Los audios de Alito

El presidente del PRI no halla cómo sacudírselos [a los audios] y, por más que diga que son falsos, editados e ilegales, lo dibujan de cuerpo entero

Mario Maldonado
Cartera 27/05/2022 03:00 Actualizada 03:01
Guardando favorito...

La filtración de los audios de Alejandro Moreno Cárdenas ha puesto a la oposición política del país en crisis. El presidente del PRI no halla cómo sacudírselos y, por más que diga que son falsos, editados e ilegales, lo dibujan de cuerpo entero: un dirigente que tomó las riendas de un partido en vías de desaparición para terminar de darle el tiro de gracia.

Si bien el objetivo de Layda Sansores, gobernadora de Campeche -estado natal de Alito- es precisamente ese: dinamitar al PRI y la alianza opositora con una estrategia de guerra sucia, los audios de Alito son explosivos y, tarde o temprano, van a terminar por hundirlo.

La Auditoría Superior de la Federación y su titular, David Colmenares, que se habían dedicado a poner trabas a los procedimientos para interponer denuncias con las modificaciones al Reglamento Interno de la ASF, ahora se mueven con rapidez para ingresar en menos de cinco horas una denuncia ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, con el objetivo de apuntalar la defensa que Alito emprendería por la filtración de sus grabaciones.

El mismo 11 de mayo en que la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, revelaba en sus redes sociales la primera grabación del actual dirigente nacional del PRI —relacionada con tratos agresivos a sus proveedores—, la ASF presentaba en la FECC de María de la Luz Mijangos una denuncia contra el fiscal general del estado de Campeche, Renato Sales, por un supuesto robo de un equipo de espionaje con valor de 807 millones de pesos.

El tuit de Sansores se difundió a las 10:30 de la mañana, por lo que Moreno Cárdenas, previendo la tormenta que generaría el calibre de sus declaraciones, contó con el tiempo suficiente para operar la denuncia que se presentó a las 15:30 a través de su colaborador, el diputado del Revolucionario Institucional por el estado de Campeche, Pablo Guillermo Angulo Briseño, quien ostenta el cargo de presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación.

Angulo Briseño es hijo político de Alito: toda su carrera y posiciones se las debe a él. En 2015 lo hizo diputado local; para 2018 lo llevó al Congreso de la Unión y en 2021, ya como dirigente del partido, logró su reelección como diputado plurinominal por la tercera circunscripción. Como presidente de la Comisión de Vigilancia, cargo que también le consiguió el presidente del PRI, el legislador campechano tiene en sus manos la evaluación del trabajo de Colmenares, por lo que en palabras llanas es prácticamente su jefe.

No habría otra forma de entender que la ASF haya denunciado a Sales Heredia por las irregularidades de lo que en el ámbito de procuración de justicia se conoce como el “Sistema Rafael”, bautizado así por el nombre de la empresa que comercializó la tecnología, Rafael Advanced Defense Systems, LTD. Hablamos de un sistema que se buscó instalar en la época de Enrique Peña Nieto para mejorar las capacidades de la Policía Federal y de la extinta PGR.

Quienes dieron seguimiento a su contratación e instalación aseguran que el “Sistema Rafael” fue una muy mala inversión: nunca funcionó y debió haber generado denuncias para quienes lo adquirieron, aunque no existe en realidad certeza si Renato Sales participó como responsable. Lo que sí se puede comprobar es que éste no es un producto físico que se pueda robar y trasladar a una fiscalía local para hacer labores de espionaje.

No hay forma tampoco de negar que el documento de denuncia que difundió en sus redes Alejandro Moreno surgió de la auditoría.

Habrá que agregar a esta descripción de apoyos que la dirigencia priísta tiene en la ASF los nombres de los personajes que operan la Unidad de Asuntos Jurídicos, entre ellos el titular de esta unidad a Víctor Andrade, hermano del exsecretario de la Función Pública peñista, Virgilio Andrade, y como director General Jurídico a Heladio Ramírez Pineda, hijo del exgobernador priísta de Oaxaca, Heladio Ramírez López.
 
Posdata
Una buena noticia entre tantas malas, como que nadie del gobierno mexicano asistió a la cumbre de líderes mundiales del Foro Económico de Davos, Suiza.

La empresa Avo Oro Verde, de Eloy Vargas, en alianza con Asymmetrica Investments, de Francisco Escobar, obtuvieron en el WEF el premio como el mejor Fondo de inversión de impacto en Agricultura 2022. La alianza Asymmetrica Investments/Avo Oro Verde es el primer y único vehículo de inversión sustentable en aguacate de nivel institucional respaldado por garantías tangibles, que son las huertas de producción de aguacate Hass, producto de Michoacán que está conquistando los mercados de todo el mundo. ¡Bravo!
 

 

Comentarios