Empresarios piden al Presidente más inversión pública

Mario Maldonado

El Programa Nacional de Infraestructura 2019-2024 que los empresarios presentaron al presidente Andrés Manuel López Obrador viene acompañado de una solicitud insoslayable: que el gobierno aumente la inversión pública a partir del próximo año. 

La reunión de este lunes en Palacio Nacional, a la cual asistieron Carlos SlimAntonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios; Carlos Salazar, del Consejo Coordinador Empresarial, y Armando Garza Sada, de la regiomontana Alfa, fue para detallar el tipo de proyectos que se llevarán a cabo y los esquemas de inversión. 

Los empresarios se comprometieron a inyectar cerca de un billón de pesos en proyectos de infraestructura prioritarios, con amplio impacto social, como lo pide el Presidente, siempre y cuando se le meta mano al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) del próximo año y se destinen más recursos al gasto en inversión pública y se acepten modelos de asociaciones público-privadas como los que se ejecutaron en los sexenios anteriores. 

En el paquete económico 2020 el gasto en inversión se ubica en 759 mil 868 millones de pesos, esto es 12.4% del gasto total y 2.8% del PIB, lo que representa un incremento de 2% respecto al PEF 2019. Sin embargo, el gasto en inversión pública (infraestructura) presenta una disminución de 5% real respecto al presupuesto de este año.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, estuvo presente en la reunión, al igual que la titular de Energía, Rocío Nahle, y el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú. La idea es que una vez definidos los proyectos y los esquemas de inversión, cada una de las dependencias asuma las obras y se encargue de diseñar los proyectos ejecutivos y el modelo más viable para echarlos a andar. 

Sin embargo, el Presidente no quiere quitarle un solo peso a sus programas sociales. De acuerdo con una fuente que estuvo presente en la reunión, a cambio ofreció a los empresarios flexibilizar los esquemas de inversión y financiamiento para que puedan participar en todos los proyectos estratégicos sin poner en riesgo su inversión. La banca de desarrollo, les dijo, será un brazo financiero muy importante. 

Según los empresarios consultados, si bien aún no se tiene una cifra oficial de los recursos que se van a requerir para completar este plan sexenal de infraestructura, en total rondará entre un billón y un billón y medio de pesos, un poco más de 20% del presupuesto 2020. Lo que sí es que López Obrador les ha pedido que todos sean concluidos durante la actual administración. 

Entre los más de mil 600 proyectos están los cuatro más icónicos de la administración lopezobradorista: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, la ampliación del Aeropuerto de Santa Lucía y el Corredor Transístmico. 

En la reunión también estuvo Alfonso Romo, el jefe de la Oficina de la Presidencia, quien poco a poco comienza a recuperar el poder de interlocución con la iniciativa privada y en la toma de decisiones dentro del gabinete. Por ejemplo, la banca de desarrollo, como se los dijo ayer el Presidente, será uno de los brazos financieros más importantes de los proyectos, y esta le fue designada a él pese a que tradicionalmente era el secretario de Hacienda quien se encargaba de elegir a los directores de esas instituciones financieras.  
 
China entra por la puerta de atrás 

Dentro del sector automotriz se prenden las alertas ante la posibilidad de que camiones chinos entren a México, esto a través de la empresa Jet Van Car Rental, de Cuauhtémoc Velasco, la cual se llevó 100 tractocamiones (6x4) y 600 camiones 4x2 (rabón) vía la licitación No. LA-008JBP999-E36-2019, llevada a cabo por Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), de Ignacio Ovalle, pues se sabe que tendría en el radar utilizar unidades de la marca china Foton Motors. 

Esta compra es estratégica para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no sólo porque dichos contratos ascienden a poco más de mil 700 millones de pesos, sino que Segalmex, organismo que surge de la fusión de Liconsa y Diconsa, tendrá la vital tarea de llevar a todos los rincones del país los alimentos de primera necesidad; hablamos de 27 mil puntos repartidos por todo México.

Las dudas vienen en que Jet Van cumpla en tiempo y forma con los plazos de entrega, pues si los camiones son traídos desde China, esto implica trámites y tiempos considerables, desde la fabricación hasta tener en cuenta que las unidades deben ser entregadas en puerta en prácticamente todos los estados de la República. Y, ni que decir de las condiciones técnicas, mecánicas y de equipamiento con que deben cumplir, rubros en donde los productos chinos han sido muy cuestionados. 

El contrato consiste en el arrendamiento por cuatro años y las unidades tendrán que ser entregadas antes del 5 de marzo de 2020.
 
Traxión hace historia

Desde que se listó en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) hace dos años, justo en estas fechas, Traxión acumula un crecimiento de 191% en su utilidad neta y de 93% en su flujo operativo en comparación con los primeros seis meses de 2017. 

Dichos resultados están íntimamente relacionados con la inversión de más de mil 200 millones de pesos en la adquisición de Redpack, Autotransportes El Bisonte y los activos de Roncalli-Lolek; además de los 5 mil millones de pesos dirigidos al crecimiento de flota. 

Así, ante tal arranque de motores, la empresa presidida por Aby Lijtszain proyecta culminar 2019 con ingresos consolidados de 11 mil 280 millones de pesos.

 
@MarioMal
[email protected]
TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios