Se encuentra usted aquí

Meade, el consejero improbable de la 4T

19/11/2019
02:00
-A +A

José Antonio Meade está más cerca del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador de lo que se piensa. Desde la etapa de transición y durante el primer año de la administración, el ex candidato presidencial del PRI ha sido asesor del secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y del canciller Marcelo Ebrard

Sus consejos casi siempre pasan por el visto bueno del Presidente, quien no ve con malos ojos que el ex secretario de Hacienda y ex canciller del gobierno de Enrique Peña Nieto asesore a Herrera y a Ebrard en asuntos torales, como la reestructura financiera de Pemex o la relación bilateral con Estados Unidos. 

“Nadie (de los funcionarios actuales o ex funcionarios) tiene los contactos y las relaciones que tiene Pepe”, dice uno de los amigos del también ex secretario de Desarrollo Social. Esta habilidad para el networking han convertido a Meade en una persona imprescindible para el nuevo gobierno, sobre todo ante los tumbos que ha dado en varias de sus decisiones y estrategias de gobierno. 

Ni siquiera que a Meade se relacione también con el PAN y con el actual villano favorito del Presidente: el ex mandatario Felipe Calderón. “Actúa de buena fe, quiere contribuir a la Cuarta Transformación del país”, ha llegado a decir Andrés Manuel López Obrador. 

El banderazo para acercar a Meade al nuevo gobierno lo dio el propio López Obrador cuando en reunión celebrada el 3 de agosto de 2018, en su casa de transición, le retiró el mote de ‘indeseable’.

“Es una persona decente, buena y honorable”, dijo AMLO del ex funcionario peñista y calderonista, quien con barba y bigote mostraba para ese entonces una imagen muy diferente a la difundida durante la campaña electoral, como si buscara borrar ese pasado.

No pasaría mucho tiempo para que Ebrard, todavía en transición, entrara en contacto con Meade; lo hizo en búsqueda de asesoría que incluyó también reuniones en cafés de la colonia Roma con Patricia Espinosa, encargada de la política exterior en los tiempos de Felipe Calderón.

Con el inicio del sexenio, y contrario a las expectativas de la propia Cancillería, las responsabilidades de Ebrard fueron creciendo dentro de la administración pública y con ello la dependencia hacia el funcionario transexenal José Antonio Meade.

Se sabe, por ejemplo, que la estrategia para renegociar la deuda de Petróleos Mexicanos fue operada casi en su totalidad por Marcelo Ebrard, y por supuesto surgió de la mente financiera de Meade.

El hecho se evidenciaba con la presencia y protagonismo del canciller en el anuncio conjunto del plan financiero con los representantes de JP Morgan, HSBC y Mizuho Security; esto ante un Carlos Urzúa que empezaba a mostrar incomodidad por las injerencias externas a su Secretaría de Hacienda.

Según empresarios del sector exportador, en junio, durante la negociación que México enfrentó para sortear la amenaza de aranceles de Estados Unidos, Meade encabezó un virtual ‘cuarto de junto’.

Ebrard, encargado de sortear las amenazas de Donald Trump para conseguir un acuerdo de detención del flujo migratorio, informó en tiempo real a su flamante asesor cada detalle de la negociación.

El resultado de esos encuentros es todavía calificado como uno de los mayores logros del actual titular de Cancillería, y reconocido en su momento por el propio Meade, quien a través de su cuenta de Twitter se mostró abiertamente satisfecho por la negociación y por los negociadores.

Pepe Meade, como se le conoce en el ambiente financiero, ha sido también un visitante recurrente a las oficinas de Hacienda en Palacio Nacional y en las alternas, de Plaza Inn, donde Arturo Herrera suele escuchar su consejos.

Al final, como lo dijo el Presidente en una de sus conferencias matutinas, “hay libertad para platicar con todos”.

Parece entonces que la experiencia y capacidad de Meade encontraron cabida en el entorno de la 4T; sobre todo ante la ausencia de figuras que, en el pasado, habían limitado su esplendor, tales como Luis Videgaray Ernesto Cordero.

Posdata
El dato interesante sobre la injerencia de Meade en el gobierno de la Cuarta Transformación es que ha sido clave para que tanto Ebrard como Herrera se consoliden como las figuras con la mayor fortaleza dentro del gabinete, e incluso, en el caso del secretario de Relaciones Exteriores, para que construya su camino hacia una eventual candidatura presidencial. 
 
61 proyectos en el Plan de la IP
Le adelantaba el viernes pasado sobre el Plan Nacional de Infraestructura que le propusieron los empresarios a Andrés Manuel López Obrador, y que fue revisado por Arturo Herrera y Alfonso Romo, el cual será presentado el próximo 26 de noviembre por el Presidente.  
Iniciará con 15 obras prioritarias, cuya inversión rondaría los 160 mil millones de pesos y se podrán adjudicar tan pronto se anuncien.  
Sin embargo, en total se tienen contemplados 61 proyectos, cuya inversión sería de 254 mil 990 millones de pesos, según el documento en manos de la Secretaría de Hacienda. 

No obstante, se especifica también que en reuniones subsecuentes, se pueden incluir nuevos proyectos.
 
@MarioMal
[email protected]

Mario Maldonado
Mario Maldonado es periodista de formación. Se graduó de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y se ha especializado en asuntos de negocios, finanzas y economía en instituciones de México y...