Suscríbete

Ejército va por control del Banco del Bienestar

Mario Maldonado

La decisión cobra sentido si se toman en cuenta los cambios del banco del Ejército y las deferencias y la confianza que el Presidente tiene con las Fuerzas Armadas

El Banco de Bienestar pasará a ser un negocio controlado por el Ejército mexicano. Responsable de dispersar mensualmente alrededor de 10 mil millones de pesos en apoyos de programas sociales, se había convertido en un organismo con el que diversos personajes de la administración de Andrés Manuel López Obrador —y de sexenios pasados— buscaron hacer negocios, por lo que el presidente ha decidido cederlo a la Secretaría de la Defensa Nacional ante la necesidad de blindar su administración.

Las Fuerzas Armadas ya habían sido designadas por AMLO como las responsables de desarrollar la infraestructura del otrora Bansefi, que contempla una inversión de otros 10 mil millones de pesos para la construcción de una red de 2 mil 700 sucursales en el país, las cuales deberán estar operando a finales de 2021.

Posteriormente, al Ejército se le encargó también equipar esas sucursales con las tecnologías necesarias para su correcto funcionamiento, luego de que se cancelara el contrato para adquirir 8 mil cajeros automáticos de origen coreano con la firma Vivcolmex, vinculada a los empresarios Carlos Cabal Peniche y Alejandro del Valle de la Vega.

En los próximos días la institución que dirige Diana Álvarez Maury pasará en su totalidad a manos de los militares, quienes la administrarán y buscarán sinergias con el Banco Nacional del Ejército, Fuerza Aérea y Armada, mejor conocido como Banjercito.

El relevo en la dirección del Banco del Bienestar sería el general de Brigada Ricardo Flores González, actual director de Banjercito, quien sustituirá a Álvarez Maury, mientras que la también exsubsecretaria de Gobernación se iría a competir por una diputación federal bajo los colores de Morena.

La decisión cobra sentido si se toman en cuenta los cambios que ha sufrido el banco del Ejército durante la presente administración, y sobre todo las deferencias y la confianza que el presidente López Obrador tiene de manera permanente con las Fuerzas Armadas, aun cuando éstas lleguen a afectar su propia imagen.

A mediados del año pasado, Banjercito anunció cambios en su imagen institucional para alinearse con las políticas de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador. La institución modificó su tradicional lema de “Un banco para todos” por el de “Crecemos con una sola misión: tu bienestar”.

Y apenas en junio pasado, el gobierno triplicó el capital social del banco como una medida para fortalecer su perfil accionario, con lo que este pasó de cerca de 7 mil millones de pesos a más de 22 mil millones, con una aportación directa de la Secretaría de Hacienda, a cargo de Arturo Herrera, por más de 15 mil millones.

La estrecha relación del Ejecutivo con el Ejército se ve materializada en las labores que le han confiado a las Fuerzas Armadas, encargadas actualmente de construir los proyectos estratégicos, de administrar los puertos y las aduanas, de comprar y distribuir medicamentos para el sector salud y hasta de distribuir los libros de texto gratuitos.

Ejemplo de ese trato privilegiado hacia la Sedena y la Semar también es el cabildeo que el gobierno mexicano realizó con las autoridades de Estados Unidos para atraer el caso del general Salvador Cienfuegos, pues a pesar de que el Presidente dudó al principio de su inocencia, rápidamente modificó el discurso y atendió las quejas de los militares, quienes abogaron por uno de los miembros del nuevo y poderoso gremio constructor, administrador y próximamente banquero de la 4T.
 

Se dispara precio del Gas LP en BJ

En este espacio adelantamos diversos datos sobre la investigación que EL UNIVERSAL presentó esta semana respecto al mercado del Gas LP en Baja California, en el sentido de que seis empresas pertenecientes a una misma familia, la familia Zaragoza Fuentes, concentran 63% de los permisos para distribuir y comercializar el energético, es decir, 82% del volumen de mercado. 

Por esta concentración, en Baja California se han encarecido las tarifas del gas hasta 47%, de manera que existen miles de hogares en el municipio de Tijuana que cocinan aún con leña. El tema se encuentra en manos de la Cofece, de Alejandra Palacios, y de la CRE, a cargo de Leopoldo Melchi García, quienes desde sus ámbitos de competencia deberán tomar las medidas necesarias para impulsar la competencia en la región.

Outsourcing: los acuerdos en el Senado

En la discusión que mantiene la iniciativa privada con el gobierno federal para alcanzar un consenso en la nueva ley de subcontratación, se puso sobre la mesa la intención de retomar los acuerdos logrados en las mesas de alto nivel que organizó el Senado en febrero.

Al respecto, el senador de Morena, Ricardo Monreal, planteó la necesidad de respetar los pactos emanados de este ejercicio de consenso sobre el outsourcing.

Uno de los más importantes es la creación de un Registro Nacional de Empresas de Subcontratación, en la cual coincidieron autoridades, legisladores, patrones y sindicatos, entre otros 13 puntos que incluyen no penalizar a las empresas que ya se dedican a esta actividad y el respeto irrestricto a las regulaciones en materia laboral, de seguridad social y fiscal, ya que esto le daría mayor certeza a las inversiones en este rubro.

“Vamos a cumplir nuestra palabra porque será una falta de respeto tomarles el pelo a los empresarios, haberlos invitado a que participaran en una mesa de alto nivel y que el dictamen quede igual. Se van a respetar los acuerdos”, dijo en aquella ocasión el coordinador de la bancada de Morena en el Senado.

Alimentos crecen ante contingencia

En medio de la pandemia del Covid-19 no todos los sectores han sido afectados bruscamente, tal es el caso de la industria de alimentos, que incluso registra un crecimiento, el cual continuará hasta 2026 por factores como la tasa demográfica, el incremento de la estadía en el hogar y el cuidado a la salud.

En este contexto, la empresa El Sardinero, de Jorge Carlos Fernández Francés, se alineó a las estrategias del gobierno federal y logró ya una buena cantidad de certificaciones para garantizar la inocuidad de los alimentos, sumado a garantizar el suministro en instalaciones clave como hospitales, centros de salud, clínicas, comedores industriales y penitenciarias.

La firma mexicana reforzó sus alianzas con fabricantes como Gruma, Bimbo, Lala, Maseca, Nestlé, Danone, Unilever, Kellogg 's, Heinz y PepsiCo, entre otras.
 

@MarioMal
[email protected]

Comentarios