Herrera: ascenso, caída y regreso a Washington

Herrera cayó de la gracia de López Obrador, a pesar de que puso la cara frente a la crisis del Covid-19

Mario Maldonado
Cartera 16/05/2022 03:00 Actualizada 03:01
Guardando favorito...

Conocí a Arturo Herrera a inicios del sexenio. El entonces subsecretario de Hacienda me propuso tomar un café para platicar un poco de todo: las razones de la cancelación del aeropuerto de Texcoco, los problemas de Pemex, los proyectos de infraestructura y la política económica y social de Andrés Manuel López Obrador.

Me citó en un pequeño café de la colonia Roma, zona a la que se mudó a finales de 2018, luego de haber sido invitado por su exprofesor, Carlos Urzúa, quien fue el primer secretario de Hacienda de la administración lopezobradorista.

Herrera iba a hacer mancuerna con su amigo Gerardo Esquivel, quien fue anunciado como subsecretario de Ingresos. El destino, sin embargo, los separó. Al economista del Colegio de México y doctor por Harvard se le presentó la oportunidad de saltar al Banco de México tras la salida anticipada del subgobernador Roberto del Cueto.

Herrera fue uno de los subsecretarios más eficientes y mediáticos. Junto con Urzúa, Esquivel, la actual jefa del SAT, Raquel Buenrostro, y la oficial mayor de Hacienda, Thalía Lagunas, hicieron equipo hace casi dos décadas atrás, cuando formaron parte del gabinete económico de López Obrador durante su paso por la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, entre 2000 y 2005.

Al salir del gobierno capitalino, Herrera fue fichado por el Banco Mundial y se mudó a Washington, donde están las oficinas centrales. En 2010 fue contratado como especialista senior de la unidad de la Práctica de Gobernanza del organismo multilateral. Un año después fue promovido para encabezar dicho departamento, teniendo a su cargo a cerca de 40 personas que revisaban asuntos de administración pública financiera y fiscal de 27 países.

Herrera estudió la licenciatura en Economía en la UAM, pero dio clases en El Colegio de México -donde conoció a Urzúa y Esquivel- y luego en la Universidad de Nueva York, donde completó sus estudios de doctorado en Economía.

Hablamos de él porque el viernes pasado Gerardo Esquivel anunció en Twitter que Herrera había sido recontratado por el Banco Mundial para integrarse como director general de Gobierno, luego de haberse caído su nombramiento para encabezar el Banco de México, hace cinco meses y medio.

Herrera cayó de la gracia de Andrés Manuel López Obrador, a pesar de que fue el funcionario que puso la cara frente a la crisis del Covid-19. Arturo fue el secretario de Hacienda durante los dos años más difíciles de la pandemia, por lo que le tocó enfrentar toda clase de retos, desde económicos, políticos, sociales y personales. Nada de esto fue suficiente para que el Presidente le cumpliera su nombramiento.
Tras el anuncio de su salida de Hacienda y la llegada de Rogelio Ramírez de la O, López Obrador se apresuró a decir que no iba a ratificar por otro periodo al entonces gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León. Anunció que sería Herrera el nuevo jefe del banco central. El problema es que faltaban cinco meses para que pudiera tomar el cargo.

Esos meses fueron desconcertantes: transcurrieron lentos, mientras que amigos le sugerían a Herrera estar en contacto con el Presidente y su equipo cercano, para evitar un cambio de parecer de último momento. La interlocución no se dio y pasó lo que se temía: AMLO lo bajó de Banxico y eligió en su lugar a Victoria Rodríguez.

Las razones de su salida apuntan a que autorizó, antes de irse de Hacienda, partidas presupuestarias para algunos estados donde hubo elecciones el año pasado. Resulta que los gobernadores entrantes de Morena se quejaron con el Presidente por haberlos dejado sin presupuesto para el primer año de su gobierno. Esto, junto con la idea de que era mejor promover a una mujer al frente del banco central, terminó con las aspiraciones que tenía Herrera, de pasar a la historia como el tercer secretario de Hacienda que después encabeza Banxico.

Herrera regresará al estado donde vivió unos ocho años antes de integrarse al gabinete de AMLO, y donde se respira mucha política: Washington D.C. Quizá en un futuro retorne, ahora sí, a buscar la candidatura para gobernar su estado natal, Hidalgo, como se lo propusieron en algún momento. Su familia está inmersa en la política de su tierra, así que no lo descarten. Por lo pronto, se va con el mal sabor de boca de haber sido un ángel caído de la gracia de la 4T.

Consejo en Pemex y Dos Bocas

La semana pasada se llevó a cabo una reunión previa a la del Consejo de Administración de Pemex, del viernes 13, en la que se habló de lo que aquí adelantamos hace varias semanas: la refinería de Dos Bocas trae un sobrecosto en contratos que la catapulta a una cifra total de entre 12 mil 500 millones y 14 mil 500 millones de dólares.

Al parecer, en la dirección de Pemex están de acuerdo en evidenciar el alza de costos, pues esto también afecta los flujos que vienen del gobierno a la empresa. La cifra que se manejó durante la reunión fue de 12 mil 500 millones de dólares.

Veremos si este incremento será el definitivo o continuará creciendo. Otras fuentes han identificado que algunas inversiones no serán cargadas al megaproyecto, como el ramal de ferrocarril de Dos Bocas a Chontalpa.

SNTE con AMLO y Delfina

El líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Alfonso Zepeda, celebró ayer el Día del Maestro con un desayuno en Palacio Nacional, al lado del presidente López Obrador y de la secretaria de Educación, Delfina Gómez.

La más relevante del encuentro, además de la cercanía que mostró el SNTE con el gobierno de López Obrador, fue el incremento de 7.5% para los trabajadores de la educación que ganan menos de 20 mil pesos mensuales.

Durante el desayuno, el secretario general del sindicato agradeció al mandatario la disposición para la mejora salarial superior a la inflación, la vacunación prioritaria a las y los maestros, así como mejorar el sistema de pensiones del ISSSTE.

Zepeda también pidió al Presidente un aumento en la Unidad de Medida y Actualización (UMA) para las pensiones, de manera que se incremente gradualmente cada año, y que los maestros y maestras que se jubilen reciban una pensión más digna.

AMLO dijo que “le queda de tarea lo de las pensiones”. Así que, veremos si esta luna de miel se mantiene con esa promesa.
 

@MarioMal
[email protected]

 

Suscríbete aquí para recibir directo en tu correo nuestras newsletters sobre noticias del día, opinión, planes para el fin de semana, Qatar 2022 y muchas opciones más.

Comentarios