El relevo generacional en el gabinete (II)

Mario Maldonado

“Le invertimos mucho a este proyecto de la 4T. Ya nos toca empezar a recuperar”

En el otoño de 2018, durante el periodo de transición de gobierno, uno de los integrantes de la administración entrante de Morena soltó una de las frases que describen los intereses de los actuales funcionarios públicos de nueva generación: “Le invertimos mucho a este proyecto de la 4T. Ya nos toca empezar a recuperar”.

El joven personaje —apenas en sus 30’s— llegaba al equipo de gobierno como recomendación de los hermanos López Beltrán, para convertirse en uno de los muchos alfiles que los herederos del presidente han colocado en puestos clave de la administración pública, y que encabezan el proceso de lo que en esta columna hemos calificado como el relevo generacional del gabinete.

En la pasada entrega —calificada como nota negativa por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en su análisis de Géneros de Opinión de Medios Impresos del 24 de septiembre— identificamos a Carlos Torres, secretario Técnico del Gabinete, como una de las figuras más visibles de esta red de funcionarios millennials. Sin embargo, hay otros perfiles menos expuestos que desde diferentes dependencias también empujan para apoderarse de los temas clave del país.

Es el caso de Daniel Asaf Manjarrez, Coordinador de la Ayudantía de Presidencia y uno de los mejores amigos de “Andy” López Beltrán. Se trata de un empresario restaurantero libanés, quien con un reducido equipo de 20 hombres y mujeres es responsable de la seguridad de Andrés Manuel López Obrador en sus viajes y giras.

Sin experiencia conocida en la materia —es Licenciado en Relaciones Internacionales y fue asesor de Miguel Torruco en la Secretaría de Turismo del entonces Distrito Federal—, Asaf Manjarrez hace las veces de Estado Mayor Presidencial, y su opinión en cuestiones de seguridad tiene, según fuentes cercanas a Palacio, mucho más peso que la del propio secretario Alfonso Durazo.

En este grupo se encuentra también Antonio Martínez Dagnino, compañero en su educación preparatoria del pequeño “Andy”, y debido a ello Administrador General de Grandes Contribuyentes, el segundo cargo hoy en día de mayor importancia para el SAT de Raquel Buenrostro.

Al joven Contador Público de la UNAM le han endosado el logro de llevar durante 2020 la recaudación de grandes contribuyentes a una cifra superior a 155 mil millones de pesos de pesos, lo que, de acuerdo con las cifras que no deja de aplaudirle la propia Buenrostro, representa un incremento en ingresos cercano a 250%, comparado con lo que se obtenía en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Otro de los miembros del selecto grupo de millennials que buscan apoderarse de las decisiones en la 4T es Óscar Javier Priego Berezaluce, Coordinador General Jurídico del Infonavit, un abogado tabasqueño que a inicios de sexenio se desempeñó como subdirector general Jurídico de la Conagua, y que en el incendio que el organismo sufrió el 23 de marzo de 2019 aseguró haber perdido documentos fundamentales para su gestión.

Ahora desde su nuevo cargo, Priego Berezaluce se enfrenta ni más ni menos que al Fiscal Alejandro Gertz, pues es de los funcionarios que reclama la restitución para el Fondo de Vivienda de los 2 mil millones de pesos que los propietarios de Telra Realty entregaron a la FGR, y que fueron a parar como una presunta donación al Indep para la rifa del avión presidencial.  

Tampoco pueden dejar de mencionarse en esta cofradía al secretario particular del Canciller Marcelo Ebrard, Marath Bolaños, y a Rodrigo Rojas Navarrete, nieto de la senadora Ifigenia Martínez, a quien mencionamos muy cerca de llegar a Segalmex. También a Yulia Valeria Guzmán Espinoza, nueva Directora General de Coordinación Operativa del Sistema Nacional de Seguridad Pública; estos dos últimos muy cercanos a José Ramón López Beltrán y con aspiraciones de llegar muy alto en el gabinete y en la política. 

Herrera en Cancún

Este fin de semana, en una gira de trabajo por Quintana Roo, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, se comprometió con el gobernador Carlos Joaquín González a destinar 2 mil millones de pesos para la construcción en Cancún del esperado puente sobre la Laguna Nichupté.

Dichos recursos representan casi la mitad (44%) del presupuesto total que se requiere para el proyecto de 8.5 kilómetros de distancia, mismo que se llevará a cabo mediante el modelo de Asociación Público-Privada.

Para este tema se conformó un grupo de trabajo entre funcionarios federales y la Agencia de Proyectos Estratégicos de la entidad, a cargo de Eduardo Ortiz Jasso, quienes deberán acelerar el proceso de licitación para comenzar el desarrollo de la obra durante los primeros días de 2021.

Bio Pappel vs accionistas

En la columna del viernes contamos cómo Miguel Rincón —compadre y asesor del presidente López Obrador— planea una jugada maestra al recomprar, mediante otra compañía de su propiedad (Enverlis) 17% de las acciones que están entre el público inversionista y salirse de la BMV. 

Una parte de los inversionistas busca que en lugar de los 26 pesos que ofreció Rincón se les pague el valor en libros, es decir, 58.83 pesos, pero la empresa asegura que el valor contable no aplica para la oferta pública de adquisición de acciones lanzada por Enverlis, ya que se trata de una propuesta voluntaria y no se derivada de alguno de los supuestos señalados por el artículo 108 de la Ley del Mercado de Valores. 

Al ser una Oferta de Adquisición Voluntaria, aprobada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el precio al que se efectúa es libremente determinado por el oferente (Enverlis) y cada uno de los tenedores o inversionistas, es libre de aceptar o no la propuesta. 

Además reafirma que de no llegar a 95% del capital social de la empresa, una vez finalizada la vigencia de la misma, la oferta será retirada y no habrá una segunda oferta de compra. A ver si los accionistas minoritarios ceden. 

mario. maldonado.
[email protected] gmail.com
Twitter: @MarioMal

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios