México y Ecuador, lazos que persisten en la historia

Maximiliano Reyes Zúñiga

Los presidentes de México y Ecuador se reunirán hoy 24 de agosto en Córdoba, Veracruz. La cita en esta ciudad del oriente mexicano corresponde a la conmemoración de los 200 años de los Tratados de Córdoba, uno de los actos fundacionales de la nación que marcó el destino de México y que trazó el nacimiento a la vida independiente de nuestro México como una entidad política soberana. 
 
Quizás no sea del todo conocido, pero grandes figuras del Ecuador contribuyeron a la lucha independentista mexicana que se consumó hace ya 200 años. Hablo de Vicente Rocafuerte, nacido en Guayaquil, quien fuera presidente de Ecuador entre 1834 y 1839, y cuya vida y trayectoria estuvieron vinculadas con México y su gesta independentista. Rocafuerte fue un intelectual liberal que apoyó a la naciente República Mexicana e, incluso, fue el enviado a Estados Unidos para apoyar a la República y posteriormente formó parte de la misión diplomática mexicana que viajó a Londres y logró que Inglaterra reconociera la independencia de México en 1824, comisionado por el presidente Guadalupe Victoria. 
 
De modo que la historia de México y Ecuador están íntimamente ligadas y por ello no es de extrañarse que el presidente Guillermo Lasso Mendoza nos acompañe en tan emblemática ceremonia.  
 
Esta visita contribuirá a profundizar la relación bilateral, al tratarse también de la primera vez que el mandatario Lasso visita México desde que asumió el cargo el 24 de mayo pasado. Los presidentes darán el impulso determinante para cristalizar varios temas bilaterales como la aceleración de las negociaciones del Acuerdo de Integración Productiva, que hará posible el ingreso de Ecuador a la Alianza del Pacífico como miembro de pleno derecho, adhesión que ha sido firme y decididamente apoyada por México desde 2019. 
 
Nuestras naciones atraviesan por un buen momento en su relación, con posicionamientos similares en foros regionales, además de que se ha afianzado la cooperación bilateral. Lo he dicho en otras ocasiones, en los tiempos malos es cuando se conoce a los verdaderos amigos. ¿Cómo olvidar nuestra solidaridad mutua cuando los terremotos de Manabí y la Ciudad de México de 2016 y 2017, respectivamente? Asimismo, durante la pandemia salieron a relucir nuestros lazos de amistad; logramos vuelos de repatriación de nuestros connacionales varados en territorio del otro; hicimos donaciones triangulares de insumos médicos para la lucha contra COVID-19, a la par de importantes acciones de ayuda humanitaria. 
 
Estos gestos fraternos se traducen también en un excelente entendimiento y coincidencia de puntos de vista a nivel regional. Ambos países trabajamos en favor de la integración regional y Ecuador ha sido un importante socio de la presidencia pro tempore mexicana de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). De igual manera, México y Ecuador, en conjunto con otros países de la región, han apoyado las negociaciones del Convenio Constitutivo de la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio (ALCE), con miras a firmar dicho documento a la brevedad.  
 
Damos de nuevo la bienvenida al presidente Lasso, estamos seguros de que su visita será fructífera y afianzará nuestra relación, además de ser antesala para su participación en septiembre en la Ciudad de México en los festejos conmemorativos por el bicentenario de la consumación de nuestra independencia. 

 
Subsecretario para América Latina y el Caribe de la SRE 

Comentarios