Empresarios negocian con AMLO bajas de 5% y 20%

Mario Maldonado

Tras el pacto con el gobierno, tendrán querecortar sus márgenes de ganancias y esoimpactará sus resultados financieros

El pacto antiinflacionario que negocia el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador con los empresarios incluye una reducción en los márgenes de ganancia de los productos que se venden al consumidor final, en un porcentaje que va de 5% a 20%.

Las grandes empresas de alimentos y bebidas, como Bimbo, Gruma, Lala, Sigma, Bachoco, Pepsico y Coca-Cola, y las cadenas de autoservicio y conveniencia, como Walmart, Soriana, Chedraui, Comercial Mexicana, HEB y FEMSA (propietaria de Oxxo), se verán afectadas por el acuerdo, pues tendrán que asumir una mayor parte del aumento de costos para no trasladarlo a los consumidores finales.

Los productores y distribuidores acuerdan los precios de venta al consumidor, donde ambos obtienen su utilidad; es decir que, tras el pacto con el gobierno, tendrán que recortar sus márgenes de ganancia y eso impactará también sus resultados financieros.

El problema es que la mayoría de estas empresas son públicas y rinden cuentas a inversionistas que poseen acciones en la Bolsa Mexicana de Valores, la Bolsa Institucional de Valores y algunas también en Nueva York. Será interesante ver cómo explican a los grandes fondos y al resto de sus tenedores el acuerdo con el gobierno para absorber aumentos de costos.

La semana pasada, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Francisco Cervantes, reconoció que la iniciativa privada está analizando el plan antiinflacionario del Presidente, en el que se contempla que 24 productos, de los 48 de la canasta básica, se puedan adquirir a un mismo precio en todo el país, además de impulsar la producción de alimentos.

No es el primer intento de AMLO para intentar contener la inflación, pero sí el más decidido, luego de más de un año de que el Índice de Precios al Consumidor ha estado fuera del rango objetivo del Banco de México, de un máximo de 4%.

En octubre pasado, López Obrador se reunió con los empresarios de su Consejo Asesor, a quienes entregó un texto con información económica general, pero con énfasis en el tema de la inflación y los salarios.

Sobre el salario mínimo, que en esos días se negociaba el aumento para 2022, pidió que “lo apoyaran”, de manera que se permita recuperar el poder adquisitivo de los trabajadores. Y entonces se anunció un alza de 22%, el cuarto incremento en lo que va de la administración, con lo que habrá subido ya 82%.

Sobre el tema de los precios, AMLO pidió a los empresarios “tener conciencia” y que no aumenten “más de lo que deberían”, apelando a su política de ganancias justas.

Los multimillonarios explicaron que buena parte de la inflación es importada y obedece al incremento de precios a nivel internacional; en algunos, incluso, no estaban transfiriendo esos aumentos a los precios finales. Entre los asistentes estaban Carlos Slim (América Móvil, Grupo Carso, Sanborns), Germán Larrea (Grupo México, Ferromex, Cinemex), Alberto Baillères (Grupo BAL, Palacio de Hierro, GNP), Bernardo Gómez (Grupo Televisa), Olegario Vázquez Aldir (Grupo Ángeles, Grupo Imagen), Ricardo Salinas (Banco Azteca, Elektra, TV Azteca), Carlos Hank González (Banorte, Hermes, Gruma), Daniel Chávez (Vidanta), Miguel Rincón (Biopappel) y Sergio Gutiérrez (DeAcero).

Como el Presidente no vio respuesta rápida, semanas después inauguró el ‘Quién es quién en los precios’ de la canasta básica, al comparar los supermercados con las centrales de abasto. Esta información, junto con la que le pusieron sobre la mesa algunos colaboradores, de llevar a cabo un control de precios, como ya sucede con el gas LP, terminó por decantar a AMLO hacia un pacto con los empresarios, por las buenas, para que reduzcan sus ganancias. 

Empieza rebelión de trabajadores de Pemex

Algo se rompió al interior del sindicato petrolero y los trabajadores de la principal empresa del país, Pemex, comienzan a rebelarse no sólo por lo que consideran ha sido una mala gestión y el nepotismo de los actuales directivos de la petrolera, sino por la política de austeridad que ha quitado muchos privilegios, al grado de que los empleados ahora piden desde uniformes hasta herramienta de trabajo para realizar sus labores.

Aquí revelamos el contenido de un video en el que se ve y escucha al gerente de la Refinería de Tula, Felipe Careaga, quejándose amargamente de los altos funcionarios de Pemex y la falta de personal para operar las refinerías.

El funcionario acusa que la infraestructura de Tula “se está cayendo”, y conmina a los trabajadores de Pemex a manifestarse en la torre de la empresa en Marina Nacional.

Careaga acusa directamente al director de Administración y Servicios de Pemex, Marcos Herrería, de dejarlos sin gente, de advenedizo y de no tener experiencia.

Las manifestaciones de trabajadores no sólo han sido en Hidalgo, sino que se extienden a uno de los principales bastiones del sindicato y de Pemex: Veracruz.

Ayer, durante la ceremonia del Día del Trabajo en la refinería de Dos Bocas, Tabasco, que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Aldana Prieto, líder del sindicato petrolero, reconoció que sigue existiendo corrupción e ironizó sobre una “limpia” con una rama.

Aldana apenas saludó al Presidente y al director de Pemex, Octavio Romero, pero no estuvo en el templete, pues es bien sabido que mantiene estrechos vínculos con el exlíder Carlos Romero Deschamps, a pesar de que lo ha negado y asegura haber roto relaciones hace tiempo. 

1 de mayo, el magisterio en Oaxaca

El primero de mayo, Día del Trabajo, los maestros marchan en Oaxaca y entregan su pliego de peticiones al gobierno estatal. En los últimos años los ha recibido directamente el gobernador Alejandro Murat.

Se trata del grupo más numeroso, compacto e importante de la CNTE en el país, con una historia de tensas relaciones y confrontaciones violentas con los gobiernos estatal y federal, cuyas repercusiones también se resentían en la Ciudad de México.

Desde hace cinco años se construyó una nueva relación con el magisterio oaxaqueño. No ha sido un camino fácil ni terso, pero mediante una relación de respeto y diálogo, lograron acuerdos y resultados favorables para los docentes, principalmente para las niñas, los niños y los jóvenes.

Tanto el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), como la dirigencia de la Sección 22 del magisterio, demostraron que las cosas en ese estado sí se pueden hacer en escenarios donde todos ganen, pero sobre todo se fortalezcan la gobernabilidad y la educación.

 

Comentarios