Rosa Icela, una ‘infiltrada’ en la 4T

Mario Maldonado

La recién nombrada coordinadora General de Puertos y Marina Mercante, Rosa Icela Rodríguez, llega a un cargo para el que no posee experiencia alguna, pero en la que realizará una función en la que se ha especializado por lo menos durante los últimos ocho años: será una infiltrada.

En el primer círculo del presidente Andrés Manuel López Obrador se tiene claro que la exsecretaria de Gobierno de la Ciudad de México es parte importante del equipo de Marcelo Ebrard, a quien ha respondido como su verdadero jefe desde distintos cargos de la administración capitalina.

La reportera, egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, colabora con el hoy canciller desde la Jefatura de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuando fungía como directora General de Participación Ciudadana en la Secretaría de Gobierno.

Ebrard personalmente impulsó su nombramiento y la posicionó como funcionaria clave del gabinete de Seguridad durante los años en que éste se desempeñó como secretario del ramo, de 2002 a 2004.

Ya como jefe de Gobierno, Ebrard la designó coordinadora del Gabinete de Gobierno y Seguridad Pública, encabezó a su nombre las reuniones en la materia y se responsabilizó de las 71 Coordinaciones Territoriales de Seguridad y Procuración de Justicia.

Sin embargo, las mayores y más complejas pruebas de lealtaçd para Rodríguez Velázquez llegaron en 2012, cuando fue envida a defender los intereses de Ebrard en la administración de Miguel Ángel Mancera, quien ya mostraba indicios de traicionar al grupo que lo llevó al gobierno del entonces Distrito Federal.

En el último gobierno perredista, Rosa Icela fue designada secretaria de Desarrollo Social, desde donde, según funcionarios de aquel periodo, operó electoralmente recursos en beneficio del naciente Movimiento de Regeneración Nacional.

La funcionaria abandonó la administración de Mancera en 2018 y participó en el diseño del Plan de Gobierno de Morena para la Ciudad de México, siempre como una cuota de Marcelo Ebrard en el equipo de trabajo de Claudia Sheinbaum.

Asumió el segundo cargo de mayor importancia del gobierno capitalino y desde ahí respondió permanentemente a una línea de mando que provenía directamente desde el Edificio Tlatelolco ubicado frente a la Alameda Central.

Por ejemplo, desde su posición en la secretaría de Gobierno de la Ciudad de México, Rodríguez Velázquez se aseguró de evitar cualquier acercamiento o negociación entre Sheinbaum y los enemigos del Canciller.

En específico, bloqueó los casi exitosos intentos de tregua del exsecretario de Movilidad, Héctor Serrano, quien presionó por acuerdos políticos con las muy recordadas movilizaciones de sus grupos de taxis en la capital.

El arribo de Rosa Icela Rodríguez a la Coordinación de Puertos no será entonces para convertirla en una figura decorativa, sino para enviar nuevamente a la Cancillería el reporte puntual de todo lo que llega y se va del país por la vía marítima.

La Marina tendrá en sus manos el control operativo, pero en los hechos el titular de la SRE asumirá la parte administrativa, fortaleciendo con esto una oficina de ‘vicepresidencia’ que absorbe ya funciones de Gobernación, de Economía, de Seguridad Pública y ahora de Comunicaciones y Transportes.

Los hechos también explican el tipo de perfiles que AMLO coloca en sus principales secretarías de Estado, en donde Olga Sánchez Cordero, Graciela Márquez, Alfonso Durazo y Jorge Arganis Díaz sí tendrán que luchar con el mote de figuras decorativas.

Los retos de Jorge Arganis

Y hablando de los cambios al interior de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), una de las tares más importantes de Jorge Arganis Díaz Leal es acelerar las obras y proyectos en el sector portuario, para lograr que se cumpla con la inversión de 100 mil millones de pesos proyectados para este sexenio entre la iniciativa privada y el gobierno federal, tanto para el desarrollo como para la modernización de los puertos mexicanos.

Uno de los más relevantes es el de la Administración Portuaria Integral de Veracruz (APIVER), que lleva Miguel Ángel Yáñez Monroy, donde ya se han realizado replanteamientos en los procesos de desarrollo y construcción de las terminales de granel mineral de Grupo Logra; de granel agrícola de Grupo Gramosa; y de fluidos de grupo IEnova; todo con el objeto de no aplazar fechas para su nicio de operaciones y cuidando en todo momento la salud de los trabajadores.

Este mes se espera que arranquen las operaciones de la nueva terminal de granel mineral, la cual cuenta con una capacidad de almacenaje en bodega y patios de más de 340 mil toneladas, y una inversión superior a los 332 millones de pesos para el puerto de Veracruz.

Duvar: crecimiento y arte

La firma Contact de Grupo Duvar, el jugador mexicano más importante en productos del mercado ferretero y plomero de alta especialidad en el sistema hidráulico con un potencial valuado en 890 millones de pesos, recientemente dio a conocer su plan para hacer crecer su cuota de mercado y facturación en 20% a través del lanzamiento de Ferreterías Contact.

Sin embargo, esta empresa que es parte a Grupo Duvar, al mando de Pablo Urango Orozco, ha buscado estrategias diferentes para conectar con la gente en estos tiempos difíciles derivados por el confinamiento ocasionado por la pandemia del Covid-19, y lo hace por medio del arte. Por ello, en alianza con la alcaldesa de Naucalpan, Paty Durán, encomendaron al prestigiado artista mexicano Javier Malo una escultura monumental, que ya fue instalada en la Presidencia Municipal colindante con la Ciudad de México, y que posteriormente será exhibida en Plaza Satélite.

Este proyecto liderado por la secretaria de Cultura de la demarcación, Abigail Martínez, es un ejemplo de la búsqueda de alternativas de conectar e impulsar a la gente; y no hay mejor forma que a través del arte y de la necesidad de expresar la importancia de la resignificación del valor del contacto y la búsqueda de todo aquello que nos hace más humanos.
 

@MarioMal

Comentarios