El Presidente sí quiere meterle mano a Banxico

La caída del exsecretario crea dudas de las decisiones de AMLO

El Presidente sí quiere meterle mano a Banxico
Cartera 24/11/2021 03:00 Actualizada 03:05
Guardando favorito...

Andrés Manuel López Obrador sí tiene la intención de meterle mano al Banco de México (Banxico). A pesar de que ha prometido públicamente, y en repetidas ocasiones, que va a respetar su autonomía, en los hechos quiere minarla. No basta que ya haya nombrado a tres de los cinco integrantes de su Junta de Gobierno, y que vaya a elegir también a un nuevo gobernador o gobernadora, el Presidente quiere incidir en la política monetaria, y quizá en una muy peligrosa maniobra, también buscará reformar su ley orgánica.

La caída del exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, como propuesta para encabezar el Banco de México, genera muchas dudas sobre la forma en la que López Obrador toma decisiones y la facilidad con la que las cambia, sin importar que la incertidumbre afecte la imagen del gobierno y la estabilidad económica y financiera. La anticipada nominación de Herrera, y la falta de transparencia en el proceso y el anuncio de la reconsideración del Presidente, son ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas y que, al contrario, generan turbulencia en los mercados financieros y nerviosismo entre los inversionistas.

Ayer publicamos, con base en fuentes del gobierno, que uno de los factores que se tomaron como pretexto para descalificar a Herrera fue que no cumplía con todos los requisitos para ser gobernador de Banxico, principalmente el de contar con al menos cinco años de experiencia en cargos de alto nivel en el sistema financiero mexicano o en autoridades del sector, a pesar de que estuvo en la Secretaría de Hacienda en el actual gobierno y en la Secretaría de Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México.

Otros elementos apuntan a la radicalización del Presidente en la búsqueda de incondicionales en puestos clave del gobierno y en organismos autónomos. A Arturo Herrera lo grillaron desde Morena y el gabinete. Es conocido que el actual secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, no se llevaba bien con él y no estaba de acuerdo con su candidatura para encabezar el Banxico. Tampoco se podía ver las caras con la jefa del SAT, Raquel Buenrostro, con quien chocó por la reforma fiscal y otros anuncios que le correspondían a Hacienda. Curiosamente, Buenrostro se menciona como su posible relevo, aunque ni ella ni su hermana Lucía cumplen con los requisitos para ser integrantes de la Junta de Gobierno del banco central.

Los radicales y ultras de Morena también incidieron en la decisión presidencial de retirarle la candidatura a Herrera. Lo veían como un tecnócrata, pupilo del ahora acérrimo crítico de la 4T, el exsecretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y también como un gobernador que ya con el poder del banco central no cedería a las presiones de cambiar para un sentido u otro la política monetaria, y menos prestarse a locuras como intentar modificar la ley del banco para echar mano de las reservas internacionales o para que tenga un mandato dual, es decir no sólo preservar la estabilidad de los precios, sino impulsar el crecimiento económico.

Hoy mismo el presidente López Obrador debe anunciar a su nuevo candidato o candidata para sustituir a Herrera, si no quiere que los mercados le cobren caro su arrepentimiento; seguramente no será [email protected] [email protected] que irá directo a encabezar el banco central. La jugada que se anticipa es que proponga a un nuevo integrante, hombre o mujer, para la Junta de Gobierno, y que sea Galia Borja la nueva gobernadora a partir de enero próximo.

Una decisión sorprendente sería que se ratifique al actual gobernador, Alejandro Díaz de León, pero en un gobierno errático, que trastabilla en sus decisiones y cambia de rumbo inesperadamente, todo puede suceder.

Posdata

Mientras los inversionistas se retorcían con la noticia de que el Presidente “reconsideró” la semana pasada su decisión de proponer a Herrera como nuevo gobernador de Banxico para poner a alguien incondicional, los integrantes del Consejo Asesor Empresarial departían, sin aspavientos, con AMLO en Palacio Nacional. También Joe Biden ratificaba a Jerome Powell como presidente de la Fed, para darle tranquilidad a los mercados y continuidad a la política monetaria.

 

Comentarios