Loretta, Yasmín y el futuro de la Corte

La tercera será la vencida para Loretta Ortiz, quien se convertirá en ministra a partir del próximo año

Loretta, Yasmín y el futuro de la Corte
Cartera 17/11/2021 03:00 Actualizada 03:05
Guardando favorito...

El presidente Andrés Manuel López Obrador ya abrió sus cartas en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y tiene listas sus dos últimas jugadas: la primera, que por primera vez en la historia el máximo tribunal del país tenga cuatro ministras, y la segunda, que a partir de 2023 sea una mujer quien lo encabece.

Esa es la forma como AMLO quiere hacer historia en la Corte, además de la reforma judicial que impulsó el ministro Arturo Zaldívar y que, sin embargo, ahora está en jaque con el recorte de 3 mil millones de pesos al presupuesto del Poder Judicial el próximo año, aprobado por la mayoría de los diputados de Morena, el PT y el Verde.

Ayer el Presidente entregó al Senado la terna de postulantes para ocupar la vacante que dejará el ministro Fernando Franco en diciembre.

Bernardo Bátiz, Eva Verónica de Gyvés y Loretta Ortiz Ahlf fueron las propuestas de López Obrador. La tercera será la vencida para Loretta Ortiz, quien se convertirá en ministra a partir del próximo año.

Loretta Ortiz ya había sido propuesta en dos ternas anteriores por el presidente López Obrador, en las que resultaron elegidos Juan Luis González Alcántara Yasmín Esquivel. El último nombramiento del presidente López Obrador en la Corte se decantó por la egresada de la Escuela Libre de Derecho, doctora en Derechos Humanos por la Universidad Iberoamericana y actual consejera de la Judicatura Federal.

Todo parece indicar que el Presidente busca regresar al conservadurismo en sus elecciones para la Corte, toda vez que las dos ministras y el ministro propuestos previamente lo mismo le han revirado invitaciones que han promovido sentencias, o le han dado entrada a amparos que la 4T considera adversos para su gobierno.

Margarita Ríos-Farjat declinó la invitación del entonces consejero Jurídico, Julio Scherer, para reunirse con el Presidente y solicitar su apoyo para la ampliación de mandato del ministro presidente Arturo Zaldívar; Yasmín Esquivel impulsó una sentencia para devolver mil millones de pesos de impuestos a la familia de la señora Carmela Azcárraga, y Juan Luis González Alcántara presentó un proyecto para declarar inconstitucional que el gobierno federal compre en el extranjero y sin licitación los medicamentos, el cual no se resolvió a favor.

Pese a esto, López Obrador quiere que el relevo de Zaldívar en la presidencia de la Corte sea una mujer, y quien actualmente está en sus pensamientos es Yasmín Esquivel. El problema con el perfil de la ministra es que se anticipa que esté muy plegada a la 4T, pero es justamente eso lo que quiere el titular del Ejecutivo.

Por lo que hace a Loretta Ortiz, este perfil se antoja mucho más independiente, a pesar de haber acompañado a AMLO desde hace mucho tiempo. La abogada integrante del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III fue diputada federal por Morena de 2012 a 2015.

Fue integrante del Grupo Redactor de la Constitución de la Ciudad de México de 2016 a 2017 y durante el periodo de transición, con AMLO como presidente electo, fungió como coordinadora del proceso de pacificación.

Está casada en segundas nupcias con José Agustín Pinchetti, titular de la Fepade. Esas son las cartas credenciales de la próxima ministra, y ese es el legado que quiere AMLO para la Corte y el Poder Judicial.

Posdata

Tras la renuncia del Auditor Especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard, en la ASF ya tienen preparado su relevo. Se perfila para ocupar el cargo Claudia Bazúa Witte. La funcionaria es hermana del Notario Público 230 de la CDMX, Alfredo Bazúa Witte, quien presume de tener como clientes distinguidos a Julia Abdala y a su pareja, el director de la CFE, Manuel Bartlett.

 

Comentarios