Desastre en Pemex cuesta 300 mdd extra al país

Mario Maldonado

Los bonos que colocó Pemex en los mercados estuvieron sobredemandados porque el rendimiento que ofreció es de 6.95%

El desastre operativo y financiero dentro de Petróleos Mexicanos ha puesto más presión a las finanzas públicas del país. La pérdida del grado de inversión, en abril pasado, ya comenzó a cobrar la factura al gobierno federal.

Ayer, Pemex anunció la colocación de un bono a cinco años por mil 500 millones de dólares. La petrolera mexicana, la más endeudada del mundo, tiene que refinanciar sus pasivos de corto plazo para evitar incumplimientos y que sus papeles caigan en estatus de basura y su deuda quede en manos de inversionistas buitre que le hagan la vida imposible.

Los bonos que colocó Pemex en los mercados internacionales estuvieron sobredemandados no porque los inversionistas tengan mucha confianza en la empresa o en el gobierno, sino porque el rendimiento que ofreció es de 6.95%, cuando las tasas de interés en el mundo están cercanas a cero.

Esta fue la razón por la que en lugar de levantar mil millones de dólares, lo que tenía presupuestado inicialmente, colocó mil 500 millones. El problema es que el cupón que tendrá que pagar la Empresa Productiva del Estado es de 6.95%. Actualmente, el CDS (Credit Default Swap) de Pemex a cinco años es de 585 puntos, mientras que en enero, antes de la crisis económica y de que la petrolera mexicana perdiera el grado inversión, era de 211 puntos.

Esto significa que hace seis meses ese bono por mil 500 millones de dólares se pudo colocar a una tasa de 3%, es decir, cuatro puntos abajo de lo que se ofreció a los inversionistas este jueves. El deterioro en el perfil financiero de Pemex va a costar al erario público cerca de 60 millones de dólares extra por año de lo que se pudo haber pagado si se hubiera administrado mejor la empresa. En cinco años, el costo adicional para el país será de por lo menos 300 millones de dólares, dependiendo el tipo de cambio.

Pemex también está negociando las coberturas petroleras del próximo año, para asegurar los ingresos del gobierno ante una eventual caída de los precios del crudo. La empresa mexicana contrata estos seguros por cerca de mil millones de dólares, por lo que es un negocio muy apetecible para los bancos de inversión internacionales.

El asunto es que ya estamos en octubre y las coberturas de este año terminan el 30 de noviembre. La Secretaría de Hacienda ya debería de estar en las últimas negociaciones para cubrir el barril de petróleo de los vaivenes del mercado en 2021. “Si no las han comprado, es porque no se ponen de acuerdo en el precio, o por que la 4T no va a hacer coberturas para 2021. Si es el primer caso, han de estar regateando con los bancos. Si es el segundo, van a brincarse las coberturas de 2021”, dijo una fuente del sector financiero.

Por otro lado, el costo financiero de Pemex, que se refiere al pago de intereses, comisiones y amortizaciones de su deuda, tocó el nivel más alto que se haya registrado en los últimos 30 años en los primeros ocho meses de 2020.

De acuerdo con información de la periodista Elizabeth Albarrán, de EL CEO, la petrolera pagó 100 mil 921 millones de pesos durante enero-agosto de este año, lo que representa el monto más alto que se haya registrado para un periodo similar desde 1990, año hasta donde tiene registro la Secretaría de Hacienda.

Este monto significó un crecimiento anual de 20.5% en términos reales y representó 22.8% del costo financiero total del sector público, que ascendió a 442 mil 534 millones de pesos.

La mala gestión de Pemex, al mando de Octavio Romero, y bajo la directriz de Rocío Nahle, le ha costado mucho dinero al país.
 

[email protected]

Twitter: @MarioMal

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios