El deportivo Carranza de los años 20 pensado para obreros

Mochilazo en el tiempo

El Deportivo Venustiano Carranza, situado al centro-oriente de la Ciudad de México, cumple hoy 91 años de existencia. Fue inaugurado en el marco de un aniversario de la Revolución Mexicana y pensado para que obreros y otros trabajadores de escasos recursos pudieran disfrutar del deporte, la lectura y actividades recreativas desde teatro hasta exposiciones. Tenía una capacidad para cinco mil personas. Hoy aún se conservan algunas disciplinas

principal_deportivo_carranza_91_anos_villasana_torres.jpg
Texto: Carlos Villasana y Ruth Gómez

A unos metros de la sede del Congreso de la República, al centro-oriente de la Ciudad de México, se encuentra el que alguna vez fue uno de los deportivos más grandes de la capital: el Centro Social y Deportivo para Trabajadores "Venustiano Carranza".

Fue inaugurado el 20 de noviembre de 1929, en el marco del aniversario de la Revolución Mexicana, por el entonces presidente de la República, Emilio Portes Gil y José Manuel Puig Casauranc, encargado en esa época de la administración del  Departamento del Distrito Federal (D.D.F.).

Puig consideraba que su construcción era de urgente necesidad para procurar el mejoramiento individual y colectivo de los trabajadores para que contaran con un bienestar integral en el aspecto físico, intelectual y social ya que, de acuerdo con el informe redactado por el D.D.F: "todo género de diversiones honestas, espectáculos deportivos y sociales, les estaban vedados por la penuria de sus recursos económicos".

deportivo_carranza_aerea_91_anos_villasana_torres_2.jpg
deportivo_carranza_aerea_91_anos_villasana_torres_3.jpg
vista_aerea_actual.jpg
Tomas aéreas de 1929 del recién inaugurado Centro Social y Recreativo para Trabajadores “Venustiano Carranza", conjunto arquitectónico de estilo Art Déco diseñado por Juan Segura. Entre otros detalles, del lado izquierdo se alcanzan a distinguir sus dos naves gemelas; una funcionó como cine-teatro y la otra se mantiene como un gimnasio, muy cerca del lado que da hacia la actual avenida H. Congreso de la Unión, antes Francisco Morazán. Fotos: Colección Villasana - Torres y Google Maps. 

De acuerdo al reportaje que EL UNIVERSAL realizó sobre la inauguración del sitio, se calculó una asistencia cercana a las 50 mil personas, que presenciaron diversos eventos en las canchas de fútbol.

El centro abrió en el primer año de existencia del Departamento del Distrito Federal, ese día, entre aplausos y vítores, el presidente descubrió una placa en cuya inscripción decía la finalidad del deportivo:

“Servir a la ciudad de México, dando a las clases trabajadoras oportunidades de sociabilidad, de recreo, de educación y de cultura física. El nombre de Venustiano Carranza que recibe este Centro, significa a la vez que un merecido homenaje, el propósito de que los Gobiernos representativos de la Revolución mexicana, para afirmar la justicia y el triunfo de las ideas sociales que la revolución encarnó, así como para unir a la familia revolucionaria, harán que resuciten si es preciso, a sus grandes muertos”.

deportivo_carranza_inauguracion_villasana_torres.jpg
Aspecto de una parte del Centro Social y Deportivo para Trabajadores “Venustiano Carranza” el 20 de noviembre de 1929. Foto: Colección Villasana-Torres.

Con motivo de la inauguración, los vecinos de la zona adornaron sus casas con flores y banderas detalles de papel china de colores; asimismo, hubo juegos recreativos y tablas gimnásticas desempeñadas por cientos de niños y niñas; otro grupo de exploradores dio una gran demostración de sus actividades de campo y, al final, hubo un desfiles de más de tres mil atletas. Según la información publicada, las fiestas se prolongaron por cinco días.

Al evento también asistieron Cándido Aguilar y Federico Montes, grandes figuras de la política mexicana en la época y cercanos a la familia de Carranza. Este diario reportó que la Cándido Aguilar, hijo político de Carranza regaló a Emilio Portes Gil "dos banderas de la Revolución que fueron propiedad del extinto Primer Jefe de la Revolución Constitucionalista"; mismas que fueron llevadas al Museo Nacional de Historia y Arqueología por órdenes del mismo Portes Gil.

También lee: ¿Por qué el 20 de noviembre desfilan deportistas y no militares?

inauguracion_el_universal.jpg
Primera plana del 21 de noviembre de 1929. Aniversario Revolución Mexicana. Foto: Archivo EL UNIVERSAL.

Un deportivo para el sector obrero  

El deportivo fue proyectado para la zona que antes se conocía como "terrenos de Balbuena" y se empezó a construir en enero de 1929 con una inversión poco superior al millón de pesos (al que habría que añadir el costo de 150 mil metros cuadrados) y con una capacidad para recibir diariamente a más de cinco mil personas.

También lee: Cuando el aeropuerto era un llano en Balbuena

Según el Atlas General del Distrito Federal (1930), ese centro sería el primero en América en su tipo y uno de los mejores del mundo, tanto por su extensión y calidad como por la gama de servicios que ofrecería para sus usuarios: cine, gimnasio, dos albercas, seis mesas de voleibol, zonas de básquetbol y tenis, campo de futbol con tribunas, pista para patinar y bailar, biblioteca, guardería para niños, frontones, campo y tribuna de baseball, jardines, fuentes y zonas para atención médica.

encuentro_atletico_obreros_carranza.jpg
Imagen publicada el 15 de julio de 1937 en el semanario EL UNIVERSAL ILUSTRADO, sobre el encuentro atlético de obreros realizado en el “Parque Venustiano Carranza”. En la foto: salida de la carrera de tres mil metros.

La intención de la administración del D.D.F. era que el deportivo pudiera ser utilizado por miembros de toda la clase trabajadora que por sus condiciones económicas no pudieran pagar un espacio como éste, ya que consideraban a “la alegría y la salud como factores importantes del éxito en la vida, dentro de esas tres direcciones fundamentales de la conducta, las actividades deportivas tendrán en esta nueva casa del pueblo una particular atención".

El deportivo estaría abierto de día y parte de la noche para que pudieran acudir el mayor número de personas interesadas. En cuestiones del deporte, el centro organizaría equipos para fomentar el trabajo colaborativo y facilitaría el acceso para todos los espectadores que quisieran ir a "animarlos".

Asimismo, en horarios especiales, los usuarios podrían disfrutar de eventos culturales o sociales (como bailes) que los distanciaran de los vicios de la época.

americano_deportivo_carranza.jpg
“Una primorosa jugada durante el encuentro de los equipos de football ‘Americano’ y ‘Deportivo’, en el Parque Venustiano Carranza”. Foto: EL UNIVERSAL ILUSTRADO (12 de octubre de 1933).

También contaba con cinematógrafo y un espacio dedicado al teatro al aire libre; en el primero se proyectaban películas tanto educativas como recreativas, priorizando las producciones mexicanas para difundir las costumbres y belleza nacional que generara un fuerte sentido de identidad y pertenencia.

Para las presentaciones del teatro —que podían ser desarrolladas tanto por compañías como por los mismos integrantes del centro deportivo—, bailes, conciertos o exposiciones de grupos artísticos también se buscaba que tuvieran una temática nacionalista y que se apegaran a la moralidad de la época.  

También lee: El olvidado “show” aéreo de Balbuena

atletico_femenil_carranza.jpg
En este grupo aparecen las jóvenes premiadas en el encuentro atlético femenil efectuado en el Parque Venustiano Carranza. Foto: EL UNIVERSAL ILUSTRADO (25 de julio de 1935).

El centro promovía durante o después de las actividades artísticas o deportivas “pláticas amenas sobre asuntos de actualidad o de interés permanente, que hagan llegar al auditorio en forma breve y adecuada, conocimientos de utilidad individual y colectiva (...) serán tribunas abiertas a todas las tendencias y a todas las opiniones, dentro del más amplio espíritu de libertad y de servicio, y habrán de contribuir también de modo especial, a fortalecer en los trabajadores la conciencia de sus derechos y obligaciones y la convicción del mejoramiento social que viene persiguiendo el pueblo y el gobierno".

patines_deportivo_carranza.jpg
Imágenes de la inauguración de la pista de patines en el Centro Obrero Venustiano Carranza. Los miembros del Club Deportivo Internacional dieron una  exhibición de patinaje. Foto: EL UNIVERSAL ILUSTRADO (27 de marzo de 1930).

También lee: Así eran los antiguos patinadores mexicanos

La biblioteca estaba considerada como un sitio ideal para el desarrollo de todos los visitantes, desde cuestiones técnicas como para "el recreo de la imaginación". En su acervo estarían libros escritos por mexicanos pero también material extranjero; así como revistas y periódicos de otros países "sobre todo, de aquellos afines al nuestro por sus orígenes y similitud de ideales". Los encargados de la biblioteca asesorarían a quien lo solicitara.

De acuerdo con el informe del D.D.F; el espacio tenía contemplado una zona dedicada especialmente al cuidado de niños y niñas en general, hijos de los trabajadores, huérfanos o que ellos mismos fueran trabajadores, es decir, que debido a su situación económica tenían que trabajar desde muy pequeños para poder ayudar a sus familias.

deportivo_carranza_91_anos_villasana_torres_1.jpg
deportivo_carranza_91_anos_villasana_torres_2.jpg
La fachada estilo Art Déco del Cine-Teatro del Centro Social y Recreativo para Trabajadores “Venustiano Carranza” en una imagen de los años 30. Con sus 90 años, el famoso Deportivo se mantiene como uno de los primeros y más grandes proyectos de su tipo en la ciudad. Fotos: Colección Villasana – Torres y Ruth Gómez.

En la biblioteca había una zona para ellos y la lectura de la "hora de cuentos" con temáticas infantiles; en los jardines o lugares de juegos infantiles, siempre podían contar con la supervisión de uno de los trabajadores del centro para atenderles y también con alimentos adecuados para sus edades.

Los recuerdos del lugar

Luis Enríquez, vecino de la zona de Jamaica, recuerda que cuando era chico sólo pudo ir un par de veces al Deportivo Carranza con su familia ya que estaba un poco retirado de su hogar, aunque en la actualidad son dos estaciones de Metro:

“Siempre nos llamaba la atención el lugar de las ‘barras’ donde se ejercitaban los señores, que ahora todo mundo llama ‘gimnasio’, y la verdad es que nos poníamos a jugar en cualquier lugar… Hoy hay muchas cosas cerradas y concesionado a diferentes corporaciones y lo que es público pues hay que pagar por los servicios. El lugar sí ha cambiado mucho desde que aquellos tiempos, siento que se ve todo descuidado”.

En la página de Facebook “¡Cácarooo! Los viejos cines de la ciudad de México” se encuentran varios testimonios de usuarios de la época, quienes consideran que el Centro Deportivo era muy diferente al que podemos ver hoy en día.

Compara el antes y el después deslizando la barra central (clic aquí para ver más grande)

Una fotografía de los años 50 en la que se aprecia a un equipo de deportistas portando una camiseta en la que se alcanza a leer “Monitores V.C.”, junto al monumento de Venustiano Carranza, inaugurado en este espacio deportivo por el Presidente Emilio Portes Gil, el 20 de noviembre de 1929. Fotos: Colección Villasana-Torres y Ruth Gómez. Diseño web: Rodrigo Romano. 

Para Héctor Mendoza el sitio fue, entre 1968 y 1969, un lugar que frecuentaba para ver partidos de básquetbol: “lucía algo descuidado pero como yo venía de provincia donde casi todo lucía entonces abandonado, no me impresionaba mucho. Es el único conjunto deportivo donde he visto instalaciones para tiro con arco, siempre solas. Entiendo que ahora lo han remodelado e instalado una alberca, ojalá promuevan esos deportes olvidados por el estado pero que han dado a México momentos de gloria por parte de sus practicantes”.

Un hombre llamado Lucas Anselmo mencionó que el deportivo ha sido “mutilado” un par de veces ya que le han quitado canchas de béisbol y otras áreas, fueron convertidas en estacionamiento de la Cámara de Diputados y en cuanto a la fachada del cine, remodelada casi en totalidad.   
Según Isidoro Juárez, en los años 70 aún estaba un gimnasio donde se podían presenciar funciones de lucha libre y, a su parecer, las canchas de básquetbol están muy cambiadas.

Así luce hoy luego de 91 años

Con el paso de los años y la expansión de la ciudad, el Centro Deportivo Venustiano Carranza fue reduciendo su tamaño, de acuerdo con fotografías anteriores donde se puede ver que el terreno que lo rodeaba y estaba despoblado, ahora ya no hay nada desocupado: ahora está rodeado de oficinas gubernamentales de todos los niveles y sus instalaciones se han visto reducidas por la construcción de oficinas y escuelas.

Se conservan dos edificios de los cinco que se perciben en fotografías y los frontones ahora pertenecen a oficinas que son de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, así como un edificio nuevo en el que se inauguró una alberca, y que ya no se encuentra al aire libre como en las siguiente fotografía del INAH en 1935.

deportivo_carranza_alberca_inah_1935.jpg
deportivo_carranza_2020_alberca.jpg
La alberca del deportivo Carranza en 1935 y en el 2020. Fotos: INAH y Ruth Gómez. 

Si bien las áreas donde están los usuarios del espacio lucen limpias, hay zonas que dejan ver un  descuido provocado tanto por el paso de los años como por la falta de mantenimiento pues algunos muros y jardineras lucen sin pintura o hay basura acumulada en ciertos lugares.

Al igual que en muchos otros deportivos capitalinos públicos o privados, gran parte de las actividades del Centro Deportivo están limitadas por la pandemia; sin embargo, pudimos constatar que de los campos y pistas deportivas que se pensaba fueran libres para los trabajadores, hoy sólo quedan algunas canchas de basketball, ya que la dedicada a futbol está bardeada y concesionada.

deportivo_carranza_2020_mural_1.jpg
deportivo_carranza_2020_mural_2.jpg
deportivo_carranza_2020_cancha.jpg
El deportivo Venustiano Carranza. Fotos: Ruth Gómez.

En la fotografía principal observamos a un grupo de atletas posan para la cámara durante una rutina de ejercicios y dominio del equilibrio en las instalaciones del Deportivo Venustiano Carranza, en los años 40. En el fondo se alcanza a ver la zona de gradas de este espacio social y recreativo. Colección Villasana –Torres.
 

Comentarios