El nuevo ‘Grupo Atlacomulco’... de la 4T

Mario Maldonado

Si hay un grupo político que luce muerto con la llegada de la Cuarta Transformación (4T), porque encarna lo más rancio del priismo y ha sido semillero de gobernantes ‘corruptos’, ese es el Grupo Atlacomulco.

La agrupación de priistas cuyo campo de acción es el Estado de México embona perfecto en lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó el domingo la derrota moral de sus adversarios.

Liderado un buen tiempo por Carlos Hank González, su decano, el Grupo Atlacomulco ha tenido entre sus integrantes a los tres ‘Alfredos’ Del Mazo, incluido al actual gobernador del Estado de México, a Isidro Fabela, Salvador Sánchez Colín, Arturo Montiel y Enrique Peña Nieto.

En un par de meses se realizará la asamblea del Estado de México para conformar al nuevo grupo de delegados distritales, quienes tienen la tarea de elegir a los candidatos que los representarán en las próximas elecciones de 2021.

Si bien no todo el peso recae sobre una persona, el mecanismo a utilizar es de masas y no de conocimiento: los 10 más votados serán los que puedan ostentar el cargo de delegado distrital.

¿Por qué este procedimiento llama tanto la atención? Por la fuerza que están tomando grupos políticos identificados con la 4T.

El Grupo de Acción Política (GAP) domina la estructura del Movimiento de Regeneración Nacional en el Estado de México. El actual senador Higinio Martínez Miranda, líder del movimiento, es uno de los principales fundadores junto con Rosendo Marín y José Luis Gutiérrez Cureño, Horacio Duarte, Elena García, Maurilio Hernández, Angélica Pérez y Simón Lara.

El GAP surgió entre 1993 y 1994 como una corriente interna del Partido de la Revolución Democrática y fue conformada por exmilitantes de los Trabajadores y de la Unidad de Izquierda comunista.

Lo que inició como un movimiento con fuerza en la zona oriente del Estado de México, pronto se expandió cuando Higinio Martínez presidió el Comité Ejecutivo estatal. El GAP tiene una fuerte presencia en Texcoco, su principal bastión, así como en Ecatepec y Nezahualcóyotl.

Cuando Morena logró su registro en 2014, el GAP utilizó sus estructuras políticas forjadas por más de 10 años para posicionarse como la fuerza dominante del partido en el Estado de México, dando como resultado un peso político para designar candidatos que formaran parte de este grupo, por nombrar algunos municipios como Ecatepec, Acolman, Naucalpan, Cuautitlán Izcalli, Tultepec, Tultitlán, Valle de Chalco, Chimalhuacán, Nezahualcóyotl, Texcoco, Chiconcuac, Tizayuca, Toluca y Atizapán de Zaragoza.

Existen grupos más pequeños como el de ‘Los Puros’, que es liderado por el consejero nacional Daniel Serrano, quienes cuentan con presidencias de algunos municipios como Coacalco, Ixtapaluca, San Mateo Atenco, Ixtlahuaca, Nicolás Romero, entre otros de menos peso político.

También está el grupo del actual senador Emilio Ulloa, quienes se preparan ser el contrapeso de GAP, con el ahora presidente de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, y al igual que ‘Los Puros’ buscarán relevar al subsecretario de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo, Horacio Duarte, en la presidencia del Comité Ejecutivo Estatal.

Duarte Olivares, quien ha sido el hombre detrás de uno de los programas estrella del Presidente (Jóvenes Construyendo el Futuro), al parecer no ha entregado los mejores resultados a su jefa, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, por lo que el multimillonario proyecto se puso en pausa y su permanencia en la secretaría está en riesgo.

El Grupo de Acción Política, encabezado por Higinio Martínez, es el de más peso y hoy por hoy no tiene a nadie que pueda mermar su fuerza en el Estado de México. Ni el propio gobernador Alfredo Del Mazo, quien más bien está plegado a lo que diga Delfina Martínez y el Presidente.

Por eso van a ser interesantes los cambios que se darán en el Comité Ejecutivo Estatal de Morena en el Estado de México. En la Plenaria de diputados y senadores de Morena, el presidente López Obrador hizo mención del Estado de México, al comentar que la decisión de la Presidencia de dicho Comité podría ser por encuesta.

No existe certeza sobre este proceso, pero todos los pronósticos apuntan a que una vez más el GAP será el vencedor... y surgirá entonces el nuevo Grupo Atlacomulco, de la mano de la 4T.

Emirates gana la partida. Como se lo adelanté hace unas semanas, el conflicto entre Aeroméxico, de Andrés Conesa, con Emirates Airline, de Tim Clark, era un movimiento de cabildeo por parte de la aerolínea perteneciente a Delta que buscaba frenar el aterrizaje en México de la compañía originaria del Golfo Pérsico.

Al final, ocurrió lo que era evidente: ayer el AICM le asignó los slots a la compañía árabe para que puedan comenzar sus operaciones a partir del 9 de diciembre de 2019 con su vuelo Ciudad de México-Barcelona-Dubái, y viceversa. Su horario asignado será el de las 22:15.

Ahora comienza un difícil camino para el grupo que preside Javier Arrigunaga, así como para Eduardo Tricio y Valentín Díez Morodo, debido a que aún buscarán un resquicio legal para detener a Emirates; sin embargo, cada vez es más complicado que alguna autoridad tome en cuenta sus alegatos.

Twitter: @MarioMal

Correo: [email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios