Se encuentra usted aquí

El plan de emergencia que surgió por el desbordamiento de un río

En el Plan DN-III-E participan el ejército, la marina y la fuerza aérea. Surgió en 1966 por el desbordamiento del Río Pánuco, desde entonces apoyan luego de desastres naturales y otras emergencias. Este año el peligro es invisible ante la pandemia del Covid-19
La fotografía es del 2012, se observa un recorrido por la colonia Solidaridad, en Puebla, donde el desbordamiento del Río Atoyac causó pérdidas materiales. Toneladas de escombro y artículos domésticos fueron retiradas por vecinos, maquinaria pesada y elementos del Ejército mexicano, estos últimos implementaron el plan DN3. Foto: Víctor Hugo Rojas / El Universal.
01/06/2020
00:00
-A +A

Texto: Yessica Torres

Rodeado de mar y por su ubicación geográfica es común que en el territorio nacional y en ciertas temporadas veamos desastres naturales como huracanes, fuertes inundaciones o desbordamientos de ríos, deslaves y a veces otros provocados por la mano del hombre como algunos incendios. Por eso fue necesario implementar un plan con ayuda del Ejército Mexicano para salvaguardar la vida de quienes estén en situación de riesgo.

El plan es una operación militar que ejecuta actividades de auxilio a la población civil afectada por cualquier tipo de afectación. En entrevista, el militar Cesar “N” menciona que desde su implementación hasta la fecha, el personal castrense participa en la búsqueda y rescate de personas, evacuación de comunidades en riesgo, administración de albergues, recomendaciones a la población, seguridad y vigilancia en las áreas afectadas. El plan debe modificarse de acuerdo a la situación.

simulacro147.jpg
Los integrantes del Plan DNIII son dentistas enfermeros, médicos y en realidad todas las profesiones. Se distinguen por el brazalete amarrillo que portan en el brazo del lado izquierdo. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

¿Cuándo se implementó por primera vez?

Por decreto del presidente Gustavo Díaz Ordaz, en 1965 se  creó el Plan Director de Defensa Nacional No. III, el objetivo de este era implementar planes estratégicos para minimizar las consecuencias que pusieran en riegos la seguridad nacional. Dicho plan de defensa cubría desde una guerra extranjera, hasta desastres naturales.  

Dentro del Plan Director número III, se desarrolló el Plan de Auxilio a la Población Civil conocido como Plan DN-III-E. La asignación de la letra “E” es porque se integra como anexo a la Tercera Edición del Plan Director de Defensa.  

La primera vez que se implementó el Plan fue en el año de 1966, cuando en octubre las costas mexicanas sufrieron el impacto del Huracán Inés, que descargó su furia con rachas de hasta 243 kilómetros por hora, el cual provocó el desbordamiento del Río Pánuco, afectando el sur de Tamaulipas y el norte de Veracruz. La rápida ejecución de las fuerzas armadas logró la recuperación de la zona de desastre. 

viviendas-reconstruccion-13-julio-1966.jpgayuda-militar-civil-18-junio-1966.jpgplan-auxilio-18-junio-1966.jpg
Recortes de 1966, año en el que surge el Plan DNIII. Archivo EL UNIVERSAL.

Compara el antes y después deslizando la barra central  (clic aquí para ver más grande)

En la imagen antigua se observa a un grupo de reclutas en 1966 durante celebraciones del Día del Ejército. Archivo EL UNIVERSAL. Diseño web: Miguel Ángel Garnica.

inundaciones-minatitlan.jpg
En las zonas de desastre en las que es muy difícil la entrada por tierra se hace uso de la fuerza área, se utilizan helicópteros para el traslado de  las personas que se encuentren atrapadas. En la imagen Minatitlán, Veracruz, septiembre de 2008. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

Cuando el Plan se implementó estaba a cargo el comandante de la 8a. Zona Militar Gral. Manuel Gómez Cueva, el comandante de la Ia. Zona Naval, vicealmirante Enrique Villegas y el capitán de Puerto José A. Ramón. Participaron todos los miembros del Ejército, se ayudaron de policías municipales, bomberos. Hubo disponibilidad en los hospitales, militares y del IMSS.

La Fuerza Aérea Mexicana a bordo de sus aviones, llevó a Tampico medicinas, víveres y ropa, la distribución de estos se hizo en brigadas que salían en camiones a las regiones más afectadas. También se ayudó a evacuar a las personas que aún se encontraban atrapadas en sus hogares, trasladándolas a los refugios temporales, en los que se les dio la atención médica necesaria y se les otorgaron insumos de primera necesidad.

Después de que la zona salió de una situación de riesgo se hizo la evaluación para saber  qué regiones eran propicias para comenzar la reconstrucción de viviendas.

