NXIVM, Clara Luz y la élite regiomontana

Mario Maldonado

Los hermanos Boone Sabag, relacionados también familiarmente con Carola, Loreta y Jimena Garza, acercaron a Clara Luz a las enseñanzas de NXIVM

Cuando el fundador de NXIVM, Keith Raniere, conoció a Emiliano Salinas en los primeros años del 2000, se le ocurrió que podrían llegar a controlar la política y la economía mexicana a través de algunos de sus representantes. Para este fin, reclutaron a personajes con el potencial de colocarse en posiciones de poder.

A casi dos décadas de aquella idea, y con Raniere condenado a 120 años de prisión por delitos de explotación sexual, quienes integraron y lideraron esa organización siguen usando las enseñanzas y materiales de su maestro para tratar de tomar las riendas del país o, por lo menos, para dirigir los caminos de los procesos electorales como el que se desarrolla actualmente en México.

El video que se esparció como pólvora en las redes sociales, y que está a punto de descarrilar las aspiraciones políticas de la morenista Clara Luz Flores en Nuevo León, no pudo haber salido de otras manos más que las de un alto directivo u operador de las filiales en México de NXIVM y de Executive Success Program (ESP).

Los personajes involucrados en estas organizaciones son prácticamente los únicos que tienen acceso no sólo a estos materiales grabados casi con calidad cinematográfica, sino que tienen relación directa con la sede en Albany, y en especial con Nancy Salzman y Raniere, aquellos que en su escalafón ostentaban las bandas naranjas o verdes, por arriba de la banda amarilla que tenía la alcaldesa del municipio de Escobedo.

En esos niveles se barajan nombres como el de Emiliano Salinas y Alejandro Betancourt, aunque en el caso de la candidata de Morena las sospechas apuntan a empresarios que constituyeron la sede de ESP en el municipio de Garza García, y que la convirtieron en una empresa en los tiempos en que Rodrigo Medina gobernaba Nuevo León y el hoy candidato priísta Adrián de la Garza era procurador de Justicia del estado.

Hablamos de los hermanos Edgar y Omar Boone Sabag, quienes constituyeron el 27 de mayo de 2011 la razón social Empresas Milliare SA de CV, vinculada con la facturación de los cursos de superación personal de NXIVM en esa zona.

Los hermanos Boone Sabag, relacionados también familiarmente con Carola, Loreta y Jimena Garza, son los mismos que acercaron a la candidata Clara Luz a las enseñanzas de NXIVM, y luego al propio Raniere, quien no tardó en atrapar la admiración y hasta devoción —como se observa en el video— de la edil de Escobedo, como lo hiciera con muchos otros políticos, empresarios, líderes de opinión y representantes del medio artístico, todos con un importante poder adquisitivo y posiciones o familiares de influencia.

Los Boone y las Garza son tan trascendentes en la trama de NXIVM que se identifican como los responsables de resguardar en México a su ‘Vanguard’, cuando éste ya era requerido por las autoridades de Estados Unidos.

ESP Monterrey fue la filial que absorbió la representación total de NXIVM México cuando el hijo del expresidente Carlos Salinas se deslindó públicamente del negocio, el cual, durante sus 16 años de operación, registró ingresos por alrededor de 20 millones de dólares, unos 400 millones de pesos.

No es la primera ocasión en que los integrantes de NXIVM, ya con su líder en manos de la justicia, tratan de influir en los resultados de una contienda electoral. Se sabe que, en los comicios de 2018, los llamados ‘espianos’ generaron acercamientos con las distintas fuerzas políticas, incluso con el hoy gobernante Movimiento de Regeneración Nacional, a través de personajes vinculados con la misma organización, como el actual dirigente nacional del partido, Mario Delgado, y de otros tantos que buscaban alianzas para asegurar la victoria de Andrés Manuel López Obrador.

 

[email protected]
Twitter: @MarioMal

 

Comentarios