Los fantasmas en el clóset de Ramírez Pineda

Luis Antonio y Heladio Ramírez Pineda son hijos del exgobernador de Oaxaca, Heladio Ramírez López, quien fue jefe del titular de la ASF, David Colmenares

Los fantasmas en el clóset de Ramírez Pineda
Cartera 07/12/2021 03:00 Actualizada 03:00
Guardando favorito...

A casi una semana de la salida de Luis Antonio Ramírez Pineda de la dirección general de ISSSTE, comienzan a aparecer los fantasmas o cadáveres en el clóset de su gestión, la cual se mantuvo blindada en cuanto al manejo de recursos durante los primeros tres años del sexenio por la presencia de su hermano Heladio Ramírez Pineda en la dirección general Jurídica de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En estos días se dio a conocer que la Fiscalía General de la República judicializó una carpeta de investigación contra ocho funcionarios del ISSSTE, entre ellos su director jurídico, José Febo Trujeque Ramírez, quien habría permitido un pago duplicado por más de 800 millones de pesos en favor de una empresa subsidiaria del otrora poderoso Grupo Fármacos Especializados, propiedad del empresario Antonio Pérez Fayad.

Los hechos se refieren a una presunta complicidad que hubo entre funcionarios y la empresa Selecciones Médicas del Centro S.A. de C.V. para pagar, por segunda ocasión en 2020, un contrato de adquisición de marcapasos y materiales de curación que había sido liquidado desde 2019, lo que generó una querella ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción por parte de la Dirección de Administración del propio ISSSTE.

Lo interesante del asunto, y la razón por la que la irregularidad se demoró hasta un año en llegar al Ministerio Público, es que la primera denuncia del instituto se realizó ante la ASF, para que pusiera énfasis en la revisión tanto del ejercicio 2019 como de 2020, pero nunca se le dio trámite; tampoco a la revisión de multimillonarios contratos otorgados por el ISSSTE.

Luis Antonio y Heladio Ramírez Pineda son hijos del exgobernador de Oaxaca, Heladio Ramírez López, quien además fue jefe del titular de la ASF, David Colmenares Páramo, cuando este último se desempeñó como su secretario de Finanzas en la administración estatal entre 1986 y 1992. En la Auditoría aún abundan funcionarios en puestos clave que pasaron por la administración pública oaxaqueña.

Con esta coraza, en el ISSSTE de Ramírez Pineda no sólo se pagaron algunos cientos de millones más a los dueños de Fármacos Especializados, sino que también pasó el contrato de equipo para ultrasonidos torácicos por 95 millones de pesos, para la polémica Cyber Robotic Solutions S.A. de C.V., la empresa de León Bartlett Álvarez, hijo del director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz. Antes, en 2019, había entregado otros cinco contratos a la misma razón social para la compra de materiales de curación y equipo médico, por un monto acumulado de 60 millones de pesos.

También están los contratos que el organismo de servicios para los trabajadores del Estado ha entregado a la empresa especializada en tratamientos relacionados con el sistema sanguíneo, Vitalmex, que fue señalada el año pasado por la Comisión Federal de Competencia Económica por prácticas de colusión, por pertenecer presuntamente al llamado cartel de la sangre.

Parece que para Grupo Vitalmex resultó un mayor negocio no repartir los contratos con sus competidores, pues entre 2020 y 2021 se hizo de 36 adjudicaciones directas con el ISSSTE, por una cantidad superior a 2 mil 800 millones de pesos. Asimismo, la adjudicación del Servicio de Cirugía Cardiovascular y Hemodinamia de 2020 se asignó por mil 300 millones de pesos.

En los días en los que estallaba la bomba sobre los contratos del ISSSTE, Ramírez Pineda decidió renunciar, primero para supuestamente competir por la candidatura de Oaxaca en 2022, aunque finalmente se fue a la banca de desarrollo, a dirigir Nafin y Bancomext. En su lugar llegó el extitular del fracasado Birmex, Pedro Zenteno, quien ya habló de investigar y limpiar la corrupción del instituto. Veremos si va en serio.

Quitan contrato a GMX

Desde la Secretaría de Hacienda, a cargo de Rogelio Ramírez de la O, salió la instrucción para que Agroasemex, la aseguradora gubernamental de bienes patrimoniales, sea la encargada de dotar las pólizas con las que operará el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), a cargo de Jesús Rosano García, para aumentar la cobertura y garantizar la solvencia.

Resulta que el actual proveedor, Grupo Mexicano de Seguros (GMX), del empresario José Luis Llamosas, generó dudas y enojo en el gobierno al seguir sin reparar los 4 mil 500 millones de pesos del accidente del 3 de mayo la Línea 12 del Metro capitalino.

GMX dijo en múltiples ocasiones que estaba ‘lista’ para el pago de la póliza por daños y responsabilidad civil que ampara a los bienes y a terceros, pero se ha justificado y al final sigue sin pagar. El seguro le costó poco más de 300 millones de pesos a la CDMX que hoy gobierna Claudia Sheinbaum, y es lo que se buscaría evitar con el AICM.

Mikel Arriola crece la Liga Mx

Contrario a lo que se esperaba por el embate de la pandemia, el negocio del fútbol mexicano terminará el año con números negros y utilidades, lo cual fue celebrado este lunes por los dueños de los 18 equipos de la Liga Mx, que preside Mikel Arriola, quien les presentó buenas cuentas financieras al cabo de un año de gestión.

El valor de la Liga creció 10%, el doble que el año pasado, para ubicarse en 2 mil 329 millones de dólares. El EBITDA fue 222% más a lo esperado para este año. Esto no es nada menor, pues se trata del primer año con utilidades desde 2016.
 

Comentarios