Zoe Robledo revive a distribuidoras vetadas por AMLO

Mario Maldonado

El presidente Andrés Manuel López Obrador y su escudera Raquel Buenrostro –otrora encargada de las compras del sector público– llegaron al gobierno con la espada desenvainada a revisar las licitaciones de medicamentos y los contratos de distribución. La 4T llegó a cortar de tajo, a base de machetazos, los negocios en ambos sectores, vetando a varias farmacéuticas y empresas distribuidoras, lo que generó una crisis de abasto.

Sin embargo, las distribuidoras vetadas y ‘crucificadas’ públicamente –todavía la semana pasada AMLO se refirió al tema al decir que acaparaban más de 60% de las ventas de medicamentos– ya fueron revividas por el director general del IMSS, Zoé Robledo, con ventas al instituto que en uno de los casos rebasan los mil millones de pesos.

La gran resucitada es la compañía Farmacéuticos Maypo SA. de CV., propiedad de Carlos Arenas Wiedfeldt, que de enero a marzo de 2020 ha firmado 268 contratos con el IMSS por un total de mil 193 millones de pesos; de los cuales 97% los obtuvo bajo el esquema de adjudicación directa.

Junto a Fármacos Especializados de Francisco Fayad y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (DIMESA) de Carlos Álvarez, Maypo fue incluida el año pasado en el oficio 009/03/20/19 de la Presidencia de la República en el que el propio López Obrador instruyó a su entonces Oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda, Raquel Buenrostro, imponer un veto a las tres distribuidoras.

“Como es sabido, tres proveedores de medicinas y materiales de curación […] vendieron, en 2018, al ISSSTE y al IMSS, 34 mil 280 millones de pesos, 62.4% de todas las compras que llevaron a cabo dichas instituciones, sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales. Este hecho resulta a todas luces inmoral y violatorio del Artículo 28 de la Constitución, que prohíbe la existencia de monopolios”, se lee en el documento.

“En razón de lo anterior, le solicito que, de conformidad con la legalidad en la materia, se impida la participación en licitaciones o adjudicaciones directas a dichas empresas, hasta que sepamos, a ciencia cierta, si no hubo en estas operaciones corrupción y tráfico de influencias”, versa finalmente la instrucción.

No obstante, durante 2019 Maypo obtuvo contratos con el IMSS por 5 mil 128 millones de pesos (55% de adjudicación directa); Fármacos Especializados por 11 mil 124 millones de pesos (48% adjudicados), y Dimesa por 5 mil 847 millones; aunque ésta última sí resultó ganadora en casi todos los casos de una licitación.

Si se toma como punto de quiebre el 20 marzo de 2019, cuando se giró la instrucción presidencial, Dimesa obtuvo después de esa fecha tan sólo 1% de sus contratos, 59 millones de pesos; Fármacos Especializados 48%, 5 mil 356 millones, y Maypo 55%, 2 mil 844 millones; esta vez con la particularidad de que Maypo obtuvo el total de sus contratos “post bloqueo” mediante adjudicación directa.

Se registra también que la curva de contratos y adjudicaciones para Maypo se eleva a partir de mayo de 2019, precisamente cuando arribó a la dirección general del IMSS Zoé Robledo, y se mantiene durante el ejercicio de 2020, con un departamento de adquisiciones en el instituto de salud que, en lo que se refiere a la compra de fármacos, ha dejado prácticamente de licitar.

El oficio de López Obrador, relacionado particularmente con el IMSS, fue bastante claro: nada de contratos a las tres distribuidoras de fármacos hasta que se demuestre que no participaron en actos de corrupción.

Zoé Robledo deberá también tener claro que esa condición no se ha concretado, pues, apenas hace unas semanas, la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, reiteró que sobre Maypo se tienen abiertas cinco investigaciones y sobre Dimesa otras cuatro; mientras que Fármacos Especializados ya cayó en inhabilitación.

Posdata

México ganó poco con el pacto petrolero firmado ayer por los miembros de la OPEP+, pues aunque los precios internacionales del crudo van a aumentar, su intransigencia para aportar un menor porcentaje al recorte de la producción mundial (100 mil barriles en lugar de 400 mil) sentará un mal precedente. El país es visto ahora como un socio que aun en medio de una crisis global no fue capaz de ponerse a la altura de un acuerdo de este nivel. El enojo del principal productor de petróleo del mundo, Arabia Saudita, va a tener consecuencias que veremos pronto junto con la factura por cobrar de Donald Trump, quien salió al quite de México a cambio de un “reembolso” futuro. Los antecedentes del presidente estadounidense con México nos hacen prever que, en el contexto de su intento por reelegirse, el favor va a salir muy caro.

Y en la parte técnica, a Pemex tampoco le convino reducir su producción en una proporción menor a la requerida pues, aun con las coberturas, hay muchas áreas que no le son rentables incluso con un precio de 25 o 30 dólares por barril. En fin, ya lo veremos.

Una más de Capufe

Todo indica que una de las dependencias más polémicas durante el sexenio de Enrique Peña Nieto ha vuelto a dar de qué hablar ahora bajo la 4T. Me refiero a Caminos y Puentes Federales (Capufe), que ahora encabeza Enrique Utrilla, la cual acaba de adjudicar un contrato a la empresa Jet Van Car Rental, de Cuauhtémoc Velázquez y Teresa López, por un monto máximo de más de 570 millones de pesos en 36 meses.

Se trata de la Licitación Pública Nacional Electrónica número LA-009JOU001-E30-2020 en la que ganó tres partidas: la primera, para el arrendamiento máximo de 58 vehículos administrativos para Capufe; la segunda por 285 unidades de emergencia y auxilio vial para Fonadin como ambulancias, unidades de rescate y señalamiento, grúas y camiones cisterna para el traslado de agua potable, y la cuarta que consta de 135 camiones y camionetas de apoyo a Fonadin. La tercera partida fue para Arrendomóvil.

Sin embargo, parece que no revisaron el historial de Jet Van Car, uno de los proveedores de arrendamiento con más irregularidades en el sector. En el IMSS y
en el Instituto Nacional Electoral acumulan una larga lista de señalamientos como entrega incompleta y fuera de tiempo, unidades en mal estado e incumplimiento de contrato.

Desenlace esperado

Un tema que hemos venido siguiendo en este espacio y que llegará a su fin mañana martes es la compra de consumibles en la Delegación Guanajuato del IMSS, en donde se espera que el equipo de Marco Antonio Hernández Carrillo declare desierta la licitación LA-050GYR027-E55-2020 debido a la presencia de cartuchos de impresión marca Lexmark en las propuestas de empresas como AP Química Industrial y Soluciones Elsa.

Se lo adelanto porque este fabricante ya provocó la cancelación de compras en las Delegaciones Veracruz Norte y Tamaulipas, pues se identificó que los cartuchos Lexmark no eran nuevos, sino usados o rellenados, sumado a que sólo rinden para la impresión de 5 mil páginas, y no 12 mil, como se solicita en las bases del IMSS.

@MarioMal
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios