Suscríbete

Hacienda: más cambios y difícil 2021

Mario Maldonado

La desazón en Hacienda se da luego de un año trágico para la economía mexicana, que caerá por lo menos 9% en medio de la crisis por el Covid-19

La Secretaría de Hacienda se está debilitando y se encamina hacia un punto preocupante para los inversionistas y la estabilidad financiera del país.

Hace unos días, Carlos Noriega Curtis , jefe de la Unidad de Seguros y Fianzas de la Secretaría de Hacienda, presentó su renuncia porque no pudo sortear la reforma de pensiones, a pesar de que venía de un sector familiarizado con la industria. Su salida se hará efectiva en los próximos días.

La renuncia de Noriega Curtis, presentada ante el pleno de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), que preside Abraham Everardo Vela Dib, es percibida como una bomba para el sector financiero, luego de la decisión de los legisladores de topar las comisiones de las Afore, lo cual se vuelve insostenible para
las administradoras de fondos de pensiones.

Carlos Noriega es un funcionario cercano al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, quien se lo quitó al extitular de la jefatura de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, para sumarse al equipo hacendario, toda vez que también es un viejo conocido del subsecretario, Gabriel Yorio.

Pero todo dio al traste con la propuesta presidencial de topar las comisiones de las Afore a por lo menos 0.40%. La iniciativa del gobierno señala en su exposición de motivos que México tiene un promedio de comisiones de 0.92%, mientras que Colombia, 0.62%; Chile, 0.54%, y Estados Unidos, 0.45%, por lo que el promedio de estos tres países es debe ser de 40%.

La desazón en Hacienda se da luego de un año trágico para la economía mexicana, que caerá por lo menos 9% en medio de la crisis por el Covid-19 y la falta de estímulos económicos por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

También se da en el contexto de la renuncia del exjefe de la Oficina de la Presidencia y enlace con empresarios, Alfonso Romo, quien pese a que no se llevaba bien con el secretario de Hacienda intentó generar una buena relación con los empresarios y los inversionistas.

De hecho, los cambios recientes en Hacienda, en los que Arturo Herrera parecía ganar posiciones a la Jefatura de l a Presidencia, parecen desvanecerse ante el embate de legisladores de Morena, como el titular de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, quien busca cambiar la ley de Banco de México, poniendo en riesgo las reservas internacionales.

En esta columna criticamos que la dependencia encabezada por Arturo Herrera haya guardado silencio hasta que se dio a conocer el aplazamiento de la llamada ley Monreal para el primer bimestre de 2021. Esto, a pesar de que el 9 de diciembre llegó una comunicación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos alertando sobre el riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo en el que se incurriría si se abre la puerta a los dólares en efectivo en Banxico.

Dijimos que la llamada del subsecretario Gabriel Yorio, así como el titular de la Comisión Bancaria y de Valores, Juan Pablo Graf —quien también está en la ‘tablita’ para dejar Hacienda— salieron a pronunciarse con un tibio “nos parece que han tomado la medida adecuada al dar espacio para tener una discusión más técnica y profunda”.

La respuesta, expusimos, contrasta con aquel posicionamiento del exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, de noviembre de 2018, cuando aseguró que ante cualquier intento legislativo o incluso presidencial, “las reservas (internacionales) no se tocarían”.

Malas noticias para una Secretaria de Hacienda que cada vez más se va desdibujando y parece débil frente al gran reto que significa 2021 en términos de recuperación económica.
 

[email protected]
Twitter: @MarioMal

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios