Acá entre nos… es justo pagar por la música

Miguel Ángel Margáin

A 75 años de su fundación, la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) es la asociación de autores más importante y con mayor visibilidad en el país y una de las más destacadas en el mundo. Desde 1945, si bien ha contribuido al reconocimiento y protección de los derechos autorales, al grado de convertirse en actor clave en la adaptación o creación del marco normativo respectivo, también ha cumplido con otra gran misión: reivindicar el trabajo de los compositores asegurándoles la justa retribución por su trabajo.

Como cualquier sociedad de gestión colectiva, la SACM es el ente que, ante la imposibilidad de los autores de hacerlo ellos solos, autoriza la explotación de los derechos autorales, monetizando las obras y concediendo las licencias respectivas para su explotación, para que a fin de cuentas recaude y reparta las regalías correspondientes. Para lograr esto, se vale de una estructura que, además de negociar las mejores tarifas con una infinidad de usuarios, cuenta con un sistema sofisticado que mejora la precisión y regularidad de cobros y repartos de regalías.

La Confederación Internacional de Autores y Compositores (CISAC) confirma el valor e importancia de la música. El reporte anual publicado a finales de 2019, arroja que en 2018 la recaudación mundial por regalías ascendió a 9 mil 650 millones de euros, 1% más respecto al año anterior, de los cuales mil 640 millones (17%) corresponde a recaudaciones por usos digitales, un crecimiento de 29% respecto a 2017, impulsado en gran medida por el streaming.

A largo de estos años, la SACM ha desplegado grandes esfuerzos en enfatizar y convencer sobre el valor de la música y en cobrar a aquéllos que de uno u otro modo se benefician de ella: Desde “antros” hasta el uso de las canciones en el entorno digital. Hemos visto campañas en las cuales se les dice a comensales de un restaurante que no hay música y ellos desisten de consumir en él; de igual manera, autores y compositores nos han dicho, de viva voz, que la música vale y que pagar por ella es el salario que les permite vivir dignamente; hemos visto y escuchado a Alex Lora, personificando a un taquero, y Alex Syntek, personificando a un médico, decir, que así como pagamos los tacos y la consulta, debemos pagar la música.

Grandes esfuerzos han traído buenos resultados. Del reporte de la CISAC se desprende que México ha tenido un crecimiento de 115% en las recaudaciones de recursos entre 2014 y 2018. Tan solo en 2018 las mismas ascendieron a 78 millones de euros, 13.3% más respecto a 2017, de los cuales casi la mitad (48%) son generados en la parte digital, siendo México, a decir de Jean-Michel Jarre, compositor e intérprete francés y presidente de la confederación, el campeón en el entorno digital.

Así, con campañas para convencer y con buenos resultados, con los autores y compositores dirigidos por el maestro Armando Manzanero, “hemos aprendido” que la música vale y que es justo pagar por ella. ¡Felicidades por estos primeros 75 años!

Twitter: @MA_Margáin

Comentarios