De acuerdo a las páginas de este diario, el plan ya se había implementado meses antes del Huracán Inés, aquella ocasión fue en Durango, en el mes de agosto, cuando el bordo Garavitos se reventó.

El agua subió 1.70 metros, pero con la oportuna intervención del plan se logró evacuar a las personas de los pueblos para salvaguardar su vida. Meses antes también habían participado en la construcción de viviendas afectadas por derrumbes.

inundaciones-mexico-7-julio-1983.jpg
En julio de 1983 se registraron inundaciones en diversas partes de la República. El plan DNIII se implementó en ayuda de las poblaciones afectadas. Archivo EL UNIVERSAL.

El militar Cesar nos explica que la implementación del Plan en los últimos años se ha enfocado principalmente a los desastres naturales como son los incendios, huracanes y sismos. Él cumplirá 10 años en el ejército en el mes de septiembre y nos platica que su primera participación como integrante del Plan DN-III-E fue en el sismo del 2017.

"En todo momento tienes que estar alerta, nunca sabes cuándo la tierra se va a mover, en la Ciudad de México se vive con ese miedo, pero nosotros como Ejército estamos para auxiliar a las personas, tenemos un plan que debemos seguir para salvaguardar la vida, pero en el momento del hecho es un tanto complicado acatarlo y no por nosotros, sino por los afectados.

Sin duda ese sismo me ha marcado, porque emocionalmente y físicamente tenemos que ser muy fuertes. Las jornadas de labor son extremas y en un contexto en el que se escucha el ruido de las ambulancias, los perros aullando, personas desesperadas buscando a sus familiares, la situación requiere aún más esfuerzo."

El Plan también se implementó luego del sismo de 1985, así como en la epidemia de influenza de 2009.

inundacion_puebla-atoyac.jpg
En la imagen el Ejército en auxilio de la población de Puebla luego del desbordamiento del río Atoyac en 2012. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

"En una ocasión cuando levantaba escombros, una mujer se me arrodilló y con lágrimas en los ojos me suplicó que buscara a su hijo, en ese momento no pude hacer nada porque mi función era otra, pero la auxilié para que se dirigiera con las personas que llevaban el registro de los desaparecidos. Nunca supe si encontró o no a su hijo, pero reafirmé mi vocación como militar y hasta la fecha me siento orgulloso de pertenecer al Plan DN-III-E."

mapa-huracan-mitch-1998.jpg
El ciclón Mitch fue de los más poderosos y mortales de la era moderna. Infografía de EL UNIVERSAL, 1998.

El Plan también ha sido fundamental en catástrofes provocadas por huracanes como “Gilberto” en 1988, uno de los ciclones tropicales más devastadores que se vivieron en el Océano Atlántico durante el siglo XX; o bien, “Paulina” que en 1997 causó derrumbes, inundaciones, la muerte de más de 120 personas y cerca de 300 millones de pesos en daños, según la investigadora Guadalupe Matías Ramírez.

¿Cómo interviene el Ejército Mexicano?

Cesar “N” nos menciona que no se necesita una profesión en particular para participar en las acciones de este plan, todo el Ejército puede participar organizándose con el personal de seguridad, personal de servicios de sanidad, intendencia, ingenieros, administración y todo lo necesario de acuerdo al tipo de desastre. Puede actuar un gran número de personas y para distinguirse de protección civil o del resto usan un brazalete de color amarrillo.

inundacion-coahuila.jpg
Inundación en Coahuila en junio de 2013. Archivo EL UNIVERSAL.

De acuerdo con el portal de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en el plan se implementan tres fases: Prevención, auxilio y recuperación. La prevención consiste en actuar de forma oportuna para tomar acciones, para evitar o mitigar el impacto destructivo sobre los bienes de la población y el medio ambiente. También se hace uso de simulacros para verificar si los equipos están correctamente organizados.

En la fase de auxilio surgen acciones de alerta en las que se informa a las autoridades civiles que la población se encuentra amenazada. Se hacen planes de emergencia para que se apoye en tareas de transporte y evacuación preventiva, así como en aprovisionamiento de refugios temporales. Se hace una evaluación de los daños, en las que se lleva el conteo referente a la pérdida de vidas humanas.

Después se hace la búsqueda y rescate en la que se realizan labores de salud, asistencia médica y saneamiento.

