El cochinero de Segalmex

Mario Maldonado

La 4T busca recuperar 770 millones de pesos

En un intento desesperado por salvar las finanzas y el prestigio de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), uno de los organismos prioritarios de Andrés Manuel López Obrador, la 4T busca recuperar 770 millones de pesos que la administración actual destinó a la compra de valores e instrumentos financieros, y que debieron reservarse para garantizar principalmente los programas de abasto de leche dirigidos a la población de escasos recursos en todo el país.

La Auditoría Superior de la Federación ha enviado varias alertas sobre este tema, en el sentido de que Segalmex, a cargo de Ignacio Ovalle, decidió realizar inversiones millonarias que no cumplían con los lineamientos para el manejo de las disponibilidades financieras de las Entidades Paraestatales de la Administración Pública Federal, debido a que eran fácilmente convertibles en efectivo y, por lo tanto, susceptibles de desaparecer.

En la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que encabeza Santiago Nieto están revisando estas operaciones. Puntualmente, se hace énfasis en dos contratos de compra y venta de instrumentos financieros que Seguridad Alimentaria Mexicana firmó con CI Casa de Bolsa, de Jorge Rangel de Alba, por la cantidad conjunta de 800 millones de pesos, y de los cuales únicamente se han podido recuperar 30 millones.

Se tiene registro de que el 20 de julio de 2018, a unas semanas de que López Obrador triunfó en las urnas, pero ya con el control pleno de la administración, el designado como titular de la Unidad de Administración y Finanzas de Segalmex, René Gavira Segreste, celebró el primer contrato de inversiones a nombre de Liconsa por 700 millones de pesos. Casi siete meses después, el 11 de febrero de 2020, se firmó un segundo contrato por otros 100 millones.

El pago de dichas inversiones se garantizó al grupo CI Banco con los recursos de un fideicomiso que Liconsa y Segalmex abrieron con una razón social denominada Financiera CORAFI, propiedad de un empresario chiapaneco de nombre René Dávila de la Vega y dedicada, según los datos de su objeto social, a los servicios de intermediación crediticia y financiera, a los productos de arrendamiento e incluso al factoraje.

El 21 de septiembre de 2020, ya con Gavira Segreste fuera del organismo y con Ignacio Ovalle buscando corregir los errores de su propia administración, Segalmex pudo recuperar 30 millones de pesos, pero fue hasta el 21 de marzo de este año cuando ante el Notario Público 113 de la CDMX se pudo celebrar un convenio de reconocimiento de adeudo con Financiera CORAFI por 770 millones de pesos, más rendimientos e intereses moratorios, y con garantía hipotecaria o fiduciaria.

En el mencionado contrato, CORAFI se comprometió a pagar el monto total de los recursos públicos que se le enviaron para operar las inversiones financieras, esto en una fecha límite pactada para el 29 de abril de 2021. A casi tres meses de cumplirse el plazo para solventar la promesa, no se tiene registro de que Segalmex haya recuperado la millonaria cantidad o siquiera de que haya recibido en realidad las garantías.

Financiera CORAFI (rebautizada en la actualidad como CORAFI Asesores Ejecutivos) y su propietario, René Dávila, tienen un nutrido historial de irregularidades en materia financiera y fiscal. En registros del SAT, a la firma se le observan ingresos por mil 160 millones de pesos entre 2013 y 2020, sin realizar pago alguno de impuestos por supuestas pérdidas declaradas en casi todos sus ejercicios.

Por su parte, a René Dávila se le han detectado archivos de indagatorias por delitos de fraude en la desaparecida Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, así como millonarias operaciones financieras que no corresponden con su perfil transaccional.

Lozoya, otra prórroga

La parsimonia de la Fiscalía General de la República respecto al caso Lozoya sólo se explica de una manera: el fiscal Alejandro Gertz Manero se metió en una encrucijada de la que no va a salir bien librado.

En principio, por haberle ‘comprado’ la versión al exdirector general de Pemex de que tenía pruebas contra 70 personas que no ha podido exhibir en un año desde su vinculación a proceso; y por otro lado, si la FGR no otorga el criterio de oportunidad a Emilio Lozoya, se evidenciará que sus acusaciones y la filtración de su denuncia se usaron únicamente como arma para afectar políticamente a los adversarios del presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cual pone en entredicho el actuar de la Fiscalía.

Ayer se dio a conocer que un juez federal aplazó, por tercera vez consecutiva, las audiencias programadas en las que se decidiría si Lozoya será sometido a juicio por los delitos que se le imputan, o si, por el contrario, logran judicializarse las denuncias contra los exfuncionarios que acusó.

El aplazamiento fue solicitado por la defensa del exfuncionario, que pidió más tiempo para reunir la información que lleve a solicitar órdenes de aprehensión contra exfuncionarios más altos en la cadena de mando del gobierno anterior, entre ellos el exsecretario Luis Videgaray y el propio expresidente Enrique Peña Nieto. Las audiencias fueron reprogramadas para mediados de agosto.

Primer marketplace de seguros

En México surgió una herramienta que pretende cambiar la forma de adquirir un seguro. La plataforma WOOW, fundada y dirigida por Margarita Zepeda Porraz, busca ser el primer marketplace en México que congregue a las principales aseguradoras del país para ofrecer un portafolio de cobertura de más de 60 productos desde autos, gadgets, gastos médicos, planes de telefonía celular y hasta mascotas.

El mercado es enorme, pues cerca de 80% de los mexicanos no cuenta con ningún tipo de seguro, debido a que 42% considera que son muy caros y el resto cree que el proceso para contratarlos es complicado o que se cuenta con poca información al respecto, según datos de la Condusef.

Esto podría cambiar con el surgimiento de firmas como WOOW que, a diferencia de los cotizadores tradicionales que abundan en el mercado, busca acompañar al usuario desde la contratación, el levantamiento en caso de siniestro, la solución de dudas y un eventual reembolso. Todo a través de cualquier dispositivo móvil.

Esta startup mexicana, creada a finales del año pasado y relanzada a inicios de este mes, se convierte en la más codiciada en el sector asegurador. Actualmente tiene convenios con ANA Seguros, AIG, GMX, GNP, HDI y Qualitas.

 
@MarioMal
[email protected]

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios