Van tras magnates mineros

Mario Maldonado

Los multimillonarios mexicanos que ha dado la minería, como Alberto Baillères, Germán Larrea y Carlos Slim, serán escudriñados por la Cuarta Transformación para que paguen más impuestos y derramen sus ganancias en las comunidades en las que operan.

Ya han sido varios los mensajes que desde distintos ámbitos gubernamentales se han enviado a los empresarios del sector, a quienes el presidente Andrés Manuel López Obrador no ve con buenos ojos por la acumulación de riqueza exagerada que los ha catapultado a las listas mundiales de multimillonarios, sin que sus utilidades se hayan traducido en beneficios considerables para el país y los pueblos donde están sus concesiones.

Alberto Baillères, de Grupo Peñoles; Germán Larrea, de Grupo México; Carlos Slim, de Minera Frisco; Alonso Ancira, de Grupo Acerero del Norte, y Ricardo Salinas Pliego, a través de Grupo Dragón –empresa generadora de energía con vínculos en el sector minero- participan de una actividad con valor de mercado de 230 mil millones de pesos, en la que se reparten las ganancias con empresas originarias de Canadá, Estados Unidos y China.

Estos empresarios fueron los principales beneficiados con las casi 3 mil 200 concesiones mineras que se entregaron en el país durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, mismas que tendrán vigencia más allá del año 2060, con posibilidades de ampliarse 50 años más, según los preceptos de la Ley Minera. El Presidente ha dicho que respetará las concesiones, pero algunos legisladores del PT y Morena no opinan lo mismo.

Los magnates también han sido beneficiados con un régimen fiscal ‘suave’, diseñado para fomentar la inversión e incrementar los niveles de producción, considerando que la industria representa altos riesgos en cada uno de sus procesos y requiere de un periodo largo de tiempo para alcanzar el punto de rentabilidad.

Una carga impositiva robusta, dicen los expertos, hubiera desincentivando la inversión minera, afectando incluso a la industria metalúrgica del país, por lo que tuvo que buscarse un equilibrio entre la atracción de capitales y la recaudación fiscal, aunque se hizo a un lado la preservación del medio ambiente y la protección social de los trabajadores.

Estos son los parámetros que la 4T pretende cambiar, pues más allá del pago de derechos por explotación de los recursos naturales, los gravámenes a los que se somete la actividad minera son prácticamente similares a los de cualquier otro sector industrial, sin contemplar el impacto ecológico y social.

Según los cálculos del Servicio de Administración Tributaria, el ingreso por ISR en el área de minería es menor a 1% de la recaudación total, y en promedio casi la mitad de lo que representa en proporción la recaudación por minería en América Latina.

Esta es la razón por la que la jefa del SAT, Raquel Buenrostro, busca modificar la carga impositiva a las empresas mineras para incrementar la recaudación en un sector que, según los cálculos de la 4T, tiene concesionada una cuarta parte del territorio del país para la explotación de minerales.

La idea de apretar a los magnates mineros surge de la necesidad de fortalecer las finanzas públicas y canalizar más recursos a proyectos prioritarios del gobierno, y se enfoca en principio en una mayor eficiencia en el cobro de ISR, así como en metodologías más rígidas para calcular la devolución al IVA.

La eliminación de la Subsecretaría de Minería, la cancelación del Fondo Minero, el desexilio del cuestionado líder minero Napoleón Gómez Urrutia y el ajuste que se prepara al marco fiscal han puesto a los empresarios del sector a temblar.
Justificado o no, es otro embate de la 4T a la confianza de la inversión privada.

ASA: renovación de equipos

Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), a cargo de Oscar Arguello, se encuentra en un proceso de renovación de sus terminales. En específico de las motobombas que son utilizadas para el correcto manejo y distribución de la turbosina.
Dicha adquisición está a cargo de Mauricio Omar Arellano, director de Combustibles, junto con Joaquín Adrián Caudillo Piña, gerente de Ingeniería.

El fallo estaba programado para el pasado lunes 5 de octubre, pero por cuestiones poco claras, según algunos participantes, fue reprogramado para el próximo lunes 12.

La definición de esta contratación es importante, porque el presupuesto de ASA se incrementará el próximo año para seguir con la modernización de sus instalaciones, y la transparencia en los procesos de licitación es necesaria para generar competencia y mejores condiciones para el organismo descentralizado.

Casineros cabildean en la 4T

Dentro del sector casinero llamó la atención la reunión que sostuvo esta semana la secretaria general en funciones de Morena, Yeidckol Polevnsky, en el conocido restaurante La Torrada de San Pedro Garza García, Nuevo León, siendo el anfitrión el empresario Raúl Saidé, quien junto con su familia son dueños de la firma Atracciones y Emociones Vallarta, permisionario que mediante un mandato judicial consiguió escindir su licencia en cuatro empresas para autorizar la instalación de 50 nuevos casinos.

Al parecer, la familia Saidé Marcos intentaría acercarse a los más altos niveles en Morena para lograr que la Secretaría de Gobernación, que lleva Olga Sánchez Cordero, reconozca a las empresas Latam Operations, Waddcor, True Win Group, y Grupo Blue Bet México, para operar estos nuevos casinos.
 

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios