Se encuentra usted aquí

Quedarse en casa y seguir trabajando

27/03/2020
01:39
-A +A

No fue muy difícil darse cuenta de que detrás de la exaltada preocupación por la salud y por la vida que mostraban algunos personajes que alentaban el pánico social desde hace semanas, en realidad existía el propósito de tronar la economía para poner en graves aprietos al gobierno de la República.

A contrario sensu, las autoridades federales visualizaron con acierto que la pandemia del coronavirus vendría acompañada de una crisis económica y social.

Ese momento está llegando. El gran reto del país será lograr minimizar los efectos devastadores del virus en la salud y también en la vida económica cotidiana.

Quedarse en casa es una decisión efectiva porque se cortan las fuentes de contagio. El que está sano evita ser contagiado y el que está infectado del virus sin saberlo, evita contagiar a otros.

Muchos empleados, empresarios y profesionales podrán encerrarse solos o con su familia durante un mes en casa, sin salir un sólo día. Eso será efectivo, se protegerán a sí mismos y a otros que se encuentran en su entorno.

No obstante, otros empleados y pequeños empresarios no podrán abastecerse para un mes completo pues sus recursos les alcanzan para una o dos semanas. En ese caso, tendrán que salir cada semana de casa para renovar la despensa y esa salida ya implicará un cierto riesgo.

También hay personas que no podrían encerrarse ni siquiera una semana en casa porque requieren salir a trabajar cotidianamente para tener un ingreso. Artesanos, plomeros, locatarios, cerrajeros, tlapaleros, tenderos, peluqueros, tianguistas, taxistas, restauranteros, albañiles, meseros y muchos otros podrían estar en esos casos.

Pero más allá de las circunstancias personales, es un hecho que aunque todas y todos pudieran irse a casa un mes, la economía no podría estar parada indefinidamente, pues de esta depende la producción misma de bienes, servicios, alimentos, así como los ingresos de la población y del Estado.

El lineamiento de quedarse en casa es correcto. Si alguien, solo o con su familia, puede encerrarse un mes, debe hacerlo. Si lo puede hacer quince días, también. Si lo hace una semana, es correcto. También es acertado que las personas que tienen que laborar cada día lo hagan tomando las medidas de sana distancia y regresando inmediatamente a su hogar.

También es indispensable quedarse en casa y evitar saturar centros de salud si uno no tiene síntomas graves.

Quedarse en casa es lo más acertado. Ahora bien, el asunto es qué hacemos desde el Estado y la sociedad para ayudar a la economía de las familias durante este difícil trance. Propongo algunas líneas:

1. Plan emergente de austeridad republicana, por medio del cual cámaras legislativas, tribunales, órganos autónomos y partidos políticos puedan recortarse presupuestos y altos emolumentos para donar recursos a un fondo de apoyo a la población.

2. Plan de apoyo a personas desempleadas, trabajadores por cuenta propia, adultos mayores y micro negocios.

3. Apoyar, desde las familias que las contratan, a las personas trabajadoras del hogar durante el periodo de contingencia.

4. Promover desde las empresas el trabajo en casa, a través de internet: contabilidad, ediciones de libros, labores periodísticas, docencia, diseños, asesorías jurídicas y otras.

5. Continuar por parte de las universidades los cursos a través de internet.

6. Promover y autorizar redes locales de comercialización y consumo para llevar a domicilio alimentos y otros bienes.

7. Apoyar a los pequeños productores de alimentos en el campo.

8. Promover el trabajo productivo en casa: arte y artesanías, alimentos, pequeños bienes y servicios.

9. Diferimiento de cobros de créditos instituciones públicas y privadas.

10. Hacer del hogar un espacio conectado a través de redes sociales y medios electrónicos de comunicación que mantenga viva la esperanza a través del trabajo, la educación, la actividad física, la convivencia familiar, la recreación y la creatividad.

Quedarse en casa y seguir trabajando para mantener en alto a nuestra patria. Sonrían, también esta batalla la ganará nuestro pueblo.

Senador de la República

Martí Batres
Senador. Fue presidente del partido Morena en la Ciudad de México