Gobernadores, en la mira por caso Lozoya

Mario Maldonado

La gestión del mandatario poblano se ha convertido en un lastre para Morena en plena carrera electoral

La maquinaria judicial en torno al caso de Emilio Lozoya finalmente se echó a andar con el encarcelamiento y vinculación a proceso del exsenador panista, Jorge Luis Lavalle. Según fuentes del gobierno, se trata del inicio de nuevas detenciones relacionadas con los sobornos recibidos por diversos políticos para la aprobación de la reforma energética, una trama en la que están involucrados gobernadores como el morenista del estado de Puebla, Luis Miguel Barbosa, y los panistas de Querétaro, Francisco Domínguez, y Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca.

Los mensajes que manda la figura presidencial coinciden con la noción de que al poblano podría estallarle también este caso de corrupción. En la visita de dos días que Andrés Manuel López Obrador realizó el pasado fin de semana a Puebla no se consideró un espacio siquiera para saludar al gobernador, a pesar de que el Ejecutivo federal estuvo en la capital poblana y muy cerca de las oficinas del gobierno del estado.

El equipo de Barbosa quiso atribuir ese desaire a las limitaciones impuestas por la veda electoral, pero en Palacio Nacional se tiene claro que desde hace algunos meses la relación con el exsenador perredista está rota. Además, la gestión del mandatario poblano se ha convertido en un lastre para Morena en plena carrera electoral, luego de que se confirmara que el gobernador busca descarrilar a la candidata de Regeneración Nacional a la alcaldía de Puebla, Claudia Rivera Vivanco.

Fuentes del entorno presidencial relatan una anécdota entre López Obrador y Barbosa en una de las giras a ese territorio, ocurrida en los últimos meses de 2020. En aquella ocasión, el gobernador reclamó al presidente sobre el caso Lozoya: “Andrés Manuel, no puedo creer que no hayas metido a Emilio a la cárcel”, le soltó. El presidente le respondió molesto: “Me extraña que tú, siendo abogado, no entiendas cómo se mueven los procesos judiciales”.

Al parecer, Lozoya será el caso que termine por destruir los vínculos de Barbosa con la Cuarta Transformación, toda vez que el primer expediente judicializado en esta historia de corrupción corresponde precisamente a uno de los personajes más cercanos en los últimos meses al gobernador poblano, quien se convirtió en proveedor del gobierno local y en asesor para el desarrollo de proyectos de energía renovable.

En este espacio informamos sobre la creación, en marzo de 2020, de la Agencia de Energía del Estado de Puebla, en cuya presentación Barbosa estuvo acompañado en el presídium por el hoy vinculado a proceso Jorge Luis Lavalle. El despacho que representaba entonces el exsenador también asesoró al gobierno de Francisco Javier García Cabeza de Vaca en los proyectos energéticos de Tamaulipas.

A Barbosa se le acusa de que, como coordinador de la fracción parlamentaria del PRD en el Senado, solicitó diversos favores al gobierno de Enrique Peña Nieto para no armar una rebelión contra la reforma energética, entre ellos la supuesta entrega de 100 mil dólares como soborno.

En la denuncia final que Emilio Lozoya entregó a la Fiscalía General de la República, la cual se difundió en un documento de 63 páginas, sólo se incluyó en la página 32 una referencia a que Barbosa solicitaba, a cambio de no armar la revuelta, el traslado de su hermano, trabajador de Pemex, de una Terminal de Almacenamiento en Guerrero, a las oficinas centrales en la Ciudad de México.

El señalamiento sobre el soborno económico se suprimió, probablemente por la protección que el mandatario estatal tenía en aquel momento del Presidente y su gobierno, misma que al igual que lo hicieron sus imputaciones, en cualquier momento puede desaparecer.

Televisa y Univision crean gigante de contenidos

Televisa y Univision anunciaron la creación de una nueva empresa denominada Televisa-Univision. La operación dará paso al proveedor de contenidos audiovisuales en español más importante a nivel mundial.

El catálogo que ahora unifican estos dos gigantes de los contenidos en español y el compromiso de destinar un fuerte presupuesto a la creación de miles de horas adicionales de calidad, harán de Televisa-Univision un jugador clave en el contexto mundial de proveedores de contenidos.

A esta aventura se suman el gigante tecnológico Google y Softbank, un conglomerado japonés con experiencia en invertir en empresas de telecomunicaciones, internet y en empresas proveedoras de servicios para el nuevo ecosistema digital, tanto en Japón, como en Estados Unidos, Europa y otros países.

Los ingresos para Televisa por esta operación, de alrededor de 4.8 mil millones de dólares, representan 58% de lo que ha invertido en telecomunicaciones entre 2013 y 2020 (8.3 mil millones de dólares). Se trata de una cantidad de recursos que además ayudará a mejorar los indicadores de deuda del grupo.

Con la planeación operativa y financiera diseñada para esta alianza, el equipo de Alfonso de AngoitiaBernardo Gómez Wade Davis se enfocará en lograr mejoras en varios indicadores financieros, entre ellos el margen de EBITDA, que estiman pueda ubicarse en niveles de 45% de los ingresos.

Por su parte, la creciente participación de Televisa en Univision, que pasa de 36 a 45%, potenciará la capacidad de este jugador en el mercado hispano de Estados Unidos para aprovechar este segmento, que es el que más ha crecido en términos del porcentaje de hogares que consumen contenidos multiplataforma.

Con los recursos que Televisa obtendrá de esta operación, fortalecerá el segmento de telecomunicaciones con Izzi, Sky y Bestel, en el que ha se ha destacado en los últimos 12 años por los montos que ha invertido en el despliegue de infraestructura, en el número de suscriptores y la introducción de productos como Izzi móvil.

Una gran apuesta en un momento clave para ambas empresas por el crecimiento de las plataformas de streaming.

 
@MarioMal
[email protected]

Comentarios