.

Fue hasta el 8 de septiembre de 1932 que se le declaró Monumento Nacional por tener valor histórico, artístico y arquitectónico y, hacia 1941, fue entregada a la Dirección de Monumentos Coloniales del INAH para su intervención y reconstrucción ya que estaba en ruinas.

ruinas_casa_chata.jpg
Vista de una sección interior en ruinas de la Casa Chata en el Centro de Tlalpan. INAH.

José Mendoza, antiguo vecino de Tlalpan, narró a Salvador Padilla que “ante la necesidad de expandir la calzada de Tlalpan desde la avenida San Fernando (entonces calles Vicente Guerrero) hasta el entronque con la recién inaugurada carretera federal a Cuernavaca, y ante reclamos de vecinos cuyas casas podían haberse puesto en riesgo de desaparecer, acudió el mismo presidente Cárdenas en 1940 a examinar de cerca la situación”.

Como la construcción de la carretera era inevitable se consideraron dos opciones: la primera la ampliación de la calle Matamoros y con ello se tendrían que derribar edificios antiguos, entre ellos la Casa Chata. La segunda fue expropiar partes de las huertas de varias fincas, que fue la elegida por el presidente.

En los años cincuenta fue acondicionada para ser sede del Museo de la Charrería, que estuvo ahí hasta inicios de la década de 1970 cuando el museo se mudó a sus actuales instalaciones en el Centro —en Isabel La Católica #108—. Padilla afirma que los tlalpeños consideraban que el museo tenía mucho “encanto”.

casa_chata_patio_y_fuente_villasana_torres.jpg
La Casa Chata contaba con dos patios, uno pequeño y uno central, en el que se encuentra una fuente. Colección Villasana - Torres.

A partir de 1972 y hasta la fecha, es el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, un organismo adscrito al Sistema de Centros Públicos de Investigación del CONACYT que tiene como oficinas las habitaciones reconstruidas de la casa.

casa_chata_1979_villasana_torres.jpg
Portón de la Casa Chata en 1979, ya siendo sede del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Colección Villasana - Torres.

La fotografía principal muestra una postal de los años de 1920, debido a la época de su construcción, se considera que la Casa Chata es uno de los inmuebles más antiguos de la alcaldía de Tlalpan. Colección Villasana - Torres.

Fuentes:
Salvador Padilla Aguilar, cronista.
Manuel Valdespino, cronista de Tlalpan.
“Casa Chata. Ciudad de México”. Autora: arquitecta Maricela Velázquez Monroy, 1996, INAH.
Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles del INAH sobre la Delegación de Tlalpan de 1988, INAH.
Memoria Histórica del Centenario 1904-2004. Coyoacán - Ciudad de México: Capilla Memorial Margaret Whittaker McMurtrie.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios