Así se vivieron los primeros días del TLC en 1994

Mochilazo en el tiempo

Los primeros días de enero del 94 fueron confusos para quienes desconocían el Tratado de Libre Comercio. Se les prometieron empleos y mejores salarios, pero no se explicó cuándo ni cómo sucedería. Aquí algunas historias que reportó este diario

tlc_caricatura.jpg

Texto: Elisa Villa

Lo presentaron como “la entrada triunfal a la modernidad” aunque para muchos significó pérdida de empleos y atraso. El Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) se negoció durante cinco años y entró en vigor el 1° de enero de 1994.

Fueron meses de visitas diplomáticas entre México y Estados Unidos a las que más tarde se unió Canadá. Pero cuando todo estuvo listo para echarse a andar en enero del 94, no todas las personas tenían idea del acuerdo que se había firmado y el mal llamado “progreso” jugó sobre un terreno no preparado.

Aquel 1 de enero cuando entró en vigor hubo confusión en el aeropuerto de la Ciudad de México. Solo unas cartulinas pegadas en las paredes informaban sobre los nuevos aranceles que Hacienda ordenó. Un día antes el reportero Manuel Alonso entrevistó al entonces administrador de la aduana del AICM sobre los lineamientos.

“Aprenderán sobre la marcha”, dijo el encargado, y aseguró que los cambios fiscales no representarían problemas para el público en general a pesar de la falta de información sobre el nuevo tratado. Las cartulinas fueron el único medio de difusión.

tlc_0.png
“Estas cartulinas fueron instaladas en las primeras horas de ayer en diversos puntos de la nueva terminal internacional del aeropuerto capitalino”, nota publicada el 2 de enero de 1994. Archivo/EL UNIVERSAL.

tlc_6.png
También se alertó sobre las desventajas de entrar al TLCAN sin modernizar al sector secundario: “Enrique Zambrano, presidente de la Cámara de la Industria de la Transformación, manifestó que más del 50% de las empresas mexicanas desaparecerán debido a la falta de modernización de la que carecen”. A la derecha, el entonces presidente Bill Clinton. Archivo/EL UNIVERSAL.

El tratado se firmó en noviembre de 1993 y entró en vigor el primer día de 1994 con el objetivo de crear una zona de libre comercio y competencia leal entre los tres países que conforman América del Norte. Se esperaba que al disolver los obstáculos al comercio las inversiones entre los tres países aumentaran. Sin embargo era un instrumento complejo.

En enero de 1994 las reporteras Adriana Díaz y Fabiola Guarneros hicieron un sondeo para averiguar si las personas estaban enteradas de la entrada en vigor del TLCAN.

“En algunos casos el desconocimiento fue al extremo de ignorar el significado de las siglas, también una mayoría se inclinó a decir que ‘si es con Estados Unidos está bien, porque nos traerá beneficios’”, escribieron en este diario.

Las respuestas de los entrevistados fueron variadas. Algunos esperaban más empleos con mejores salarios, otros la disminución de la "falluca" y muy pocos respondieron que el tratado no sería bueno para el país.

“Sin embargo, ninguno supo explicar en qué consiste el Tratado de Libre Comercio. Pidieron que el gobierno informe o explique sobre el acuerdo que entró en vigor el pasado 1° de enero de este año”, dice la nota publicada el 3 de enero.

tlc_5.png
“Los beneficios se dejarán ver a largo plazo”. “Al principio será difícil para México pero podremos superarlo”, fueron algunas de las respuestas. Archivo/EL UNIVERSAL.

tlc_4.png
Una de las entrevistadas comentó que no podía opinar sobre el tema porque no tenía suficiente información, pero sí se daba cuenta de que todo estaba muy caro. Archivo/EL UNIVERSAL.

Una señora comentó que no le parecía la negociación porque “los consumidores prefieren comprar falluca en vez de productos mexicanos, por lo que a los comerciantes y productores se les perjudicará en mayor medida”. Alguien más mencionó que el acuerdo solo beneficiaría a las grandes empresas y a los consorcios: “ellos son los que siempre se llevan la mejor parte”.

tlc_3.png
En sondeos realizados por reporteras de este diario se comprobó la falta de información sobre el TLC. Archivo/EL UNIVERSAL.

Para la investigadora Ma. de la Luz Casas, el Tratado de Libre Comercio se promovió como un acuerdo histórico con el que México entraría triunfante a la modernidad. Sin embargo, este proceso fue más una obligación de entrar al mundo globalizado.

“Por unas horas fuimos modernos o desarrollados, y Chiapas nos recordó que en realidad éramos premodernos y subdesarrollados. Cómo nos vemos los mexicanos a raíz de esta fecha en que nuestro país fue sumergido violentamente en las aguas de la modernidad y del Primer Mundo junto con una serie de contradicciones no superadas de país subdesarrollado”, escribió la investigadora sobre aquellos primeros días.

levantamiento_zapatista_0.jpg
Personas integrantes del EZLN rumbo a una reunión en San Cristóbal en mayo de 1994. Archivo/EL UNIVERSAL.

El TLCAN no dio los frutos prometidos a diez años de su implementación. Expertos coincidieron en que el tratado no era suficiente por sí mismo para potenciar el crecimiento económico de México, y que el país debía tomar mejores decisiones a nivel interno.

“El tratado no ayudó a reducir las brechas de desarrollo que existen entre las regiones de México, por lo que algunos sugieren atender primero esta problemática antes de pensar en una agenda más ambiciosa”, dice una nota publicada en enero de ese año.

Diversos especialistas sugirieron que México debía enfocar sus esfuerzos hacia su interior a fin de aprovechar mejor las ventajas del comercio exterior.

Compara el antes y después deslizando la barra central (clic aquí para ver más grande)

Portadas de EL UNIVERSAL en los meses de enero de 1994 y 2014, a 10 años del TLCAN. Archivo/EL UNIVERSAL. Diseño web: Carlos Ramón Alejandro Sandoval.

tlc_agricultores_7.jpg
Algunos efectos del TLCAN a diez años de su implementación. 1 de enero de 2014. Archivo/EL UNIVERSAL.

Actualmente se discute el T-MEC, un nuevo tratado que continúa sobre las bases del TLCAN pero con nuevos capítulos y disposiciones, como el combate a la corrupción, protección a la propiedad intelectual, reglas para el comercio electrónico, protección al medio ambiente, entre otras. El TLCAN cuenta con 22 capítulos, mientras que el T-MEC se compone de 32.

En los años 90 la investigadora María de la Luz Casas escribió que las presiones internacionales obligaron a México a incorporarse a una economía global: “Se nos olvidó que cualquier proyecto modernizador lleva consigo una reestructuración a muchos niveles de todas las esferas que conforman parte de la vida social: la política, la económica, la cultura”.

La fotografía principal es una caricatura elaborada para el especial a 10 años del TLCAN, publicada en este diario el 1 de enero de 2014. Archivo/EL UNIVERSAL.

Fuentes:

  • Hemeroteca EL UNIVERSAL
  • Artículo “México en el TLC: crónica de los avatares de una identidad amenazada”, de María de la Luz Casas Pérez, publicado en 1996.
  • Para conocer las principales diferencias entre el TLCAN (1994) y el T-MEC (actualmente en negociaciones), entra aquí

Comentarios