Finalmente, una distribución de bienes y productos básicos de primera necesidad entre la población afectada. En la recuperación se hace la reconstrucción y mejoramiento del entorno afectado. Esta última fase depende del desastre natural al que se enfrenten. 

ejercito-viveres-2009-tabasco.jpg
Una de las tantas tareas del Ejército durante estas emergencias es entregar víveres a las personas afectadas. Se hacen albergues para resguardarlos mientras pasa el peligro, de igual manera se les informa de las precauciones que deben de tomar para regresar a sus hogares.  Foto: Archivo EL UNIVERSAL

tormenta-earl.jpg
Estragos del huracán Earl en cinco municipios de Tabasco. El Ejército apoya a la población más necesitada, año 2016. Archivo: EL UNIVERSAL.

En el plan DN-III-E también colabora la Marina que el día de hoy conmemora su 103 aniversario, cuando el general Manuel Ávila Camacho se encontraba en la silla presidencial, decretó que se establecería el primero de junio como Día de la Marina.

¿Por qué el primero de junio?

La celebración de su aniversario giraba en torno a las tripulaciones mexicanas, porque el primero de junio de 1917 se aplicó el artículo 132 de la recién promulgada Constitución Mexicana que establece que todas las tripulaciones, es decir, de barcos de guerra o mercantes, con bandera nacional deben estar únicamente integrados por mexicanos de nacimiento.

También porque por primera vez había zarpado del puerto de Veracruz el llamado vapor “Tabasco” comandado por el capitán de altura Rafael Izaguirre Castañares, en el que su tripulación se conformaba por connacionales.

La primera celebración del Día de la Marina ocurrió en 1942, cuando México se vio involucrado en la Segunda Guerra Mundial, luego del ataque alemán a los buques tanque “Potrero del Llano” y “Faja de Oro”. Se homenajeó a los tripulantes fallecidos de los buques.

También lee: El ataque alemán que nos llevó a la guerra

El Plan DN-III-E y la pandemia de Coronavirus

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en una conferencia de prensa la implementación del Plan DN-III-E en medio de la emergencia sanitaria en México. El objetivo es que la experiencia del Ejército ayude a combatir la pandemia de Coronavirus y poner a disposición de la sociedad civil la capacidad de sus equipos.

influenza_aeropuerto-ejercito-2009.jpg
Militares integrantes del Plan DNIII se dedican a entregar cubrebocas a los civiles en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México durante la epidemia de influenza en el 2009. Este año durante  la pandemia por coronavirus el Ejército se encuentra trabajando las 24 horas del día. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

El militar Jorge B nos comenta que es la primera vez que él participa en la implementación del Plan durante una pandemia. Su función hasta el momento ha sido la de realizar censos de personal médico y de recursos humanos. Él menciona que es una experiencia inexplicable ver cómo la sociedad civil junto con el Ejército se han unido y solidarizado para controlar la situación.

El militar menciona que el arma que hoy lo protege no es la de fuego, sino un cubrebocas y gel desinfectante. Para él las jornadas de trabajo no son tan pesadas por el área en que se desarrolla, pero para sus compañeros médicos y enfermeras las jornadas son por lo regular las 24 horas del día los 7 días de la semana.

En sus 24 años de labor al servicio de la patria él opta, por primera vez, por no visitar a su familia en sus días libres para evitar un posible contagio. Como integrante del plan debe estar constantemente alerta.

Esta vez no sale a recoger escombros de estructuras colapsadas, ni a buscar con el apoyo de los binomios canófilos a personas debajo de los escombros. Tampoco encuentra a una aglomeración de personas en las calles tratando de ayudar, como cuando ocurren derrumbes luego de los sismos.

Nos explica que en tiempos de pandemia por el coronavirus el plan consiste en instalar centros de aislamiento, de alimentación, de hospedaje y de un despliegue de soldados para resguardar almacenes de hospitales, entre otras funciones como la elaboración de ropa de protección para los médicos.

En conferencia de prensa, el secretario de la Defensa Nacional, el general Luis Crescencio Sandoval González  mencionó que hoy en las fuerzas armadas se cuenta aproximadamente con mil 727 enfermeras, 824 oficiales de sanidad, 649 dentistas, 100 ambulancias de terapia intensiva y 470 de traslado.  

El Plan DNIII conserva su objetivo original de salvaguardar la vida de la población en México, sólo que en esta ocasión el personal castrense enfrenta una situación completamente diferente a lo provocado por un sismo o un huracán.

La fotografía principal es del 2012, se observa un recorrido por la colonia Solidaridad, en Puebla, donde el desbordamiento del Río Atoyac causó pérdidas materiales. Toneladas de escombro y artículos domésticos fueron retiradas por vecinos, maquinaria pesada y elementos del Ejército mexicano, estos últimos implementaron el plan DN3. Foto: Víctor Hugo Rojas / El Universal.

Fuentes:

  • Archivo EL UNIVERSAL.
  • Entrevista al militar Cesar N.
  • Entrevista al militar Jorge B.
  • Portal de la SEDENA.