Se encuentra usted aquí

04/12/2019
02:26
-A +A

Iniciamos el último mes de una década que ha tenido profundos efectos en el modo de vida de la comunidad global, predominantemente urbana y digital. Son incontables los hechos que no tienen precedente, no obstante, selecciono algunos que en mi opinión son significativos.

En 2003 se logró descifrar la secuencia cromosómica del genoma humano. Es el mayor avance científico que puede ofrecer grandes beneficios para los 7 mil millones de habitantes del planeta. La humanidad ha logrado colonizar Marte con vehículos de exploración que preparan la llegada de una misión tripulada por primera vez. El cambio climático amenaza nuestra especie y la carrera armamentista parece iniciar una nueva etapa disfrazada de guerra comercial.

Antes los políticos y gobernantes pensaban que era necesario acercarse al centro ideológico, mientras que ahora la conquista del poder se está logrando mediante la división social y la estridencia discursiva.

En los casos donde hay dualidad de autoridades, las instituciones sufren; un ejemplo es la transición de la Iglesia católica con la renuncia del pontífice Benedicto XVI en 2013, y la elección del Papa Francisco. Por primera vez en siglos hay dos pontífices vivos, uno de ellos en retiro. De igual manera Venezuela no ha logrado superar sus dos fuerzas políticas, cada una con su presidente y sin un horizonte de solución en el corto plazo. Estas dualidades están presentes en Gran Bretaña con la fractura generada por el Brexit, o en España que sufre para conciliar fuerzas políticas que puedan cogobernar. Son dos países que preservan dos monarquías que son más simbólicas que gobernantes.

La anhelada transición democrática de Rusia quedó en manos de Vladímir Putin desde 2012. Los Estados Unidos a su vez, han pasado del primer presidente afroamericano, Barack Obama, un gobernante incluyente, a favor del libre comercio, abierto a los nuevos modos de vida, académico y conciliador, a un Donald Trump conflictivo, proteccionista, hostil y hasta majadero con quienes no se humillan ante él.

En el año 2010 gobernaba a México un presidente militante de la derecha conservadora y que se esperaba diera un gran paso de superación y renovación con la conmemoración del bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, actos que fueron anticlimáticos por la ausencia de una visión de futuro que conciliara las fuerzas del país hacia un proyecto nacional de altas miras.

Desde entonces a la fecha el péndulo político de México ha dado el paso de elegir un gobierno de corte social, que contrasta con sus predecesores y propone un nuevo régimen; es una dualidad de proyectos de nación entre “un México que se resiste a morir y otro que no acaba de nacer”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las redes sociales han reformado la convivencia humana, han creado nuevos códigos de vida y una dependencia a la conexión wifi. En 2004 Facebook abrió las puertas a la identidad global; Twitter en 2006 restringió la comunicación de las ideas a 140 caracteres, lo que hoy domina el diálogo político y la denuncia social; en 2007 apareció el primer iPhone y en 2009 WhatsApp inició la red social más poderosa, que aísla a los cercanos y acerca a los distantes. La era digital nos seguirá sorprendiendo, la inteligencia artificial, la robótica y los sistemas de información individualizada.

Muchos actos asombrosos nos van a brindar los tiempos por venir, que deben traducirse en beneficios oportunos para quienes aspiran a superarse con su trabajo y conocimientos que contribuyan al engrandecimiento de México.

Rúbrica. Pueblo que no lee no progresa. Concluyó una edición más de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara; palabras duras, ideas fuertes, letras profundas y lecturas obligadas.

Político y escritor.
@AlemanVelascoM
[email protected]

Miguel Alemán Velasco
Nació en Veracruz el 18 de marzo de 1932. Egresado de la UNAM, es licenciado en Derecho.